¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La conquista de Internet por parte del Kremlin: Un fracaso asegurado

"The Flop Scheme" from Mel Brooks' 1968 classic, The Producers. Where Leo Bloom realizes that a producer can potentially make more money with a flop than a hit. Screenshot from YouTube.

“Plan de fracaso” del clásico de 1968 de Mel Brooks, Los productores. En donde Leo Bloom se da cuenta que un productor puede hacer más dinero con un fracaso que con un éxito. Captura de pantalla de Youtube.

Cuando se trata de tecnología, el gobierno ruso compensa con ambición su falta de aptitudes. El 11 de octubre de 2013, el periódico ruso Vedomosti supo [ru] que la empresa estatal de telecomunicaciones Rostelecom planea lanzar, a principios del próximo año, un buscador de Internet patrocinado por el estado. El servicio, provisionalmente llamado Sputnik.ru, competiría con Google y Yandex, y podría disfrutar de ciertos privilegios en portales web gubernamentales (aunque la Secretaria de Prensa del Primer Ministro, Natalia Timakova, negó el uso de “recursos administrativos” de cualquier tipo).

Desde LiveJournal y en opiniones [ru] a la cadena rusa de televisión Dozhd, el bloguero y gurú de RuNet, Anton Nosik, ha criticado [ru] Sputnik.ru como la última de una serie de desafortunados y derrochadores proyectos digitales estatales. Compara el proyecto del buscador de Internet con el intento durante cuatro años de crear un portal eficaz de e-gobierno, en el que los ciudadanos puedan llevar a cabo procedimientos administrativos (como obtener licencias, pagar multas, etc.) sin la necesidad de visitar múltiples oficinas físicas, donde la gente normalmente tiene que hacer cola durante horas. Nosik señala cómo Rostelecom (la cual, junto con Sputnik.ru, es la encargada de mantener el portal de e-gobierno) ha integrado en la página web solo 250 de los más de 34 mil servicios gubernamentales.

Las críticas de Nosik reflejan [ru] los comentarios [ru] de Dmitri Medvedev de mediados de setiembre de 2013, cuando el Primer Ministro declaró ante una comisión estatal que la baja calidad del trabajo completado en el portal de e-gobierno es un descrédito para el proyecto. A pesar de la afirmación de Medvedev, sin embargo, el Ministro para el Desarrollo Económico anunció [ru] el 9 de octubre (justo dos días después que Vedomosti tuviera conocimiento de Sputnik.ru) que iba a reducir la incorporación de servicios estatales al e-gobierno en más de diez veces, dejando la figura final en “unos veinte de los servicios más populares”. Si este recorte tiene lugar, la inversión total de 20 billones de rublos (619 millones de dólares estadounidenses) en el programa de e-gobierno ruso implicaría que se ha gastado 1 billón de rublos en cada servicio disponible.

Vedomosti informa que Rostelecom ya ha invertido 20 millones de dólares estadounidenses en desarrollar Sputnik.ru, aunque Nosik se muestra escéptico sobre la posibilidad de que incluso esta elevada cifra sea suficiente para crear una página web que pueda rivalizar con Google o con el buscador líder de RuNet, Yandex (el cual gasta cinco veces esa cantidad en desarrollo). Nosik y otros están convencidos que el gobierno va a tener que recurrir a ayudas de la Administración, si se toma en serio la tarea de competir con tales gigantes de Internet.

De hecho, el 30 de setiembre de 2013, el blog colaborativo Habrahabr publicó un articulo [ru] en el que sugiere que la Liga por la Seguridad en Internet (la agrupación que lidera la lista negra de RuNet) está en proceso de construir un caso legal contra Google, presuntamente para justificar futuras limitaciones de las operaciones de la compañía en Rusia. La Liga ya acusa a la filial rusa de Google de circunvalar leyes federales, ignorando las exigencias de aplicar las leyes rusas, y exponiendo a los ciudadanos rusos al alargado brazo de las agencias de inteligencia norteamericanas.

Aunque parece que es sólo una coincidencia, en el periodo de dos semanas desde la publicación de su artículo sobre la campaña antiGoogle de la Liga, Habrahabr fue incluido [ru] en la lista negra de Internet del gobierno ruso. El material ofensivo (un comentario [ru] dejado por un usuario sobre cómo suicidarse con un arma de fuego) apareció en un artículo ya borrado [ru], en el que se burlaban de la vaguedad de una nueva iniciativa de Roskomnadzor y la Liga por la Seguridad en Internet para prohibir páginas web que contuvieran instrucciones que pudieran “potencialmente” resultar en suicidio.

Bloggers joke about what Sputnik.ru’s autocomplete function might offer. Image circulated on Internet. October 2013.

Blogueros bromean sobre las posibilidades que podría ofrecer la función autocompletar de Sputnik.ru. Imagen circulando por Internet. Octubre 2013.

Mientras que la tendencia de la política rusa en Internet es favorecer el aumento del gasto y del intervencionismo, la existencia de una lista negra y las noticias de un buscador financiado por el gobierno difícilmente han acallado a los blogueros, que han disfrutado ridiculizando [ru] al Estado por su sucesión de fracasos tecnológicos. Valery Fedotov, de hecho, ha comparado [ru] Sputnik.ru con el problemático esfuerzo de tres años de Rostec para crear el iPhone ruso (aunque el anticipado resultado, el YotaPhone [en], se espera que llegue al mercado a finales de año). Otros han creado imágenes con Photoshop (ver arriba) sobre lo que la función autocompletar de Sputnik.ru podría ofrecer, bromeando sobre la posibilidad de que el servicio anime a los usuarios a hacer preguntar patrióticas (como “¿Por qué Rusia es el mejor país?” o “¿Por qué ha terminado Europa en la esclavitud gay?”).

Dado el tamaño del Internet ruso y el espíritu belicoso de los blogueros rusos corrientes, es difícil creer que cualquiera de los recientes flirteos del Kremlin con un mayor control de la Web puedan tener mucho éxito. Dicho esto, los billones de rublos del contribuyente que en estos momentos inundan Rostelecom y sus sucursales son quizás toda la justificación que los burócratas rusos necesitan para continuar tal “derrochador, desafortunado” trabajo.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.