¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Gulnara Karimova termina provocativa “guerra de Twitter” en Uzbekistán

Gulnara Karimova, la glamorosa hija del presidente de Uzbekistán [en], decepcionó a sus más de 50,000 seguidores en Twitter con la desactivación [en] de su cuenta (@GulnaraKarimova) el jueves 21 de noviembre. En las últimas semanas, sus tuits ofrecieron un raro vistazo a las luchas de poder en uno de los estados más herméticos.

La caída de la “princesa”

Gulnara Karimova, de 41 años, es una de las personas más ricas e influyentes en Uzbekistán, y durante mucho tiempo fue considerada como posible sucesora de su padre, que ha gobernado este país de Asia Central desde 1989. Gulnara es graduada en Harvard, y ha servido como embajadora de Uzbekistán en las Naciones Unidas y España. Más recientemente, ha centrado su carrera como estrella pop y diseñadora de modas. También ha construido una extensa red de entidades de caridad y medios, negocios y proyectos culturales en Uzbekistán.

Sin embargo, hace algunas semanas los proyectos de Karimova en el país se convirtieron en blanco de críticas de los servicios de seguridad. Un grupo de personas con las que trabajaba y algunos de sus guardaespaldas fueron arrestados con acusaciones que ella sostuvo que eran falseados.

Gulnara Karimova. Image from Wikimedia Commons.

Gulnara Karimova. Imagen de Wikimedia Commons.

“Guerra en Twitter”

En una acción sorpresiva, Karimova recurrió a Twitter [en] para exponer lo que ella describió como un complot del poderoso ministro de seguridad del país para limitar su influencia política. En las últimas semanas, tuiteó acerca de los crecientes ataques de los servicios de seguridad uzbekos contra sus intereses políticos y empresariales. También acusó [en] a los servicios de seguridad de usar la tortura para obtener confesiones.

A medida que aumentaba la frecuencia de sus publicaciones en Twitter, también aumentaba la cantidad de sus seguidores. Muchos de ellos incluían periodistas y académicos extranjeros. Los tuits de Gulnara ofrecieron un relato de la vida real en primera persona sin precedentes de las luchas de poder en unos de los estados más herméticos del mundo. La BBC describió [en] el uso de Gulnara de la red social como la “guerra de Twitter”.

Aparentemente, Gulnara tenía a muchos cibernautas de su lado en esta guerra. Ella retuiteaba cientos de posts de otros tuiteros uzbekos que expresaban su apoyo hacia ella. Los seguidores de su cuenta también incluían personas de países vecinos que querían que los hijos de los hombres fuertes que gobernaban su país también usaran Twitter. El 20 de noviembre, un seguidor tayiko de la cuenta de Karimova tuiteó [ru]:

Empiezo mi día viendo la telenovela en Twitter sobre el padishah [en] rey uzbeko, su hija @GulnaraKarimova y el malvado visir (ministro) de seguridad.

Es una pena que no hagan este tipo de películas en Tayikistán.

Otro usuario de Twitter escribió el 20 de noviembre:

La historia de Gulnara Karimova es tal vez la primera lucha de poder que puedes seguir en Twitter.

Gulnara deja Twitter

La “guerra de Twitter” de Gulnara se intensificó a mediados de noviembre y se volvió más explícita cuando culpó al ministro de seguridad de Uzbekistán de usar métodos coercitivos al estilo de Stalin para fortalecer su férreo control del poder. Luego, el 20 de noviembre, ella culpó [en] de su caída en desgracia a su madre, Tatyana Karimova. Gulnara sostuvo [en] que Tatyana Karimova “prometió destruir todo lo que se relacionara con [Gulnara]” si Gulnara no dejaba de “inmiscuirse” en sus intereses de negocios. Casi un mes antes, Gulnara acusó [ru] a su madre de practicar rituales ocultos y posiblemente “satanismo”. 

Luego de pasar un tiempo “exponiendo la ropa sucia de su familia” [en] el 21 de noviembre, Gulnara inhabilitó su cuenta de Twitter.

Luego de un memorable día de exponer la ropa sucia de la familia, la cuenta de Twitter de Gulnara Karimova desaparece (de nuevo, por ahora).

Muchos cibernautas se sienten ahora decepcionados por haber perdido esa inusual mirada a la política del poder y las peleas dentro de la familia gobernante en Uzbekistán:

Gulnara Karimova ha borrado su cuenta de Twitter. Es triste, porque era una cuenta interesante.

¡Diablos! ¿Dónde está Karimova? ¡Traigan de vuelta a Karimova! ¿Cómo voy a recibir actualizaciones ahora de lo que está ocurriendo en Uzbekistán?

¿Cómo termina la telenovela sobre el padishah uzbeko y su hija? ¿Hay final feliz o no? ¡Exijo que la telenovela siga!

La “telenovela” bien puede continuar pronto. Después de todo, ya antes cuando Gulnara ha desaparecido [en] de Twitter, regresó poco después con una pasión para el tuiteo mucho más fuerte.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.