¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Protesta ucraniana pro Unión Europea complace a la oposición rusa

Nationalist Ukrainian politician Oleg Tiagnibok speaking at a pro-EU accession rally in Kiev, Ukraine. YouTube screenshot.

Político nacionalista ucraniano Oleg Tiagnibok en una mitin a favor del ingreso a la Unión Europea en Kiev, Ucrania. Captura de pantalla de YouTube.

Alexey Trankov, ex bloguero influyente de LiveJournal, escribió [ru] el otro día que juzgando por la cantidad de personas que protestan en las calles de Ucrania, comparada con la cantidad de personas que hablan sobre las protestas en la internet rusa, aparentemente a los rusos les importa más lo que ocurre en Kiev que a los propios ucranianos. Aunque es un poco exagerado (los cálculos de la marcha y manifestación del domingo en Kiev llegan a los 100,000 [ru]), a los rusos les preocupa bastante lo que pasa con su vecino.

No es que haya consenso en Rusia sobre si Ucrania debe continuar el largo proceso de ingreso al a Unión Europea –el pedido que hacen los manifestantes– o si deben forjar vínculos aun más cercanos con Rusia. La situación se complica por las subdivisiones regionales de la propia Ucrania, ilustradas en este mapa publicado por Pavel Pryanikov de ttolk.ru:

Las tres regiones, de habla ucraniana al Oeste, de habla rusa al Este y ruso-ucraniana creolé al centro generalmente coinciden con las preferencias de sus habitantes — el Este se inclina a Rusia, y el Oeste hacia Occidente.

En Rusia, las divisiones son ideológicas más que geográficas. Eduard Limonov, escritor y político de izquierda, anotó que los liberales de Rusia indirectamente apoyan a los manifestantes ucranianos:

Los ultraliberales rusos están más emocionados con Maidan que los ucranianos. Han movido, traicionado y desperdiciado su propio Maidan, pero cuando ven uno extranjero, están listos para bailar.

Algunos de estos activistas liberales, como Roman Dobrokhotov, recuerdan con cariño la Revolución Naranja:

Como en 2004, los ucranianos me han alegrado el corazón. Comparados con la podredumbre medieval que se ha agitado en Rusia, esto es una brisa de aire fresco.

Otros, como el periodista Arkadiy Babchenko, hicieron comparaciones [ru] con las protestas de la Plaza Bolotnaya rusa, que algunos sostienen fueron saboteadas por la colaboración con el gobierno:

[…] не повторяйте наших ошибок. Никаких согласованных митингов. […] У нас не получилось – может, у вас получится.

[…] no repitamos nuestros errores. No hagan manifestaciones no autorizadas. […] No pudimos hacerlas, tal vez ustedes las hagan.

Otros liberales fueron más ambivalentes, como Oleg Kozyrev, usualmente animador de las protestas, que escribió:

Lo que se está decidiendo en Kiev ahora es quién va a pagar por Ucrania –los pensionistas rusos o los pensionistas alemanes.

De otro lado, el publicista conservador Dmitry Bavyrin, tuvo una opinión de realpolitik [ru] del malestar ucraniano. Según él, no hay razón para que ningún ruso apoye el ingreso de Ucrania a la Unión Europea, pues sería una pérdida geopolítica y económica para Rusia. También criticó a los opositores que apoyan a los manifestantes ucranianos y luego desacreditan el movimiento democrático ruso:

с обывательской точки зрения, нет ни одной причины для того, чтобы российские политики поддерживали украинскую евробучу. Ни одной, ни малейшей. Только если не предположить, что за это платят условные “хозяева из Госдепа”. И эту мысль госпропаганда до обывателя очень скоро донесет. 

Del punto de vista del ciudadano de a pie, no hay una sola razón para que los políticos rusos apoyen la europelea ucraniana. Ni una, ni la más pequeña. Solamente si conjeturas que la pagan “jefes abstractos del Departamento de Estado”. Y esta idea la traerá a casa el hombre de pie a través de la maquinaria de propaganda del estado muy pronto.

Por su parte, Aleksandr Volodarsky, bloguero ucraniano que escribe en ruso, piensa [ru] que es muy probable que toda la situación sea mucho ruido y pocas nueces:

Возможный сценарий — Янукович заигрывает с Россией до 2015-го года, а потом внезапно сближается с ЕС перед выборами. […] Если провести ассоциацию сейчас, то за два года люди успеют понять, что никаких бонусов от этого они не получили: небо не стало голубее, воздух не стал чище, границы закрыты, в европейских посольствах хамят как и раньше. И возропщут.

Un posible escenario –[el presidente] Yanukovich coquetea con Rusia hasta 2015, y luego se acerca repentinamente a la Unión Europea antes de las elecciones. […] Si realizan la asociación ahora, entonces en dos años, la gente se dará cuenta de que no obtuvieron nada extra por esto: el cielo no es más azul, el aire no es más limpio, las fronteras están cerradas, las embajadas europeas son tan descorteses como siempre. Y entonces habrá disturbios.

1 Comentario

  • […] No es que haya consenso en Rusia sobre si Ucrania debe continuar el largo proceso de ingreso al a Unión Europea –el pedido que hacen los manifestantes– o si deben forjar vínculos aun más cercanos con Rusia.  […]

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.