¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El nacimiento del movimiento «hackerspace» ruso

Un robot elaborado con una impresora 3D en el hackerspace neuron. Publicado con autorización del Facebook de neuron.

Un robot elaborado con una impresora 3D en el hackerspace neuron. Publicado con autorización del Facebook de neuron.

¿En qué pensamos cuando oímos la palabra «hackerspace» [espacio de hackers]? Antes de hablar con Alexander Chemeris [en, ru], un pionero del movimiento hackerspace de Rusia, imaginaba a los hackers como un grupo de tíos raros metidos en sótanos intentando controlar la red a base de meter ilegalmente virus en sitios web. Y ha resultado que mi visión del «hacktivismo» estaba muy anticuada…

¿Qué es un «hackerspace»?

El hackeo se asocia hoy con la educación y la innovación en lugares seguros para explorar nuevas ideas tecnológicas donde los profesionales puedan compartir su experiencia y donde los activistas puedan promover aplicaciones de código abierto y libertad de información.

En su TEDx talk [en], Mitch Altman, del hackerspace Noisebridge [en] de San Francisco, dice que estos espacios se limitan a proporcionar a la gente herramientas y entornos para que puedan hacer lo que más les gusta. Y tienen mucho cuidado de evitar el estereotipo de friki informático: técnicamente, Noisebridge ni siquiera se denomina hackerspace, es un «proveedor de infraestructura para proyectos técnicos y creativos» sin ánimo de lucro. Unidos por un interés común, los hackerspaces de todo el mundo han dado a muchos profesionales de las nuevas tecnologías la capacidad para revolucionar el arte tecnológico y digital.

El primer hackerspace de Moscú

Durante la época soviética, se fomentaba la creatividad científica y la innovación tecnológica en los jóvenes como parte del «movimiento pionero» con clubs organizados de ciencias e ingeniería. Con el caos político que se produjo durante el cambio de régimen de los años 90, este tipo de actividad grupal organizada desapareció.

Chemeris opina que los hackerspaces son una versión contemporánea de estos clubs juveniles de orientación tecnológica. Con raíces en una tradición de colaboración, un hackerspace satisface la necesidad de una plataforma alternativa. «Hay un montón de buenos ingenieros en Rusia», dice, «pero todos necesitan un espacio donde compartir sus herramientas y encontrar a la gente adecuada para sus proyectos».

Tras asistir en 2010 en Berlín al Chaos Communication Congress [en] –la reunión anual organizada por la mayor asociación de hackers europeos–, Chemeris decidió llevar la idea a su país para llenar este vacío de infraestructuras.

El primer proyecto de hackerspace ruso, Neuron [en], comenzó con un artículo de Chemeris en un blog, en el que buscaba colegas que participaran. Junto con Alisa Shevchenko, Vladimir Vorontsov y Dima Aleksuyk, formó un grupo que fundó un primer espacio que se inauguró en junio de 2011.

Seguir adelante

Construir una comunidad de gente de mentalidad similar ha llevado unos dos años, dice Chemeris. La iniciativa hackerspace ha empezado a florecer a lo largo del año pasado. Tras mudarse a una nueva oficina en una ubicación más céntrica, el hackerspace Neuron atrajo a un grupo más amplio de profesionales técnicos, lo que les ayudó a alcanzar una masa crítica que les permitió empezar a expandirse.

Hoy, los hacktivistas de Moscú pueden asistir a conferencias TEDx en inglés o a los distintos talleres sobre medios sociales y tecnologías de la comunicación. Pueden aprender a construir sus propios robots en el hackerspace Neuron, o aprovechar el último grito en impresión 3D. El proyecto está creciendo, y hay planes para más cursos y para un espacio mayor. El modelo se expande aún más lejos: los organizadores de Neuron han comenzado recientemente a compartir sus experiencias con otros activistas, con la esperanza de organizar espacios similares en otras ciudades. La cultura hackerspace se extiende, ofreciendo clases sobre tecnología robótica en San Petersburgo [ru], de Java script en Kazan [ru] y otros eventos en Ekaterimburgo y Kaliningrado.

¿Presencia pública?

La relación entre este tipo de proyectos y los gobiernos locales puede ser delicada. Pero en lugar de mantenerse en la clandestinidad y dar una imagen sospechosa, el grupo ha contactado a miembros del gobierno y ha asistido a varias conferencias de estado, intentando implantar su presencia a plena luz. Pero el hecho de que el grupo esté deseando establecer un diálogo abierto con el gobierno no siempre significa que el estado esté interesado en este diálogo, aunque han obtenido cierto apoyo por parte del departamento de Ciencia, Políticas Industriales y Empresa de Moscú.

En un país que cuenta con algunos de los mejores hackers del mundo, ¿podría este movimiento ser una forma de organizar a los desarrolladores técnicos y a los educadores alternativos en Rusia?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.