¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“Soy un vendedor ambulante alemán en Dakar”

Ser vendedor ambulante no es un trabajo fácil, sobre todo en Senegal. Aun así, esa es la elección que Sebastian Prothmann, nativo de Alemania, hizo al llegar a Dakar, Senegal hace pocos meses. El siguiente video muestra a Prothmann en el trabajo [fr]:

Prothmann explica en una entrevista para el blog Dakaroiseries cómo llegó a este inusual trabajo [fr] en un país de África occidental:

Au début de mon séjour j’ai rencontré un jeune homme qui a lors de notre premier contact manifesté son désir ardent de quitter le Sénégal. J’étais curieux de comprendre son ‘’monde vécu’’ pour aboutir à des interprétations socio-culturelles sur  son envie  d’émigrer. Il était marchand ambulant. Donc, un jour je lui ai demandé si je pouvais l’accompagner dans sa routine quotidienne. Ce qu’il a accepté. Il m’a donc fait faire un premier tour, soi-disant pour mon apprentissage.  Il en  était réjoui, car on a fait de bons bénéfices [..] Avec cet engagement, j’ai eu plus des prises de conscience dans le secteur informel, communément appelé aussi « Dóor waar », qui joue un rôle fondamental pour la jeunesse sénégalaise. [..] j’étais souvent confronté à une incrédulité frappante quant à mes origines. La plupart des personnes n’ont pas cru qu’un homme blanc peut s’investir dans un tel travail. Plusieurs fois j’étais aussi confronté à une confiance plus élaboré á mon égard. Il y avait des considérations selon lesquels moi en tant que Blanc devait vendre des produits de bonne qualité.

Al comienzo de mi permanencia (en Senegal), conocí a un joven que en nuestro primer encuentro expresó su anhelo de salir de Senegal. Quería entender por qué quería irse y cómo era su vida diaria, para poder entender las interpretaciones socioculturales de su deseo de irse. Así que un día le pregunté si podía acompañarlo en su rutina diaria, lo que aceptó. Después me hizo dar una vuelta como vendedor, supuestamente como entrenamiento. Se alegró porque tuvo buenas ganancias […]. Con este nuevo trabajo, tuve una mejor comprensión del sector informal acá, comúnmente conocido como “door waar”, que tiene un rol fundamental en la vida de los jóvenes senegaleses. […] A menudo me enfrentaba con incredulidad cuando se trataba de mis orígenes. La mayoría de personas no creen que un hombre blanco se pueda involucrar en un trabajo así acá. Varias veces también recibía más confianza por mis productos que otros vendedores ambulantes. Había una línea de pensamiento predominante que sugería que una persona blanca debía estar vendiendo productos de buena calidad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.