¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

No hay justicia para el periodista ruso víctima de una agresión

Imágenes tomadas por una cámara de videovigilancia del asalto a Oleg Kashin
[ADVERTENCIA: IMÁGENES MUY VIOLENTAS]

Hace tres años, el 6 de noviembre de 2010, el periodista ruso Oleg Kashin fue salvajemente golpeado con una barra de hierro en la puerta de su casa de Moscú por dos hombres desconocidos. Fue trasladado al hospital rápidamente con numerosos huesos rotos y fracturas de cráneo. Kashin permaneció en estado crítico durante una semana, sufrió varias operaciones y acabó perdiendo parte de un dedo. El suceso causó un gran disgusto en la compacta hermandad de activistas y periodistas liberales de Rusia, que se manifestaron durante días ante la central moscovita de la policía y enviaron una carta abierta [en] al entonces presidente Dmitri Medvedev. Las autoridades abrieron inmediatamente una investigación criminal por homicidio en grado de tentativa, bajo la supervisión personal del fiscal general del país. Tres años después, nadie ha sido acusado del delito.

Nunca se ha determinado el motivo exacto de la agresión a Kashing. Sus artículos le han recabado muchos enemigos, incluyendo a los movimientos juveniles NASHI y Joven Guardia de Rusia Unida, favorables al Kremlin. La Joven Guardia, en concreto, publicó en su web antes de la paliza una fotografía de Kashin con las palabras «Será castigado» sobreimpresas. La imagen fue rápidamente retirada al día siguiente del ataque. Algunos amigos de Kashin [ru] sospechaban que el motivo pudo haber sido su reportaje sobre la construcción ilegal de una autopista en el bosque protegido de Khimki, a las afueras de Moscú. Kashin, por su parte, cree que el ataque fue ordenado personalmente por el líder de NASHI, Vasily Yakemenko, y perpetrado por miembros de grupos hooligan [en] de los equipos de fútbol moscovitas vinculados a esa organización.

En el tercer aniversario de su agresión, Kashin aprovechó la oportunidad para reexaminar el caso. En una entrevista [ru] con Vera Kichanova para el portal de noticias Slon, así como en una columna [ru] de la publicación en línea Colta, Kashin dijo que el comité de investigación [en] y el FSB (Servicio Federal de Seguridad) comenzaron a sabotear deliberadamente las pesquisas después de la reelección del presidente Putin:

Открытым текстом они объяснили мне (хотя я и сам догадывался), что масштабное и качественное расследование моего дела было обусловлено прежде всего вмешательством президента Медведева […] И чекисты сказали мне, что после ухода Медведева никто мое дело расследовать не будет, потому что (и это тоже дословная цитата) «в деле замешаны влиятельные люди».

Me dijeron abiertamente (aunque yo tenía mis propias sospechas) que la excelencia y los grandes medios dedicados a la investigación de mi caso se debieron principalmente a la intervención del presidente Medvedev [que prometió personalmente a Kashin encontrar a los asaltantes] […] La «policía secreta» me dijo que en cuanto Medvedev se fuera, nadie investigaría mi caso porque (cito textualmente) «hay personas influyentes mezcladas en él».

Masha Drokova, periodista y antiguo miembro de Nashi, participa en un piquete individual en apoyo de Oleg Kashin.

Masha Drokova, periodista y antiguo miembro de Nashi, participa en un piquete individual pidiendo justicia para Oleg Kashin. CC 3.0 Inmediahk

Muchos usuarios de Twitter, entre ellos Ilya Yashin, activista de la oposición (y en tiempos amigo de Kashin), utilizaron un tuit de la cuenta oficial de Medvedev, publicado al día siguiente de la agresión a Kashin, en el que el presidente se comprometía [en] a ordenar «a la Fiscalía General y al Ministerio del Interior que pusieran el caso del intento de homicidio del periodista Kashin bajo un control especial. Hay que encontrar y castigar a los criminales». Yashin publicó una captura de pantalla del tuit de Medvedev e ironizó en referencia a una reunión [en] entre Medvedev y Kashin:

Прошло ровно три года после нападения на Олега Кашина. Три года как Медведев обещал “оторвать голову преступникам”. pic.twitter.com/BcDrBb5DUp

— Илья Яшин (@IlyaYashin) November 6, 2013

Hace tres años del ataque a Oleg Kashin. Tres años desde que Medvedev prometió «retorcerle el cuello a los criminales».

Alexey Navalny también se refirió al tuit de Medvedev y utilizó los escasos progresos del caso Kashin para señalar lo que él considera incompetencia y derroche del sobredimensionado aparato ruso de seguridad. Citando una lista de Bloomberg [en] en la que se muestra que Rusia tiene más policías por habitante que ningún otro país del mundo, Navalny comentó sarcásticamente [ru]:

Никто не найден и не наказал. Сурков и Якеменко со своими бандитами, которых и искать-то не надо, до сих пор даже не допрошены. Зато “правоохранители” съедают немыслимо огромную часть нашего бюджета, а по их количеству на душу населения Россию не обгонит никто

No se ha encontrado ni castigado a nadie. Surkov, Yakemenko y sus bandidos, a los que no hace falta ni buscar, no han sido siquiera interrogados aún. Mientras tanto, las «fuerzas de la ley» devoran una parte asombrosamente grande de nuestro presupuesto y su proporción por habitante en Rusia excede al de cualquier otro lugar del mundo.

El caso de Kashin sigue, aún hoy, levantando ampollas. El periodista Stanislav Kupriyanov, por ejemplo, comentó en su Facebook [ru] que lamentaba no haber tomado parte en una manifestación en apoyo de Kashin tras el ataque:

Скажу вот как: я никогда не испытывал каких-либо сожалений по поводу своего отсутствия на Болотной (и проч. соответствующих митингах), но мне до сих пор стыдно, что я не участвовал в одиночных пикетах у здания ГУВД в знак поддержки Oleg Kashin.

Tengo que decir que nunca he lamentado no asistir a las manifestaciones de Bolotnaya (o marchas similares), pero realmente me sigo avergonzando de no haber acudido a los piquetes individuales [en] frente al Ministerio de Interior para mostrar mi apoyo a Oleg Kashin [ru].

Oleg Kashin vive ahora sobre todo en Suiza, aunque vuelve a Moscú con regularidad y sigue trabajando como periodista y comentarista político en Rusia. Los periodistas del país continúan soportando el acoso procedente de numerosas fuentes, aunque en la última década, Rusia se ha convertido en un país mucho más seguro [en] para ellos (con la notable excepción del Cáucaso Norte). No obstante, es poco probable que esta mejora en las estadísticas sirva de consuelo a Kashin mientras sus atacantes sigan sueltos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.