¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Conservadores sociales y liberales económicos rusos, a favor de limitar la financiación del aborto

Russian anti-abortion poster. Text reads, "Don't Murder." Image anonymously distributed online.

Cartel antiabortista ruso. El texto dice ‘no asesines’. Imagen distribuida online de forma anónima. 

El aborto es uno de los asuntos más controvertidos en muchos países del mundo. Sin embargo, Rusia no ha sido tradicionalmente uno de ellos. En 1920, la Rusia soviética se convirtió en el primer país del mundo en legalizar el aborto. Aunque la práctica fue prohibida de nuevo con Stalin, millones de abortos fueron realizados cada año desde 1955. En 1990, justo antes del fin de la Unión Soviética, más de cuatro millones de abortos fueron realizados [ru] tan sólo en Rusia. El difícil acceso a métodos anticonceptivos eficaces y las difíciles circunstancias socioeconómicas llevaron a Rusia a alcanzar una de las tasas más altas de abortos a lo largo de la década de los 90 y principios de la siguiente. Desde entonces, el número de interrupciones del embarazo en Rusia se ha reducido constantemente, quedando en algo más de dos millones en el año 2000, y justo por debajo de un millón [ru] en 2011. Pero Rusia todavía es líder mundial en número de abortos en relación a nacimientos con vida [en], con 1022 abortos realizados por cada 1000 nacimientos en 2011: el único país en el que la primera cifra supera a la segunda.

Tradicionalmente, los rusos han visto con buenos ojos el acceso legal al aborto. En una encuesta [ru] realizada por el Centro Levada en 1998, el 65% de los rusos afirmó que el aborto ‘debería ser permitido y llevado a cabo de acuerdo a los deseos de la mujer’. Aunque esta tendencia ha perdido algo de peso en los últimos años, la mayoría de rusos se han opuesto una y otra vez a medidas en pro de restringir el acceso al aborto.

A pesar de ello, hay indicios de que algunos sectores del Gobierno ruso están trabajando para introducir restricciones en esta práctica. En abril de 2013, la Duma Rusa prohibió la publicidad [en] de servicios abortivos. Después, en octubre, los diputados de la asamblea local de la región de Samara votaron a favor de una iniciativa que prohibirá la financiación de los abortos por parte del seguro médico estatal. La razón que aduce Dmitri Sivirkin, el autor del proyecto de ley, es que financiar los abortos con las arcas del estado supone un anatema para los ciudadanos rusos practicantes de una religión. Sivirkin lo expresó [ru] así: 

Почему православный, мусульманин, иудей должны своей копеечкой участвовать в этом грехе? Если женщина хочет убить своего ребенка, если она дошла до этой степени нравственного падения, то пусть она делает это за свой счет, пусть это будет ее грех! Почему она делает это за счет общества?

¿Por qué ha de tomar parte con sus propios kopeks un ortodoxo [cristiano], un musulmán o un judío en este pecado? Si una mujer quiere matar a su propio hijo, si ha caído a ese nivel de moralidad, entonces que lo haga por su cuenta y riesgo. ¡Que sea su pecado! ¿Por qué debería poder hacerlo a expensas de la sociedad? 

Ante comentarios que señalaron que esta iniciativa podría agravar el serio problema del abandono de niños en Rusia, Sivirkin replicó: ‘creo que si Dios permite que un niño nazca, Dios cuidará de él’. El 14 de noviembre, la propuesta de Sivirkin fue llevada a la Duma estatal rusa [en] como proyecto de ley. Esto desató un intenso debate en Internet, tanto acerca del proyecto legislativo como sobre el aborto en general. El periodista Dmitri Bavyrin, en una publicación de Facebook [ru] que atrajo más de ciento ochenta comentarios, expresó de modo provocador su apoyo a la medida.

Чувства верующих, разумеется, идут лесом, ибо с такой формулировкой можно запрещать все что угодно (о пошива женских брюк до учебников по биологии). Но требование, повторюсь, правильное и давно назревшее. В нашей высокодуховной стране аборт средство контрацепции… А как иначе-то? Противозачаточные стоят денег, презервативы стоят денег, а тут разрезал за спасибо – и пошел. Спонсируемое государством детоубийство.

Los sentimientos de los creyentes, obviamente, pueden irse a freír espárragos. Con ese tipo de justificación, se puede prohibir lo que se desee; desde que las mujeres lleven pantalones a los libros de texto de biología. Pero la propuesta, repito, es correcta, y una cuenta pendiente desde hace tiempo. En nuestro tan espiritual país, el aborto es un método anticonceptivo… ¿y cómo va a ser de otra manera? Los métodos de control de la natalidad cuestan dinero, los preservativos cuestan dinero, pero te sacan al bebé gratis y hala, ya está. [No es sino] asesinato infantil patrocinado por el Estado. 

El blogger y periodista Roman Fedoseev también realizó una intervención [ru], proponiendo en su página de Facebook una solución original, aunque difícil de digerir: 

С одной стороны, та женщина, которая делает аборт, тоже заплатила налог и внесла взнос в медстраховку. С другой — не понятно, почему остальные должны платить за какую-нибудь бедовую даму, которая сама себе назначила тариф “Безлимитный” и использует аборт в качестве контрацепции.

Поэтому мне представляется правильным такое решение. У каждого (у мужчин в том числе!) есть сертификат на один аборт в счет медстраховки: оступились, контрацепция подвела — всякое бывает. А дальше — извините, уже за отдельную плату.

Por un lado, la mujer que aborta ha pagado sus impuestos y su cuota de seguro médico. Por otro, no entiendo por qué otros tienen que pagar por algunas frescas que han decidido que tienen crédito “ilimitado”, y que usan el aborto como un método anticonceptivo.

Por ello, propongo lo siguiente. Que todos (¡hombres incluidos!) tengan cobertura para un aborto por parte de su seguro médico. Si metes la pata, o si los métodos anticonceptivos fallan… vale, esas cosas pasan. Pero la próxima vez… Ah, lo siento, te toca pagarlo de tu bolsillo. 

La propuesta de Fedoseev fue recibida de modo dispar. Un usuario la criticó, tachándola de intento de poner límites a “un servicio médico básico”. Otros la encontraron poco práctica o moralmente repulsiva.

Max Avdeev: А может с раком тоже так? Или с другими болезнями? Второй раз заболел, ну сам дурак. Томографию только раз в жизни. Дикость какая рассматривать необходимость аборта как проступок. То есть для общества лучше проблемный сирота потом, чем недорогой аборт?

¿Y harías lo mismo con el cáncer, o con otras enfermedades? Ponte enfermo por segunda vez y la has fastidiado. ¿Tendremos derecho a una sola resonancia magnética para toda la vida? Es de enfermos el ver la realidad de los abortos como un delito. ¿Así que es mejor para la sociedad tener el problema de los huérfanos que el de los abortos a precios asumibles? 

Olga Shantser: Стопроцентной гарантии не дает ни один контрацептив, а также еще, например, от изнасилования застраховаться нельзя.

Ningún método conceptivo garantiza un 100% de efectividad, y tampoco hay modo de prevenir totalmente una violación. 

Alena Popova [en], empresaria y fundadora de numerosas iniciativas tecnológicas con conciencia cívica, fue directa [ru] en su opinión acerca de cualquier iniciativa encaminada a frenar el acceso al aborto: 

Al hablar de prohibir el aborto, todo aquel que apoye esta postura debe entender lo siguiente: siempre va a seguir habiendo abortos, tan sólo que se harán de forma ilegal. ¿Y para qué? 

El debate deja en claro la ambivalente relación de los rusos con el aborto. Aunque muy pocos están a favor de prohibirlo por completo, a muchos les preocupa su continua prevalencia en la sociedad rusa, irónicamente justo cuando las intervenciones han descendido a las cifras más bajas en cincuenta años. Pero quizá resulta más curioso el que, en un país con impuestos sobre la renta realmente bajos, los rusos parezcan estar empezando a pensar en sí mismos como en “contribuyentes”, y a ver los beneficios sociales menos como derechos y más como privilegios. Aunque Sivirkin acompañó su ataque a la financiación estatal del aborto con argumentos de tipo religioso, puede que haya acabado encontrando aliados inesperados entre los liberales económicos rusos. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.