¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los apagones de Internet son la norma en el Tibet y en las regiones uigur

Student-led protest in Chabcha county, Tibetan Autonomous Prefecture. Photo by Students for a Free Tibet via Flickr (CC BY 2.0)

Protesta liderada por estudiantes en el condado de Chabcha, prefectura autónoma tibetana. Foto de Estudiantes por un Tibet libre vía Flickr (CC BY 2.0)

…a medida que nos aproximábamos al condado de Aba, algo cambió. Dejé de recibir mensajes en WeChat y QQ, las aplicaciones móviles más populares en China… Cuando traté de cargar el correo electrónico, ocurrió un error: “No se pudo autenticar la red de datos: error de autenticación PDP.” Todavía tenía señal—el icono pequeño 3G estaba allí y todo. Pero la señal no parecía contener ningún dato.

Las historias en torno a la censura de Internet en China a menudo se centran en la vigilancia y filtrado de medios sociales, prácticas que violan los derechos de libertad de expresión y privacidad de todos los usuarios en la China continental. Pero los que viven en regiones remotas, las asediadas regiones étnicas minoritarias del país, hacen frente a una realidad mucho más sombría en lo que al uso de Internet se refiere.

Los apagones prolongados en la red se han convertido en algo habitual en las regiones de las minorías uigur y tibetana del oeste de China, como Christopher Beam describe en el artículo de New Republic [en] citado más arriba. Las autoridades chinas creen que las fuerzas extranjeras, como el Gobierno tibetano en el exilio y Congreso mundial uigur están envueltos en la organización de actividades separatistas en China. Tratando de contener los disturbios y el descontento en las áreas conflictivas, las autoridades han impuesto apagones de Internet, privando a las personas de su derecho a la comunicación en línea. En algunos casos extremos, los apagones en las redes se han extendido a las redes móviles locales.

Esta clase de “castigo político” empezó en las prefecturas autónomas tibetanas con los disturbios políticos en Lhasa [en] de 2008. El Internet fue cerrado en marzo de 2008, y restaurado brevemente en diciembre de 2008, solo para ser cortado de nuevo unos meses más tarde, cuando la primera protesta de autoimmolación [en] se llevó a cabo. Desde entonces, el acceso a Internet ha permanecido inestable en el área.

De acuerdo con el escritor tibetano disidente del blog Woeser [zh], las conexiones de Internet y los SMS de los móviles de más de 18 condados de la prefectura autónoma tibetana de Garze fueron cortadas del Internet global por lo menos tres meses desde febrero de 2009. Un número de condados de la prefectura de Aba, predominantemente tibetana, sufrió un destino similar. Ahora las interrupciones en la conexión se han convertido en una norma en las áreas en conflicto donde las protestas de autoimmolación y las manifestaciones en contra del gobierno son frecuentes. Más recientemente, un apagón de red ocurrió en el condado de Diru [en], tras las protestas en contra de una norma que requiere a los tibetanos de una aldea local que pongan banderas nacionales chinas en sus tejados.

La región de Xinjiang, principalmente habitada por la minoría musulmana uigur, se ha enfrentado a retos similares. En medio de las protestas de 2009, los residentes enfrentaron un apagón de Internet de cerca de un año de duración y fueron incluso desprovistos del servicio telefónico por una semana en plenos disturbios. Desde entonces, las interrupciones en la red han sucedido en una escala menor durante los períodos políticamente sensibles. En marzo de 2013, estallaron protestas despues que un niño uigur de siete años fuese apuñalado hasta la muerte por un chino han en el condado de Piqan de la prefectura de Turpan, dando lugar a un apagón de Internet de tres días. El pasado mes de junio, el Internet fue nuevamente apagado temporalmente en Urumqi [zh] para evitar la difusión de los rumores relacionados con las demoliciones forzadas en el condado de Piqan — 27 personas murieron [zh] en los disturbios durante un enfrentamiento violento entre los manifestantes y la policía en torno a las demoliciones.

Estos apagones han violado los derechos de comunicación y expresión de los ciudadanos, y les han dejado incapaces de buscar información, bienes y servicios por Internet. También han dado a las autoridades locales el monopolio de la información — el control sobre las noticias y los análisis de los conflictos regionales se encuentra ahora en las manos del gobierno.

Por ejemplo, la protesta en contra de la demolición en el condado de Piqan, arriba mencionada, fue caracterizada como un “ataque terrorista” por los medios estatales [zh]. Cuando la comunidad uigur intentó informar sobre la situación, difundiendo una versión alternativa de la historia [zh] a través de Sina Weibo, el apagón de Internet se extendió del condado de Piqan a Urumqi, la ciudad más grande de Xinjiang. Los periodistas residentes en el condado de Bachu se enfrentaron a una situación similar el pasado mes, cuando las autoridades locales y los medios estatales lo etiquetaron rápidamente como un ataque terrorista, justificando así la represión a la información. Muchos chinos han han acogido plenamente las explicaciones del estado de los conflictos en Xinjiang, e incluso han criticado a los grupos étnicos por no estar agradecidos por las políticas étnicas preferenciales, como la excepción en la política del hijo único [en]. Como la esfera pública en línea está siendo dominada por los chinos han, la gran mayoría de la opinión pública ha marginado a las comunidades étnicas en las áreas en conflicto.

Los apagones de Internet en China no se han limitado únicamente a las áreas con conflictos étnicos. En junio de 2009, se apagó el Internet unos días en [zh] una ciudad de la provincia de Hubei, Shishou, [zh] tras los disturbios desencadenados por el supuesto asesinato de una mujer joven que trabajaba en un hotel local. Pero Shishou está conectada con otras ciudades por una carretera principal — la información sobre el incidente y la represión se extendió a los medios sociales chinos e incluso fue traducido [en] al inglés por los lectores globales. Finalmente, el apagón no paralizó a la ciudad como podría haberlo hecho en Xinjiang o en el Tibet.

Dentro del Partido comunista chino, muchos han cuestionado el valor de esta “dura” práctica de control social. Enfoques más suaves se han usado en gran parte del país y se han considerado efectivas, pero no se han aplicado en las zonas fronterizas del oeste donde el conflicto se ha convertido en endémico. Con los funcionarios estatales sugiriendo que las minorías étnicas pueden estar ligadas a organizaciones terroristas, se han justificado tácticas más duras en los territorios en los que estos grupos son un riesgo para la seguridad nacional.

Hasta el momento, los apagones de Internet en China han sido regionales y dirigidos a áreas de disturbios específicas, con una excepción — en abril de 2012 por una hora, todos los usuarios de la China continental fueron incapaces de visitar páginas web extranjeras y los IPs extranjeros no pudieron acceder a la red china. Muchos especularon que la interrupción fue causada por la actualización del Gran Cortafuegos de China. El incidente demostró la habilidad de las autoridades chinas para cortar la red doméstica cuando es necesario.

Cada vez más países recurren a los apagones de Internet cuando se enfrentan a protestas masivas. Durante la Primavera árabe, tanto el régimen de Mubarak en Egipto como el régimen de Assad en Siria cortaron las conexiones a Internet en un esfuerzo para controlar las protestas. Un apagón de Internet en toda la nación tuvo lugar en Sudán después de los disturbios que estallaron en el norte de Khartoum en setiembre de 2013. Pero mientras que los apagones han durado solo unos días en la mayoría de estos casos, las regiones minoritarias de China se enfrentan a un paradigma diferente. Los apagones prolongados han exacerbado la marginación de los ciudadanos de las minorías. Literalmente desconectados del resto del país, estas comunidades se han quedado en el lado equivocado de lo que parece ser una creciente brecha digital.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.