- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

¿”Chat” es una palabra sucia en Irán? Bloqueo a WeChat

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Irán, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Tecnología

WeChatLos proveedores de internet bloquearon el acceso a WeChat [1] [en] según reportes [2] [fa] en varios [3] [fa] sitios de noticias y blogs. WeChat es una aplicación que permite conectar con redes sociales. Aunque el propio presidente de Irán y un par de sus ministros usan personalmente diferentes plataformas de redes sociales para comunicarse con sus seguidores, los iraníes tienen prohibido el acceso a sitios como Facebook. 

Iran Vatan Dust tuiteó [4] [fa] sobre la noticia:

Lo próximo que intentarán es filtrar los pensamientos de las personas

Faaar Ranak tuiteó [7][fa]:

No importa si usas WeChat o no. El problema principal es que lo están filtrando.

El bloguero iraní, Gilboygreen, escribe [10] [fa]:

¿Por qué la República Islámica de Irán bloqueó WeChat? Porque temen que la gente converse entre sí. Hoy, posiblemente apareció [una aplicación] que simboliza diálogo. ¿Por qué razón no se permite hablar a la gente, unos con los otros? Las autoridades deberían responder esa pregunta. Cuando un canal para dialogar, intercambiar ideas y comunicar es bloqueado, ¿cómo pretenden que las personas resuelvan los problemas de la sociedad vía el diálogo?… No teman a la palabra “chat”. La conversación es un sencillo acto humano, aceptada en diferentes sociedades.

Otro bloguero, 1ironi, considera [11] [fa]:

Según la ley no escrita [tradición], cualquier producto -incluyendo comida- que llegue a Irán por vez primera desde el extranjero está prohibido… Hay varios ejemplos de este tipo de productos que se conviertieron en objetivos, tales como comer tomate, ver TV [considerado como Haram [12], pecado]. Varios parlamentarios aumentaron la presión para bloquear WeChat, pero lo podemos usar aún vía psiphon [software de evasión].

Iran-man-massoud blogueó [13] [fa] irónicamente señalando al nuevo presidente de Irán:

Gracias, Rouhani