¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Recordando la lucha del líder congolés Patrice Lumumba contra el colonialismo

Patrice Émery Lumumba fue un líder de la independencia congolesa y fue el primer primer ministro elegido democráticamente en la República Democrática del Congo. Lo mataron hace 53 años, el 17 de enero de 1961 bajo circunstancias que aún no están claras.

Lumumba, figura icónica de la lucha contra el colonialismo en África, fue depuesto del poder porque se oponía a la secesión apoyada por Bélgica de la provincia de Katanga, rica en minerales. Su succesor, Joseph-Desiré Mobutu, junto con la brigada de Mobutu, arrestó a Lumumba y lo ejecutó poco después. Su muerte fue la culminación de un periodo de tumulto político en el país, conocido como la Crisis del Congo.

Ciudadanos congoleses en el mundo rindieron tributo a su infatigable liderazgo en el aniversario de su muerte:

Patrice Lumumba fue asesinado hace 53 años hoy. El país y la región por los que murió siguen divididos.

En este día en 1961, Lumumba fue ejecutado, y se le negó al Congo la mayor fuerza motriz, el generador de cambios, ¡inspirador y amante de África! ¡Lo recordarnos!

Hace 53 años, mataron a Patrice y sus dos compañeros.

Cortaron su cuerpo en pedazos que luego arrojaron a un tanque de ácido. 53 años después, todavía no pueden asumir lo que hicieron.

Su última carta a su esposa Pauline antes de morir fue ampliamente difundida en línea. El blog comunitario Quartier Libres reprodujo la carta, en donde Lumumba escribió [fr]:

Que mort, vivant, libre ou en prison sur ordre des colonialistes, ce n’est pas ma personne qui compte.

C’est le Congo, c’est notre pauvre peuple dont on a transformé l’indépendance en une cage [..] L’Afrique l’Asie, et les peuples libres et libérés de tous les coins du monde se trouveront toujours aux côtés de millions de congolais qui n’abandonneront la lutte que le jour où il n’y aura plus de colonisateurs et leurs mercenaires dans notre pays.

A mes enfants que je laisse, et que peut-être je ne reverrai plus, je veux qu’on dise que l’avenir du Congo est beau et qu’il attend d’eux, comme il attend de chaque Congolais, d’accomplir la tâche sacrée de la reconstruction de notre indépendance et de notre souveraineté, car sans dignité il n’y a pas de liberté, sans justice il n’y a pas de dignité, et sans indépendance il n’y a pas d’hommes libres.

Muerto, vivo, libre o preso, no es mi persona lo que cuenta.

Es el Congo, es nuestro pobre pueblo cuya independencia hemos transformado en una jaula. […] África, Asia y los pueblos libres y liberados de todos los rincones del mundo estarán siempre al lado de los millones de congoleses que no abandonan la lucha hasta que no haya colonialistas ni colonialistas mercenarios en nuestro país.

A mis hijos que dejo y que tal vez ya no vuelva a ver, quiero decirles que el futuro del Congo es bello, y espero de ellos, como espero de todo congolés, que cumplan la sagrada tarea de reconstruir nuestra independencia y nuestra soberanía, pues sin dignidad no hay libertad, sin justicia no hay dignidad y sin independencia no hay hombres libres.

En la revista CeaseFire, Georges Nzongola-Ntalaja, profesor de Estudios Africanos y Afroamericanos en la Universidad de Carolina del Norte, y Jonathan Jacobs, escritor y activista que vive en Londres, explicaron la importancia del legado de Lumumba [en]:

Según informes no confirmados, Walter Kansteiner –Secretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Africanos en el gobierno de George W. Bush, entre junio de 2001 y noviembre de 2003– diseñó un plan para la división del Congo en cuatro países. La justificación para esa balcanización sería que, en sus actuales dimensiones, el país es demasiado grande e ingobernable. […] A decir verdad, esto facilitaría el acceso a recursos, y facilitaría su transferencia a mercados externos. […] la realidad es que su proyecto para la recolonización del Congo siempre chocará con la determinación del pueblo congolés de defender su unidad, su patrimonio nacional y la integridad territorial de su patria. El legado de Patrice Lumumba, Pierre Lulele, André Kisase Ngandu y tantos otros mártires hace que hombres, mujeres y niños griten “No” a la balcanización y “Sí ” a un “Congo unido, una nación fuerte”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.