- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

El nuevo cardenal español opina que la homosexualidad es una «deficiencia»

Categorías: Europa Occidental, España, Derechos homosexuales (LGBT), Medios ciudadanos, Religión
Viñeta de Carlos Latuff subida a Twitter por el usuario Álvaro Escudero. Libre de derechos. [1]

Viñeta de Carlos Latuff [2] subida a Twitter por el usuario Álvaro Escudero. Libre de derechos.

El cardenal español Fernando Sebastián Aguilar, recién nombrado por el papa Francisco, ha provocado una fuerte polémica con las declaraciones que hizo en una entrevista con el diario Sur [3]. A la pregunta «¿Entiende como [deficiencia] la homosexualidad desde el punto de vista de la moralidad?», el nuevo prelado contestó:

Sí. Muchos se quejan y no lo toleran, pero con todos los respetos digo que la homosexualidad es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación. Una homosexualidad que no puede alcanzar ese fin está fallando. Eso no es un ultraje para nadie. En nuestro cuerpo tenemos muchas deficiencias. (…) El señalar a un homosexual una deficiencia no es una ofensa, es una ayuda porque muchos casos de homosexualidad se pueden recuperar y normalizar con un tratamiento adecuado. (…)

Un solo párrafo ha desatado una enérgica ola de reacciones en las redes sociales. Numerosos medios se hicieron eco de las declaraciones y también fueron numerosos los internautas que dejaron sus comentarios en las webs de noticias. En la web que publicó la entrevista [3], drymartino rebatió al cardenal utilizando sus mismos argumentos:

Ser cura es una manera deficiente de manifestar la sexualidad, porque ésta tiene una estructura y un fin, que es el de la procreación. Un cura que no puede alcanzar ese fin está fallando.

En El País, irisiss comentó [4]:

Yo también conozco a homófobos que, a pesar de padecer una enfermedad que consiste en odiar sin lógica, viven tan felices con su ignorancia, aunque deberían estar tratados.

El arzobispo Sebastián con el papa Francisco. Foto del blog  Iglesiaactualidad [5]

El arzobispo Sebastián con el papa Francisco. Foto del blog Iglesiaactualidad

También fueron numerosas las voces que criticaron al papa Francisco por haber nombrado a un cardenal que tanto se aleja de la imagen progresista y moderna que parece querer darle a la Iglesia católica. El usuario atila dejó este comentario a un artículo de opinión de Enric Sopena [6] en elplural.com:

Si alguien cree que el Papa Francisco está al servicio de los pueblos está muy equivocado, no es mas un populista demagogo, al servicio de las clases pudientes y reaccionarias, información hay mas que de sobra de quien es quien, y nombrar cardenal a un fascista no es ignorancia del Papa, sino de seguir la estela de sus recientes antepasados. Menos hipocresía Francisco.

Pedro Zerolo [7], político socialista, homosexual y activista a favor de los derechos LGTB, tuiteó [8]:

El propio Pedro Zerolo fue recientemente protagonista involuntario de un lamentable incidente con otro religioso, cuando a raíz de anunciar que padece cáncer, un sacerdote conocido por sus ideas extremistas afirmó en un canal de televisión de ultraderecha [11] que su enfermedad se debe a «la divina providencia que intenta ejemplarizar contra los que se ríen de la virtud», a lo que el presentador del programa respondió «no cambiaría la vida de mi perro por la de Pedro Zerolo».

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales, FELGTB, ha condenado con dureza [12] las palabras del cardenal:

Mantener que la homosexualidad es una patología es una aseveración anticientífica, una forma de ponerse en ridículo y de perpetuar el estigma contra el colectivo de la diversidad sexual y de género. (…)

No queremos que la Iglesia católica pida perdón a nuestro colectivo dentro de 200 años por el dolor que nos está infringiendo hoy su jerarquía. Queremos que sean conscientes de que sus palabras incitan al odio, a un sufrimiento que puede llevar al suicidio a nuestros jóvenes. (…)

Por su parte, el bioquímico Pere Estupinya, en un artículo de su blog titulado «Quienes deben curarse son los homófobos, no los homosexuales [13]», rebate con varios estudios científicos las palabras del cardenal y concluye:

Lo que todos los estudios siguiendo a pacientes en terapias psicológicas reparativas concluyen es que efectivamente alguien puede evitar comportarse como homosexual, pero no dejar de serlo. Y lo más importante: este proceso suele venir acompañado de un enorme daño psicológico.

Los tuiteros también se volcaron a criticar con agudeza las tesis homófobas de Sebastián,

El futuro cardenal Sebastián, en una rueda de prensa el 13 de enero de 2014. Captura de pantalla de un vídeo subido a YouTube por DIOCESISTV.

El futuro cardenal Sebastián, en una rueda de prensa el 13 de enero de 2014. Captura de pantalla de un vídeo subido a YouTube por DIOCESISTV.

Las tendencias ultraconservadoras del nuevo purpurado ya eran conocidas. En 2007, Sebastián, entonces arzobispo de Pamplona, publicó un escrito [19] en el que instaba a los católicos a votar a «partidos políticos fieles a la doctrina social de la Iglesia en su totalidad, como Comunión Tradicionalista Carlista [20], Alternativa Española [21], Tercio Católico de Acción Política [22], Falange Española de las JONS [23]», todos ellos partidos muy minoritarios de extrema derecha. También ha arremetido en varias ocasiones contra el Partido Socialista, como cuando en 2008 afirmó que “analizando las cosas objetivamente, no es compatible” ser cristiano y socialista, culpando a las políticas del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), como explica Javier Lozano en Libertad Digital [24]:

Este posicionamiento de un obispo que había sido vicepresidente de la Conferencia Episcopal lo justificaba con ejemplos: “El tratamiento de la familia, el tratamiento del aborto, la campaña de la eutanasia, y la asignatura de Educación para la Ciudadanía”. Cosas “que no puedo entender”, afirmaba.

Fernando Sebastián solo será cardenal emérito, ya que sus 85 años le impiden votar en un cónclave.