¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La asamblea constituyente de Túnez adopta una nueva Constitución

Por fin Túnez tiene una nueva constitución [en]. La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó por mayoría la carta magna tres años después de la caída del régimen de 23 años de Zeine el Abidin Ben Ali. Un total de 200 miembros de la asamblea votaron a favor, mientras que 12 votaron en contra y solo 4 se abstuvieron.

La redacción y la aprobación del documento de 149 artículos fue un proceso muy largo, que se inició en octubre de 2011 tras la elección de la ANC.

Asimismo, el asesinato de Mohamed Brahmi, diputado de la oposición, en julio de 2013, retrasó el proceso después que los diputados de la oposición boicotearan el funcionamiento de la ANC durante varios meses y que surgiesen protestas que pedían la disolución de la asamblea electa.

También existe una serie de partes bastante polémicas en la constitución que han complicado el largo proceso, como por ejemplo, la importancia de la religión en la vida política, el reparto del poder ejecutivo entre el Primer Ministro y el Presidente, el nombramiento de jueces y el requisito de edad mínima para presentarse a la presidencia. Por tanto, a los diputados islamistas y de izquierda de la ANC solo les quedaba una opción: buscar acuerdos; de hecho, al texto se le conoce como la “constitución del consenso”.

Details of Vote on Constitution. Source: Marsad

Detalles sobre la votación de la Constitución. Fuente: Marsad

La constitución consagra libertades y derechos fundamentales: libertad de expresión y prensa, el derecho de acceso a la información, libertad de conciencia y pensamiento, igualdad de género ante la ley e igualdad de género en las asambleas democráticas.

Asimismo, la nueva constitución expresa que el islam es la religión del Estado, pero no hace ninguna referencia a la ley islámica como fuente a la hora de legislar. Más bien, establece que “Túnez es un Estado civil fundamentado en la ciudadanía, la voluntad de las personas y la supremacía de la ley”.

La carta también establece un sistema político mixto donde el Primer Ministro y el Presidente de la República comparten el poder ejecutivo.

Momentos después que se aprobase el texto, en la asamblea se podía observar la euforia que se había desatado.

En Twitter, los tunecinos celebraban el “momento histórico”:

Lilia Youssef, profesora universitaria, publicó el siguiente tuit [fr]:

¡Vamos! ¡Admítanlo! A pesar de todo, es un momento especial.

Cyril Karray comentaba lo siguiente:

Sin tener en cuenta cuánto te representa esta Constitución o si respetas a quiénes la han redactado: hoy es un día histórico.

Asimismo, Rabeb Othmani añadía:

Túnez ha votado su nueva Constitución. Puede que no sea perfecta, pero es un paso importante, es un momento histórico. Enhorabuena :)

Euphoric moment at the Tunisian Constituent Assembly after the Approval of the Constitution. Photo Credit: Albawsala

Momento de júbilo en la Asamblea Constituyente de Túnez después que se aprobase la Constitución. Fotografía: Albawsala

Lotfi Azouz, director de la oficina de Amnistía Internacional de Túnez, publicó [ar] en Facebook lo siguiente:

اليوم يزهر الربيع في تونس
يحق لنا في تونس الاعتزاز بتجربتنا الديمقراطية الرائدة في شمال افريقيا والشرق الاوسط حيث تم التوصل لانجاز دستور هو نتاج تفاعل ايجابي بين مختلف مكونات الطيف السياسي ومختلف مكونات المجتمع المدني حيث وللمرة الاولى يشارك المواطن بفاعلية في التاثير في عملية صنع القرار.

Hoy, la primavera florece en Túnez. En Túnez, podemos estar orgullosos de ser los pioneros de la democracia en el Norte de África y en Oriente Medio tras haber aprobado la Constitución, que, por su parte, fue resultado del debate entre los diferentes componentes del espectro político y la sociedad civil. Por primera vez, los ciudadanos han podido tomar parte en la toma de decisiones de forma efectiva.

Sin embargo, no todo el mundo estaba satisfecho con los resultados. Por ejemplo, Ahmed Kaaniche comentaba esto:

Una Constitución que justifica la pena de muerte y, al mismo tiempo, prohíbe la tortura, solo puede tratarse de hipocresía. No me representa 

El artículo 21 de la Constitución establece que “el derecho a la vida es sagrado y no puede verse perjudicado a menos de que se trate de casos excepcionales regulados por ley”.

En un segundo tuit, Ahmed añadió lo siguiente:

Una Constitución que me despoja de mi derecho a presentarme a la presidencia por mi confesión religiosa no me representa.

El artículo 73 establece que solo pueden presentarse a la presidencia candidatos musulmanes.

La organización LGBT de Túnez también mostró su descontento:

Enhorabuena a todos los que se sienten representados con la nueva Constitución, pero no a nosotros [la comunidad LGBT de Túnez]. Ni siquiera nos protege contra insultos.

Ban Ki Moon ha elogiado la Constitución de Túnez, prohibiendo cualquier “ataque a lo sagrado” y ha convertido los tratados internacionales en “subconstitucionales”.

El artículo 6 de la Constitución le encomienda al Estado la “protección de elementos sagrados y prohíbe que estos sean objeto de ataques”.

A pesar de ello, la lucha por la democracia continúa y no acaba con la aprobación de la Constitución.

No puedo describir cómo me siento en 140 caracteres. El documento no es perfecto. Se ha ganado la batalla, pero queda mucho para terminar la guerra.

Pierre Puchot, periodista de Mediapart, publicó el siguiente tuit:

A pesar de sus contradicciones, el documento contiene muchos avances. Es un paso muy importante para la cimentación de la democracia.

Asimismo, Malek publicó este tuit:

Se ha aprobado la Constitución con el 93% de los votos. Felicidades. Ahora, podemos pasar página. La vida continúa al igual que la lucha por un Túnez mejor.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.