¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Camboya: Trabajadores del sector textil en huelga por todo el país por un aumento de salario

A worker holding a sign calling for a $160 dollar monthly minimum wage. Photo from the blog of Mu Sochua

Un trabajador sostiene un cartón en el que pide un salario mínimo mensual de 160 dólares. Imagen del blog de Mu Sochua.

Decenas de miles de trabajadores camboyanos del sector textil participaron [en] en una huelga a nivel nacional para presionar al gobierno y conseguir un aumento del salario mínimo mensual a 160 dólares. El salario mínimo actual es solo de 80 dólares y el Consejo del Trabajo solo está dispuesto a conceder un aumento de 15 dólares [en] sobre el salario base. Un funcionario del gobierno también dijo a los trabajadores que la demanda de un salario mínimo de 160 dólares solo será tenida en cuenta en 2018.

En Camboya, el sector textil es una industria que exporta 5,000 millones de dólares [en] y que emplea a más de 600,000 trabajadores.

Aparte de protestar frente al Ministerio de Trabajo, los trabajadores en huelga también han levantado barricadas en Nom Pen. A las fábricas se les pidió que cesaran [en] sus operaciones mientras la huelga siga creciendo [en]. John Vink informó [en]:

Los trabajadores en huelga que pedían un aumento de salario mantuvieron todo el día una barricada frente al Ministerio de Trabajo.

Los trabajadores en huelga también levantaron una barricada frente a la Zona Especial Económica en Kambol, a 19 km de Nom Pen, después que los antidisturbios les hubieran hecho retroceder cuando intentaban acceder a la ZEE. Se acordonó la ZEE con una hilera doble de contenedores y vallas con alambres de espino.

La protesta de los trabajadores del sector textil en el Ministerio de Trabajo continúa de manera pacífica, pero muchos expresan su ira porque el gobierno sigue ignorando sus dificultades económicas.

Otra imagen de esta mañana cuando 2,000 trabajadores de la fábrica bloquearon el camino frente al Ministerio de Trabajo.

Entrada al Ministerio de Trabajo, Nom Pen.

La redistribución y la optimización de la riqueza en el país cuesta más de 160 dólares. Coches de lujo, villas y estándares de vida decentes para todos.

A continuación hay un vídeo [en, km] que muestra un enfrentamiento entre los trabajadores y la policía:

Los trabajadores consiguieron el apoyo [en] del opositor Partido de Rescate Nacional de Camboya, que hizo una declaración [en] a favor del salario mínimo demandado de 160 dólares:

Si el salario mínimo no alcanza los 160 dólares de inmediato, el incremento en los precios de la comida y los gastos de vivienda harán imposible que los trabajadores del sector textil puedan cubrir sus necesidades más básicas, y las huelgas que han prometido desde este sector seguirán en marcha.

La oposición apoyó las protestas diarias en el parque de la libertad de Nom Pen para obligar a la destitución forzosa del gobierno, que fue acusado de manipular los resultados de las elecciones de 2013. El primer ministro Hun Sen ha estado en el poder las últimas tres décadas a pesar que su partido perdió muchos escaños en las recientes elecciones parlamentarias.

Muchos trabajadores se unieron [en] a una manifestación llevada a cabo por la oposición que podría socavar aún más el gobierno de Hun Sen. Los sindicatos prometieron continuar con las protestas hasta que el gobierno aceptara sus demandas.

Mientras tanto, los propietarios de las fábricas advirtieron que las huelgas afectarían negativamente la economía [en] local y las condiciones de los trabajadores. También instaron al gobierno para que adoptara una política de ‘tolerancia cero frente a las huelgas ilegales’. Esta petición fue criticada [en] por el Centro Camboyano para los Derechos Humanos, que quería abordar las ‘causas de la disputa laboral más a fondo':

El CCHR está preocupado por el hecho de que esas declaraciones que piden tolerancia cero frente a las huelgas ilegales solo quieran exacerbar los problemas dentro del sector textil. Independientemente de la legalidad de la huelga, una política de tolerancia cero solo serviría para ignorar las verdaderas causas de la disputa laboral y lo más probable sería que conllevase medidas más drásticas contra los trabajadores y los miembros del sindicato.

Esta huelga ha hecho que se centre la atención en el aprieto de los trabajadores del sector textil en Camboya y más en concreto en la necesidad del gobierno y de la industria textil de alcanzar un mejor acuerdo sobre cómo aumentar el bienestar de los trabajadores.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.