¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

De amor, política y la cultura francófona

Julie Gayet at Deauville film festival  via wikipedia  Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0

Julie Gayet en el Festival de Cine de Deauville via Wikipedia Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0

La comunidad global ya está familiarizada con la tumultuosa vida amorosa del Presidente francés François Hollande [fr]. El romance de Hollande con la actriz francesa Julie Gayet y la consecuente enfermedad de su pareja actual [en], y aun considerada Primera Dama de Francia, Valérie Trierweiler, plagaron las portadas de periódicos de todo el mundo la semana pasada. Hollande también tiene cuatro hijos con su pareja anterior Ségolène Royal, una política que quedó segunda en las elecciones presidenciales de Francia del 2007.

Su vida amorosa será algo complicada, pero no es el primer presidente francés con una estructura familiar poco ortodoxa (se me ocurren François Mitterand y Felix Faure [en]). En la mayoría de los casos, los votantes franceses no consideran la vida privada de los políticos a la hora de votar. De hecho, una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Pew sugiere que los votantes franceses quizás sean más indulgentes con la infidelidad [en] que otros:

Sólo el 47% de los franceses dicen que es moralmente inaceptable que alguien casado tenga un amorío, el porcentaje más bajo de las 39 naciones encuestadas en el 2013 por el Centro de Investigaciones. De hecho, Francia fue el único país donde menos del 50% de los encuestados describieron la infidelidad como inaceptable. En cambio, cuatro de cada diez creen que no es un problema moral, mientras que el 12% opina que en realidad es moralmente aceptable.

La perspectiva francesa de la infidelidad y la política a menudo ha intrigado a sus vecinos ingleses. Adam Gopnik en el Reino Unido expresó la diferencia entre las dos culturas [en] que surgió de la revelación del amorío de Hollande: 

Francia no es una sociedad puritana: acepta que el apetito humano por el sexo y la comida son normales, o “normale”, una palabra que allí aprecian mucho, y que intentar suprimir cualquiera de los dos convierte a hombres y mujeres en manojos de nervios, cuanto menos […] 

Los puritanos son las personas menos reservadas del mundo. No pueden esperar a coser una A escarlata por Adulterio en la ropa de alguien o realizar un ritual de humillación pública. Nada puede ser más ilustrativo que el tono de indignación de los periodistas amarillistas ingleses ante sus reticentes colegas franceses esta última semana. 

Un par de lectores refutaron la opinión de Gopnik. “Sean en Bélgica” refutó que solo se necesita observar las recientes protestas masivas a favor de los valores familiares y la prohibición de la prostitución en Francia para ver que la teoría no se sostiene:

Decir simplemente que el deseo es aceptado es una caricatura de las complejidades de las actitudes francesas. Después de todo, este es el país que acaba de prohibir la prostitución.   

El amor y la privacidad en otros países francófonos

Dado el impacto cultural que Francia ha tenido en los países dentro de lo que antes fue su imperio, uno no puede evitar preguntarse: ¿La opinión sobre el tema se extiende a las anteriores colonias francesas?

A primera vista, pareciera que la actitud neutral de Francia no se extiene a otros países francófonos. La encuesta antes mencionada mostró que una gran mayoría de los encuestados en Senegal, el Líbano, Túnez y Canadá ven las relaciones extramatrimoniales como moralmente inaceptables [en]. En Costa de Marfil, los ciudadanos a veces no entienden las decisiones de Francia cuando se trata de amor y relaciones.

En otros lugares, las reacciones fueron más diversas. En Marruecos, el famoso autor Tahar Ben Jelloun se identifica con la privacidad que piden las figuras públicas cuando se trata de su vida amorosa. Aquí está su carta pública a la pareja de Hollande, Valérie Treilweiler [fr]: 

Je pense à vous en ce moment où votre vie intime, la vôtre et celle de votre compagnon, est sujet de curiosité malsaine, une espèce de cambriolage en plein jour où l'on saccage tout sans penser aux conséquences non seulement sur votre existence, mais aussi celle de vos enfants.[..] Je pense à vous parce que je sais la douleur et la violence, je sais aussi l'attente et l'espoir. Une histoire d'amour est née entre vous et celui qui allait devenir président. Les gens sont durs et s'imaginent que la vie de ceux et celles qui sont sous les lumières de l'actualité ne mérite que des claques. [..] À présent, il vous faudra choisir : continuer à vivre à côté d'un homme qui est ce qu'il est et qui ne changera pas, ou bien tourner cette page douloureuse et trouver votre place

En estos días pienso mucho en usted, ahora que su vida privada, la suya y la de su pareja, es sujeta a una curiosidad morbosa, una suerte de robo a plena luz del día en el cual su vida es destruida sin pensar en las consecuencias no solo en su vida sino también la de sus hijos. […] Pienso en usted porque conozco ese sufrimiento y esa violencia, así como también conozco la expectativa y la esperanza [de amor]. Una historia de amor nació entre usted y el hombre que se convertiría en presidente. La gente es cruel y piensa que la vida de aquellos que son foco del ciclo de noticias solo merece castigo […] Ahora debe decidir entre continuar su vida junto a un hombre que no cambiará o dar vuelta esta dolorosa página y encontrar su propio lugar. 

En otras excolonias, los ciudadanos no tienen miedo de discutir asuntos del corazón. De hecho, algunos adoran usar la palabra “amor”. En Madagascar, el ex Presidente transicional Andry Rajoelina cambió el lema nacional para que incluya la palabra: “Fitiavana, Tanindrazana, Fandrosoana” (Amor, Patria, Progreso). La ex Primera Dama Mialy Rajoelina se encarga de la Asociación denominada FITIA (Amor), una organización benéfica que ayuda a educar a niños empobrecidos.

Mialy Rajoelina: Primera Dama de Madagascar

Su enfoque en expresar compasión ha resonado con muchos malgaches, como demuestra el usuario de Twitter @tagnam:

¿Quién no ha firmado todavía la petición para que #MialyRajoelina siga siendo Primera Dama?

En Camerún, el blog comunitario 237 Online reflexionó sobre los derechos a la privacidad de sus figuras públicas. Maximilien Ombé se preguntó cómo cubrirían un amorío semejante [fr]:

On se demande si c'est possible qu'au Cameroun les médias aient le droit de publier des informations relatives aux loves stories des hommes publics notamment du Chef de l'Etat Paul Biya.

Uno se pregunta si los medios de Camerún tendrían derecho a publicar información de las historias amorosas de las figuras públicas como el Jefe de Estado Paul Biya.

Dieudonné Mveng agregó [fr]:

Dès lors qu'on est politique qu'on est une personnalité on est la boussole de la société. La population prend exemple sur nous. C'est aux personnes publiques de bien se tenir.

Apenas una persona se mete en la política y se transforma en figura pública, se convierte en ejemplo moral para la sociedad. La población general sigue su ejemplo. Por lo tanto es responsabilidad de las figuras públicas comportarse como modelos a imitar. 

Ampère Simo concluyó [fr]:

La règle qui doit guider les médias et les professionnels de l'information dans le traitement des affaires touchant à la vie privée des individus consiste à ne révéler que ce qui est d'intérêt public.  

La regla que los medios y cualquier reportero deben seguir al tratarse de la privacidad de las personas es sólo revelar lo que es relevante para el interés público.

Parece que aunque los países francófonos no han aceptado la actitud relajada de Francia en cuanto a la vida amorosa de su élite, están dispuestos a dejar de lado los amoríos y las relaciones para concentrarse en temas públicos más importantes.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.