¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La neblina y Haiyan: las mortales catástrofes del Sudeste Asiático en 2013

A Malay couple wears a face mask while celebrating their wedding day during haze in Muar, in Malaysia’s southern state of Johor bordering Singapore. Photo by Lens Hitam, Copyright @Demotix (6/22/2013)

Una pareja malaya lleva mascarillas en la celebración de su boda durante la neblina en Muar, en el estado del sur de Malasia Johor, que limita con Singapur. Foto: Lens Hitam, Copyright @Demotix (22/6/2013)

El 2013 será recordado como el año de las catástrofes en el Sudeste Asiático. Derrames de petróleo, brotes de dengue, terremotos, destrucción de arrecifes de coral, colisiones de autobuses, tormentas de granizo y enormes inundaciones devastaron muchos pueblos de la región. Pero las dos mayores catástrofes del año son la contaminación transfronteriza por la neblina, que cubrió los cielos de Singapur, Malasia e Indonesia, y el supertifón Haiyan (Yolanda), que golpeó la parte central de Filipinas.

Los incendios forestales en Sumatra, Indonesia, dieron lugar a que una espesa capa de niebla descendiera a Singapur y muchas zonas de Malasia el pasado junio. Es cierto que los incendios forestales son un problema habitual en la región, pero la neblina transfronteriza de este año ha sido peor que la de años anteriores. Ha sido más intensa, oscura, espesa y difícil de eliminar. Provocó que los índices de contaminación del aire se disparasen y alcanzasen niveles récord en Singapur y Malasia.

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, pidió disculpas a Singapur y Malasia, ya que Indonesia no consiguió evitar que los bosques de Sumatra se incendiaran, lo que causó la neblina en la región.

Naturalmente, la neblina afectó gravemente a las vidas de muchos singapurenses y malayos. En Singapur, llevar mascarillas como protección contra la neblina se ha convertido en algo habitual en la próspera ciudad-estado. Las mascarillas N5 han llegado a ser ridículamente caras y mucha gente ha tenido que hacer cola durante varias horas solo para comprarlas. Se ha aconsejado a los trabajadores que vayan a casa, se han restringido los viajes, y los jóvenes y ancianos se han quedado en sus casas. Muchas escuelas del sur de Malasia también suspendieron sus actividades.

Se crearon numerosas aplicaciones y portales en línea para ayudar a los ciudadanos a supervisar la situación de la neblina y para localizar mascarillas, clínicas y refugios fiables.

Como se esperaba, los reportajes de los medios de comunicación se centraron en el impacto de la neblina en Singapur y otras zonas urbanas de Malasia. Desafortunadamente, la cobertura de la situación de los ciudadanos indonesios que han sufrido tremendamente los efectos de la neblina y los incendios forestales fue escasa. Riau, situada en el oeste de Indonesia, se considera la ‘zona cero’ de la catástrofe de la neblina.

Aparte de escribir sobre su experiencia con la neblina, muchos cibernautas también destacaron la necesidad de tratar el origen del problema de la neblina. En particular, querían que las empresas de plantación de palmeras se responsabilizasen de los incendios forestales. También exigían más protección del medio ambiente.

Children preparing a big Christmas lantern in the typhoon-hit city of Tacloban in Leyte. Photo from Facebook of Max Baluyut Santiago

Niños preparando un farol navideño en Tacloban, una ciudad azotada por el tifón, en Leyte, Filipinas. Foto de Facebook de Max Baluyut Santiago

Después que la neblina disminuyera en la región, varias catástrofes golpearon Filipinas. Un fuerte terremoto destruyó muchos edificios en las provincias filipinas de Bohol y Cebu en octubre. Unas semanas más tarde, un supertifón sembró de destrucción las provincias cercanas de Samar y Leyte.

Haiyan fue la tormenta del año más fuerte del mundo. También fue la cuarta más fuerte de la historia en tocar tierra. Muchas tormentas golpean Filipinas cada año debido a que está situada en el área de actividad de los tifones de la región Asia-Pacífico. Pero Haiyan fue diferente. Resultó ser un supertifón, ya que provocó una tormenta similar a un tsunami que mató a miles de personas en el acto. En el momento de escribir esto, más de 6000 personas han fallecido, pero el número podría ser mayor, ya que el personal de asistencia humanitaria continúa limpiando los escombros en muchas aldeas.

Las zonas golpeadas por Haiyan se encuentran entre las provincias más pobres de Filipinas. De hecho, Bisayas Orientales es la tercera región más pobre del país.

Muchos supervivientes se quejaron de que la ayuda proporcionada a las comunidades no fue adecuada ni rápida. Una semana después de la catástrofe todavía se podían ver muchos cadáveres por las calles, los refugiados pedían comida y los equipos de rescate todavía no habían llegado al resto de islas remotas de las provincias devastadas por el tifón.

Después de recuperar parcialmente las señales de comunicación en algunas áreas, algunos supervivientes y miembros del personal de asistencia humanitaria fueron capaces de conectarse a la red y contar su dura experiencia durante la tormenta, además de narrar cómo sobrevivieron durante varios días sin electricidad, comida y refugio. Fueron historias desgarradoras y conmovedoras de pérdida y supervivencia.

Después de la catástrofe, los activistas ambientales exigieron más tratados efectivos sobre el cambio climático para prevenir la destrucción a gran escala en pequeños países insulares como Filipinas.

Mientras tanto, la aportación de ayuda y las muestras de compasión mundiales por las víctimas del tifón han conmocionado a los filipinos.

Es importante recordar las dolorosas lecciones de la experiencia del Sudeste Asiático con la neblina y Haiyan. La neblina volverá una vez más en 2014 si no se hace ningún esfuerzo en la región para prevenir los incendios forestales en Sumatra. En el caso de Filipinas, se debe continuar con determinación con la rehabilitación de las provincias golpeadas por el tifón, de lo contrario la crisis humanitaria prolongará aún más el sufrimiento de las víctimas del tifón.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.