¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Blogger argelino lleva más de cuatro meses en la cárcel por criticar al presidente

Privado de libertad desde el 25 de setiembre de 2013, el joven Abdelghani Aloui [en], de 24 años, lleva más de cuatro meses encarcelado en la prisión de Serkadji [eng], en Argel, una cárcel conocida por albergar criminales y terroristas, por un simple comentario en Facebook.

El comentario en el que se burla del presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika, contenía caricaturas y fotomontajes. Cuando lo publicó, Abdelghani no podía imaginar que ridiculizar al presidente Abdelaziz Bouteflika y a su primer ministro Abdelmalek Sellal iba a costarle una interminable estancia en prisión.

caricature aloui boutef

“Blogs: No se permite burlas”, dice este cartel. El cartel muestra a Aloui a la derecha y una de las fotos que publicó a la izquierda. El cartel fue publicado originalmente en el semanario en línea El Watan Weekend tras la detención del activista luego republicado por el blog “Chouf el Djazair” – Publicado con el permiso del autor de Chouf el Djazair.

Abdelghani creía, o le hicieron creer, como a todos los jóvenes de Argelia, el segmento de población mayoritario en la sociedad argelina, que su país no se parecía a la Siria de Bashar al-Asad o a la Libia de Muamar el Gadafi. El régimen argelino consiguió convencer a Abdelghani de las ventajas de una cierta libertad relativa. Y en cuanto utilizó su derecho a expresarse en las redes sociales, se vio arrestado por la policía argelina y puesto a disposición judicial. Una detención preventiva que aún dura, y de la que no se ve el final, ya que el 9 de octubre de 2013, también el juez de instrucción del tribunal de Sidi M’hamed en Argel rechazó su petición de libertad provisional.

Encausado en principio por «ofender a la personalidad del presidente de la república» y después por «apología del terrorismo», el régimen argelino parece haber puesto en marcha una pesada máquina judicial para acabar con este joven que utiliza las redes sociales y YouTube para expresar su opinión, como en este vídeo:

Desde los primeros día de su arresto, numerosos ciberactivistas, simples internautas y personajes de la sociedad civil se movilizaron para reclamar su liberación. Incluso se ha lanzado una petición en línea para denunciar este abuso de poder [fr] y esta detención intolerable:

Ces graves dérives autoritaires qui portent atteinte aux acquis démocratiques des Algériens doivent sans cesse être dénoncées et combattues, afin que les citoyens algériens accèdent à une Algérie de droit, dans laquelle les libertés individuelles et collectives sont respectées

Estas graves derivas autoritarias que atentan contra los logros democráticos de los argelinos deben ser denunciadas y combatidas sin cesar, a fin de que los ciudadanos argelinos consigan una Argelia de derecho, en la que las libertades individuales y colectivas sean respetadas.

Estos comentarios provienen de personas que han firmado esta petición. Philip Luther, director del programa para Medio Oriente y Norte de África de Amnistía Internacional condenó firmemente el escándalo [fr], estimando que:

Les autorités algériennes semblent essayer d’étouffer les critiques en cette période d’incertitude précédant l'élection présidentielle de l’année prochaine

Las autoridades argelinas parecen querer asfixiar las críticas en este periodo de incertidumbre que precede a las elecciones presidenciales del año próximo

Desgraciadamente, esta movilización comienza a enfriarse y a sufrir una lamentable desaceleración. La suerte de Abdelghani cada vez conmueve a menos personas en Argelia y en todo el mundo, mientras él sigue pudriéndose en la cárcel por haber expresado una opinión. ¿Va a desvanecerse en el olvido el drama de este joven ciberactivista? Es lo que numerosos militantes de los derechos humanos en Argelia temen que suceda, cuando además el régimen ha orquestado una insidiosa campaña de diabolización de este joven ciberactivista, haciéndolo pasar por un terrorista peligroso que llama a la yihad.

Para transformar a la víctima en culpable, se difundió ampliamente un vídeo en YouTube que muestra a Abdelghani Aloui sosteniendo teorías yihadistas. Teorías que han impactado a la opinión pública argelina.

Pero su abogado, Amine Sidhou, reaccionó rápidamente denunciando una manipulación. Según este último, ciertas partes intentan presentar a Abdelghani Aloui como un islamista radical para desacreditarlo. El abogado Sidhoum han puesto en duda incluso la autenticidad de este vídeo yihadista, publicado por «Malik Liberter» [ar], el seudónimo del ciberactivista Abdelghani Aloui. El abogado afirma [fr]:

On entend trois voix différentes sur cette vidéo et le décalage entre les lèvres d’Abdelghani et le son est flagrant. De plus, mon client a arrêté sa scolarité à la 9ème, à 15 ans, il ne maîtrise donc pas assez l’arabe classique pour tenir un tel discours sans note

En este vídeo se oyen tres voces diferentes, y la desincronización entre los labios de Abdelghani y el sonido es flagrante. Además, mi cliente dejó la escuela en 9° curso, a los 15 años, y no maneja el árabe clásico lo suficiente como para hacer semejante discurso sin notas escritas.

Sea como sea, desde el punto de vista del derecho y la ley, nada justifica el larguísimo confinamiento en prisión de Abdelghani Aloui, ya que no se ha entablado ningún proceso legal. Encarcelado sin siquiera haber sido juzgado, el ciberactivista argelino es víctima de una increíble abuso judicial. Las autoridades argelinas siguen intentando hacer olvidar a la opinión pública argelina que fue detenido por ofender a la personalidad del presidente de la república, lo que no es un acto terrorista. Dicho esto, en Argelia, tras lo terribles años 90, en los que la violencia de la guerra civil hundió el país en la psicosis, cualquier persona que cuestione la legitimidad del régimen se convierte automáticamente en «terrorista».

Y después de 4 meses en prisión, el futuro de Abdelghani Aloui está más comprometido que nunca, sobre todo porque el artículo 87-bis del Código Penal, que trata sobre la apología del terrorismo, resulta vago y a menudo suscita interpretaciones peligrosas. De Facebook a prisión, el destino trágico de este ciberactivista argelino prueba que la democracia y la libertad prometidas por el régimen de Argelia no son en realidad nada más que espejismos. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.