¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El emblemático filme de Trinidad que no has visto

An image from Bim the movie, courtesy SHARC Productions; used with permission.

Una imagen del filme Bim, cortesía de SHARC Productions; usada con permiso.

Los años setenta vieron el lanzamiento de dos importantes filmes indígenas caribeños: el clásico jamaicano The Harder They Come, protagonizado por el músico Jimmy Cliff, que aún tiene el crédito de presentar la música reggae al mundo, y Bim [en], que explora la raza, la política y los desafíos de la clase obrera en la Trinidad colonial.

Si nunca has oído de Bim, ni mucho menos visto, no será por mucho tiempo, gracias al poder de las redes sociales digitales.

Pat Ganase, quien ostenta una larga carrera como periodista, editora [en] y comunicadora en Trinidad y Tobago, ha puesto en marcha una página de Facebook llamada “BIM the movie” [en], con la intención de encender la discusión en línea acerca de la película y de las temáticas que ésta aborda.

“Decidí que era hora de que el primer filme de toda Trinidad tuviera una página en Facebook,” afirma Ganase. “Fue la primera película que no utilizó solo nuestro ambiente como locación y a nuestro pueblo como nativos exóticos o extras. Es una película con una historia auténtica… y nuestra.”

Su colega periodista y escritor Raoul Pantin [en] colaboró en el guión. Todos los actores eran locales, al igual que la mayoría del equipo de rodaje. La banda sonora con los inicios de la música fusión fue compuesta por Andre Tanker [en] y ejecutada por algunos de los más destacados músicos del país, incluyendo a Mungal Patasar [en]. Pero más allá de eso, se trata de una historia de Trinidad.

Ganase es amiga de Suzanne Robertson [en] (coproductora del filme junto a su difunto marido Hugh [en], estadounidense que editó el filme ganador de tres Óscares Midnight Cowboy) y dice que aun entonces, la pareja veía un futuro prometedor para la industria cinematográfica de Trinidad y Tobago.

“La primera compañía cinematográfica de Trinidad fue SHARC” [en], explica, “llamada así por Suzanne, Hugh y sus hijos (Antonio y Anna) Robertson. Bim—y SHARC—probablemente fallaron en ese entonces por las mismas razones por las que el cine, como industria viable, no prospera hoy en día. Hace falta apreciarlo como una industria productiva que puede emplear a muchísima gente y devolver beneficios a la inversión por medio de la distribución.”

Como señala Ganase, los desafíos para los cineastas jóvenes hoy en día son los mismos: “Financiamiento, apoyo institucional, distribución y promoción. La industria cinematográfica no es un arte solitario, razón por la cual es una Industria con I mayúscula.” Pero el sentimiento de déjà vu no se detiene ahí—se extiende también como un desafío para toda la sociedad. En tanto que el filme marcó un hito particular en la historia de Trinidad y Tobago, abordando actitudes hacia tópicos como la identidad racial, Ganase cree que sus lecciones siguen siendo relevantes. “Quizá pueda contarnos algo sobre el ‘crimen’ en nuestra sociedad,” asevera. “Sí que tiene algo que decir acerca de los jóvenes que se crían a sí mismos, sin padres ni familia.”

La trama [en] sigue al protagonistas Bhim (en un comienzo pronunciado Bim) Singh, cuyo padre, un dirigente sindical de los cañaverales, es asesinado el día de la boda de su hermana. Bhim deja la única vida que conoce en la Trinidad rural para irse a vivir con su tía y su fracasado marido a Puerto España, la capital de Trinidad. Desde el comienzo pasa a ser un paria, y pronto es arrastrado a una vida de delitos menores, trabajando para un tipo del hampa quien lo rebautiza como Bim. Entretanto, soplan vientos de cambio político. Bim aprovecha la oportunidad, aplasta al hijo del hombre que mató a su padre y resulta elegido como presidente del sindicato del cañaveral. Pero su victoria no dura mucho, y su fin llega rápidamente a manos del alcoholismo.

Tras su lanzamiento, el filme no fue apaleado por los críticos, pero tampoco obtuvo críticas entusiastas. La crítica del New York Times en 1974 [en], por ejemplo, partía diciendo, “Bajo ningún estándar convencional ‘Bim’ es muy buena, pero es mucho más interesante que muchas otras películas con las que probablemente te encontrarás.” ‘Interesante’ puede haber sido un eufemismo; ciertamente, tocó una fibra sensible en la audiencia local, presumiblemente incluso antes de que cualquiera la haya visto. En esa época, Trinidad y Tobago tenía un Comité de Censura y el debut de la película planificado para diciembre de 1974 nunca se realizó debido a una prohibición [en]. Un mes después, luego de que se iniciara una acción legal en contra del Comité de Censura, el filme finalmente fue exhibido—sin cortes—en el emblemático cine Roxy en St. James [en].

“El lenguaje es duro; tiene muchas groserías,” recuerda Ganase, “pero no es injustificado. Quienes han visto la película la perciben como seminal e importante. Hay un anillo de verdad alrededor de la película Bim.”

Hay ciertamente una cualidad atemporal en Bim. Ganase afirma que “espectadores de todas las edades y de todas las épocas responden [al filme] de igual manera… como si fuese algo de lo que estuvieran privados.” Ella piensa que esto es porque la historia es tan relevante ahora como lo era entonces. “No es que yo quiera dar a conocer la película,” dice. “Es que la gente tiene hambre de ella.”

En solo tres días, la página de Facebook [en] recibió más de 130 “Me gusta” y una cantidad sustancial de comentarios, tanto de quienes han visto la película como de quienes desean verla. Ganase afirma que la página se desarrollará de acuerdo a la discusión que genera: “Nos llevará en la dirección en que nos lleve la comunidad.”

Una idea que surgió de los usuarios fue la sugerencia del artista visual trinitario Christopher Cozier [en] de trabajar en pos de que Bim sea catalogada en la World Cinema Foundation [en] de Martin Scorsese, fundación que restaura y distribuye filmes de países que se encuentran subrepresentados en la cultura cinematográfica mundial. “Es una idea conveniente que puede ser una vía para una mayor distribución,” explica Ganase. “Habrá una exhibición en el futuro. Pero ocurrirá cuando el tiempo sea propicio.”

Janine Mendes-Franco es consultora de comunicaciones, productora de medios y escritora. Cuando no está blogueando sobre el Caribe para Global Voices [en], la puedes encontrar en su blog personal [en] y en su cuenta de Twitter [en].

La imagen utilizada en este artículo es de la película Bim, cortesía de SHARC Productions, usada con permiso. Una versión de este artículo apareció antes en la sección de Artes del Sunday Guardian [en].

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.