- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Ciudadano digital 1.4

Categorías: Medio Oriente y Norte de África, Medios ciudadanos, Ciudadano Digital, GV Advocacy
Participantes en una reunión de blogueros arabes muestran un cartel en el que se pide la liberación de sus colegas encarcelados. Foto de Hisham Almiraat, utilizada con autorización.

Participantes en una reunión de blogueros árabes muestran un cartel en el que se pide la liberación de sus colegas encarcelados. Foto de Hisham Almiraat, utilizada con autorización.

Ciudadano digital es una revista mensual de noticias, política e investigación sobre derechos humanos y tecnología en el mundo árabe.

Egipto

«Cuando los detenidos piden que se les enseñe la orden judicial, pueden ser golpeados en la cabeza con la culata, como en el caso del bloguero de izquierdas Alaa Abd El Fattah y de su esposa, Manal. Cuando un importante juez internacional revisó el relato de Manal sobre el arresto, lo describió como reminiscente de los días del apartheid en Sudáfrica». – Bahey El Din Hassan, New York Times [1] [en], 12 de febrero de 2014.

Alaa Abd El Fattah está en prisión desde finales de noviembre, cuando fue arrestado con la acusación de organizar una protesta sin tener permiso legal. En enero, Alaa y su hermana, Mona Seif, fueron condenados a una pena suspendida de un año de cárcel [2] por haber incendiado presuntamente la sede de la campaña para las presidenciales del candidato Ahmed Shafiq. Otros prominentes activistas, entre ellos Ahmed Maher, Ahmed Douma y Mohamed Adel, también se han enfrentado a cargos similares.

En enero, una coalición de más de 40 organizaciones pidió la liberación de Alaa Abd El Fattah [3] [en] y de otros activistas egipcios injustamente detenidos. Al padre de Alaa, Ahmed Seif, se atribuyen estas palabras:

La fiscalía ha hecho todo lo que estaba en sus manos para impedir la apelación de Alaa contra su encarcelamiento preventivo. Ya hace mucho que la fiscalía completó sus investigaciones y envió el caso al tribunal penal, pero todavía no se ha entregado el expediente del caso a los abogados, y tampoco se ha fijado ni el distrito ni la fecha del juicio.

Como ha sucedido con la detención de varios periodistas de Al Jazeera [4] [en], estos casos se hacen emblemáticos de la manifiesta censura impuesta por el actual régimen militar egipcio. Los defensores de la libertad de prensa han descrito las actuales restricciones [5] [en] como «peores que las soportadas en época de Mosi o de su predecesor, el autócrata Hosni Mubarak».

Túnez

La nueva Agencia de Telecomunicaciones Técnica, también conocida como A2T, llevará a cabo vigilancia electrónica al servicio de las investigaciones judiciales. Afef Abrougui, de Index on Censorship [6][en], escribe:

La autoridad interina de Túnez no ha conseguido introducir reformas reales que eliminen cualquier vínculo con el control abusivo del pasado. Antes de dar el paso de establecer una entidad de vigilancia, debería haber sido prioritario rechazar las leyes de la época dictatorial y consolidar legalmente la protección de los datos personales.

Varios activistas locales han organizado la «campaña Stop #A2T [7]» [fr] para exigir al gobierno que haga públicas  la estructura y las obligaciones legales de la agencia, pero hasta ahora las autoridades no han contado con la sociedad civil [6] [en] para los debates previstos.

Marruecos

Activistas y expertos legales temen que el Código digital [8] [en] de Marruecos, un proyecto de ley propuesto por Ahmed Reda Chami, antiguo ministro de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías, pueda poner en peligro la libertad en la red. En una entrevista con EFF [9] [en], la activista Zineb Belmkaddem explicó:

La estrategia de las autoridades marroquíes, en lugar de censurar, ha sido «vigilar» Internet, y a menudo intimidar y humillar a los que critican al régimen… No obstante, como el número de manifestantes se ha reducido a causa de la violencia policial, la intimidación y los arrestos, las autoridades han recuperado el control de las calles e intentan controlar Internet.

El periodista Ali Anouzla, detenido el pasado septiembre y actualmente en libertad provisional bajo fianza [10] desde finales de octubre, aún se enfrenta a acusaciones [11] [en] de violar los estatutos antiterroristas del país por enlazar a un artículo que contenía un vídeo de YouTube supuestamente publicado por Al Qaeda del Magreb Islámico. En una conferencia de prensa celebrada en enero en Rabat, Khadija Ryadi, directora de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos, pidió que se anularan los cargos contra Anouzla «porque estamos convencidos de su inocencia. Esto no es justo para Ali… luchamos por la libertad para todos».

Emiratos Árabes Unidos, EAU

El 10 de enero, Aisha Ibrahim Al-Zaabi fue detenida [12] [en] arbitrariamente cuando intentaba salir de los EAU con su hijo de 18 meses para reunirse con su marido, el defensor de los derechos humanos Mohamed Saqer Al-Zaabi. Actualmente exiliado en el Reino Unido, Sager Al-Zaabi fue condenado en rebeldía en el juicio contra 94 defensores y activistas de derechos humanos en julio de 2013. A su esposa no se le conoce actividad política alguna, sino que simplemente parece ser el objetivo de una campaña de castigo contra su marido. Aisha Ibrahim Al-Zaabi fue arrestada en la frontera con Omán [13] [en], donde la policía la retuvo separándola de su hijo y de su padre

Shezanne Cassim, ciudadano americano encarcelado por publicar en YouTube [14] [en] un vídeo satírico sobre la cultura joven en Dubai, fue liberado [15] [en] el 9 de enero. Cassim fue acusado de «difamar la imagen del país en el extranjero» bajo la ley nacional contra los delitos en la red y sentenciado en diciembre de 2013 a prisión, deportación y a pagar una multa. A su regreso a EE.UU., Cassim criticó con dureza a los EAU: «No hice nada malo. No había nada ilegal en el vídeo, incluso bajo la ley de los EAU. Me juzgó un tribunal de opereta, y me condenaron sin ninguna prueba».

El 25 de diciembre de 2013, el Tribunal Federal de Abu Dhabi sentenció [16] [en] a Mohamed Salem Al-Zumer, defensor de los derechos humanos, a tres años de prisión y a una multa de 500 000 dirhams emiratíes (unos 136 000 $) por insultar al presidente y al príncipe de Abu Dhabi en Twitter.

El tribunal de Abu Dhabi también dictó sentencia [16] [en] contra Abdul Rahman Omar Bajubair, también defensor de los derechos humanos, que vive fuera de los EAU, condenándolo a una detención de cinco años por gestionar una web llamada Motadaminoon, a la que se acusa de ofender el honor de los jueces del Tribunal Federal y el prestigio de dicha corte.

Jordania

Una nueva política [17] [ar] exige que los usuarios de teléfonos móviles registren sus aparatos. Las tarjetas SIM locales serán desactivadas si no cumplen la regla. En la misma línea, la Comisión Reguladora Jordana de Telecomunicaciones pretende implementar [18] [ar] un sistema para rastrear los teléfonos que entran y salen del país. En teoría, la intención de la Comisión es rastrear aparatos robados y proteger a los consumidores de las copias falsas, pero el sistema también puede conducir a aumentar la vigilancia en la telefonía móvil.

Siria

Además de las armas tradicionales y químicas utilizadas en Siria, se está desplegando software malicioso contra la oposición siria, que se utiliza para secuestrar páginas de Facebook, instalar malware y engañar a los destinatarios para que pulsen en enlaces maliciosos. Un estudio de EFF y el Laboratorio Ciudadano de la Universidad de Toronto analiza [19] [en] y documenta pruebas de estas tendencias. El estudio advierte a los sirios de que sean prudentes cuando abran archivos adjuntos a correos electrónicos o pulsen enlaces publicados en Facebook y YouTube.

La plataforma de aprendizaje de la red Coursera, con base en EE.UU. fue bloqueada recientemente en todos los países que sufren sanciones comerciales por parte de dicho país, incluyendo Siria. El bloqueo en Siria se levantó poco después, tras una serie de informes de activistas [20] sobre el tema.

Sudán

Sudán es conocido por censurar Internet, pero —como señalaron recientemente [21] [en] analistas de New America Foundation— no es el único gobierno que interviene en lo que los sudaneses pueden ver y utilizar en línea. En un artículo para Slate, Danielle Kehl y Tim Maurer escriben:

Actualmente, Sudán es uno de los cinco países del mundo sujetos a exhaustivas  sanciones por parte de EE.UU. diseñadas para cambiar el comportamiento de los gobiernos. Pero algunas de las cláusulas de dichas sanciones están desfasadas, especialmente en lo que se refiere al uso de las nuevas tecnologías como herramientas de comunicación personal.

[…]

Se podría pensar que Internet no desempeña un papel importante en Sudán. Pero Dalia Haj-Omar, activista y bloguera sudanesa, nos dijo en un correo electrónico que Internet es «la única plataforma para la reivindicación civil en Sudán».

El Consejo de Relaciones Exteriores se unió a su demanda [22] [en] para que se reconsideren las sanciones tecnológicas impuestas al país, dirigiendo a los lectores a una petición de la sociedad civil sudanesa [23] [en] para acabar con el hostigamiento de las sanciones tecnológicas.

Activistas en la sentada de Jartum. Foto de Usamah Mohamad,utilizada con autorización.

Activistas en la sentada de Jartum. Foto de Usamah Mohamad utilizada con autorización.

El bloguero sudanés Tajeldin Arja, arrestado el 24 de diciembre de 2013, sigue en prisión [24] por sus críticas a los presidentes de Sudán y Chad. Arja, que procede del Darfur del Norte, fue detenido por ponerse en pie en la primera fila de una conferencia de prensa en Jartum y gritar críticas a los presidentes mencionados. Un asistente anónimo filmó su detención y la subió a YouTube. El 18 de febrero, varios activistas pidieron su liberación en una sentada pacífica [25] ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Palestina

A mediados de enero, Hamas anunció que Twitter había suspendido su cuenta, @alqassambrigade. En un escrito para Index on Censorship [26][en], Ruth Michaelson dijo:

Los medios sociales, aunque son una herramienta potencial de propaganda, también son una de las pocas maneras que tiene el público en general para saber lo que pasa dentro de las Brigadas de Al Qassam y de Hamas. Cortar esta vía perjudica a parte de un régimen que utiliza políticamente este aislamiento a su favor dentro de Gaza, y permite a Hamas reprimir aún más la libertad de expresión en la Franja. Resumiendo: el contenido puede ser un acontecimiento extraño en Twitter, pero su ausencia podría tener efectos tangibles sobre la gente de la calle.

Qatar

A principios de Diciembre, el director del Centro de Doha para la Libertad Mediática —una institución que proporciona formación y apoyo a los periodistas y defensores de la libertad de prensa— fue despedido sin ninguna explicación [27] [en]. Jan Keulen, periodista holandés que lleva muchos años trabajando en la región, afirmó que este despido era una «decisión política».

Bahréin

La activista Zainab Al-Khawaja fue puesta en libertad [28] [en] el 16 de febrero, después de pasar un año tras las rejas. Aunque Al-Khawaja fue condenada por «participar en una reunión ilegal», es una destacada usuaria de Twitter y ha provocado las iras del gobierno por sus tuits publicados en su cuenta, @angryarabiya.

Las protestas en Bahréin del 14 de febrero marcaron el 3° aniversario de las revueltas de 2011 en el país del Golfo. La Sociedad de Jóvenes de Bahréin por los Derechos Humanos utilizó una herramienta de financiación popular [29] para mapear arrestos y otros abusos contra los manifestantes.

Líbano

Social Media Exchange ha identificado varios casos de filtración de Internet [30] [en] en Líbano, un país en el que la censura tradicional no es rara, pero la de Internet era poco común. Los filtros se aplican de forma incongruente a distintas ISP, y demuestran la falta de transparencia en el proceso de bloqueo.

El tuitero Jean Assy fue sentenciado a dos meses de prisión [31] [en] acusado de insultar al presidente en Twitter. El tribunal consideró probado que los tuits de Assy constituían «difamación y libelo» y violaban la poco precisa ley libanesa de medios y publicaciones. Por el momento, Assy sigue en libertad y tiene la intención de apelar el veredicto, discutiendo el hecho de que el tribunal considerara Twitter como una «web de noticias» en Líbano. Los defensores de la libertad de expresión del país destacan el caso de Assy para pedir reformas [32] [en] en la ley actual, entre ellas que desaparezca la «criminalización de la expresión pública».

Arabia Saudita

Una nueva ley antiterrorista en el país del golfo amenaza la libertad de expresión, según Human Rights Watch [33] (HRW) [en]. Presuntamente, la nueva ley define el terrorismo como:

Cualquier acto realizado por un delincuente para fomentar, directa o indirectamente, un proyecto individual o colectivo destinado a perturbar el orden público del estado, poner en riesgo la seguridad de la sociedad o la estabilidad del país, exponer su unidad nacional a peligros, suspender la ley básica de gobierno o alguno de sus artículos, insultar la reputación del estado o su posición, infligir daño a alguno de sus servicios públicos o recursos naturales, intentar forzar a una autoridad gubernamental para que realice una acción o impedir que lo haga, o amenazar con llevar a cabo actos que conduzcan a estos propósitos o los inciten.

Sarah Leah Whitson, de HRW, declaró que la ley de terrorismo «permitiría al gobierno etiquetar de terrorista a cualquier saudí que pida reformas o revele corrupción».

De nuestros socios

Investigación y colaboraciones

Agenda inminente

Ciudadano digital es posible gracias a Advox [46] [en], Access [47] [en], EFF [48] [en], Social Media Exchange [49] [en] y 7iber.com [50] [ar]. El informe de este mes ha sido investigado, editado y escrito por Ellery Roberts Biddle [51], Mariwan R. Hama [52], Wafa Ben Hassine [53], Reem Al Masri [54], Dalia Othman [55] y Jillian C. York [56] [en], y lo ha traducido al árabe Mohamed El Gohary [57].