¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El Tribunal Supremo de Filipinas ratifica la ley contra el libelo en la Red

cybercrimePrimero la buena noticia: el Tribunal Supremo declaró [en] inconstitucional la «cláusula de desmontaje» de la ley contra el delito en la Red que permitiría que las autoridades eliminasen webs sospechosas y otros contenidos cuestionables de Internet. También ha inhabilitado un proyecto para recolectar datos de tráfico en tiempo real que hubiera dado al gobierno el poder de realizar vigilancias masivas sin autorización judicial.

Pero también hay malas noticias: el Tribunal Supremo ha confirmado la constitucionalidad del libelo en la Red. La corte aclaró [en] que «el libelo en la Red solo se aplica al autor o productor original de material difamatorio. Recibir, responder o compartir contenidos calumniosos no estará contemplado por la ley».

Bajo la nueva ley, ciertos delitos que ya contempla el código penal del país están castigados con multas mayores cuando se comenten en su forma electrónica. Uno de ellos es el libelo.

La Ley de Prevención del Delito en la Red o Ley n° 10175 de la República se aprobó en 2012, pero fue inmediatamente cuestionada por grupos de medios y ciudadanos preocupados por varias claúsulas que podrían socavar los derechos humanos y la libertad de prensa en el país. Muchos ciudadanos la describían como una «ley cibermarcial» . En respuesta a una petición de la sociedad civil, el Tribunal Supremo dictó una orden de suspensión temporal que impidió al gobierno implementar la ley.

El abogado de derechos humanos Harry Roque afirmó [en] que la nueva ley constituye una infracción de la libertad de expresión:

El alto tribunal no debería renunciar a su deber de proteger la libertad de expresión. Nada menos que el Comité de Derechos Humanos de la O.N.U. ya ha declarado que la Ley de Libelo en la Red de Filipinas es contraria a la libertad de expresión. La decisión del tribunal que no declara la ley inconstitucional es, por tanto, contraria a la ley de derechos humanos.

La Unión Nacional de Periodistas de Filipinas describió [en] el dictamen del tribunal como «media pulgada hacia delante pero un siglo hacia atrás» en lo que respecta la avance de la libertad de prensa en el país:

Al extender el alcance de la antediluviana ley del libelo al ciberespacio, el Tribunal Supremo ha convertido repentinamente un lugar infinito para la expresión en un foro del miedo, un coto para los mezquinos y los vengativos, los criminales y los autocráticos…

La periodista Inday Espina-Varona advirtió [en] de los peligros de las leyes contra el libelo en la Red:

… el problema con que el libelo sea un delito es que incita a tomar represalias incluso cuando lo publicado es cierto, justo y está hecho con la mejor intención. Una querella criminal es siempre una causa de preocupación. ¿Creen ustedes que a los señores de la guerra les importan sus esfuerzos por ser justos y veraces?

Lo único que conseguirá la decisión del Tribunal Supremo sobre la ley de delitos en la Red es convertir a los ciudadanos en perros guardianes vulnerables ante los poderosos que tienen recursos para acosar a las voces disidentes.

Noemi L Dado, firmante de la petición, instó [en] a los internautas a que lucharan para proteger la libertad de Internet:

Estoy muy disgustada con la decisión del TS sobre el libelo en la Red. No obstante, me alegro de su decisión de declarar inconstitucional cláusulas como la de expulsión y la de impedir la recopilación de información en tiempo real. La lucha para proteger nuestra libertad en Internet y la etiqueta #notocybercrimelaw siguen en los medios sociales.

El Colegio del Gremio de Editores acusa al gobierno de apoyar la ley para sofocar [en] la disidencia ciudadana:

Este tipo de leyes no se aprueba en beneficio de la seguridad pública o nacional, sino para defender los propios intereses del poder de la disidencia pública. La defensa y la seguridad se convierten en justificaciones convenientes para recortar derechos democráticos poco a poco, cuando en realidad, un sistema político como el nuestro debería defender al público… de sí mismo.

El Departamento de Justicia celebró [en] la decisión pero también señaló [en] que en el pasado año y medio se cometieron numerosos delitos en la Red mientras estaba en vigor la orden de suspensión:

En el intervalo en que [la suspensión cautelar] fue efectiva, siguieron perpetrándose ciberdelitos en sus muchas variedades, e incluso aumentó su número. Es necesario [en] un claro marco legal para proteger a los ciudadanos y equilibrar las obligaciones del estado. Seguiremos recomendando buenas prácticas para mejorar la ley.

Los internautas están usando la etiqueta #NonLibelousTweets [eng] en Twitter para burlarse de la decisión del tribunal sobre la ley.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.