Recordando al teórico cultural jamaiquino Stuart Hall

El teórico cultural [en] jamaiquino Stuart Hall falleció a la edad de 82 años [en] en Inglaterra; internautas y académicos de todo el mundo se encuentran consternados por la noticia, pese a que Hall llevaba enfermo desde hace algún tiempo. Según la información, murió por complicaciones surgidas de una falla renal.

El obituario del The Guardian del Reino Unido describió a Hall como un “influyente teórico cultural, activista y editor fundador del New Left Review” [en]. Uno de los fundadores de la escuela británica de los estudios culturales, vio a la cultura popular como una cultura capitalista y dominada por la clase gobernante. Estudió los medios masivos de comunicación y su impacto en la ideología [en], pasando a ser uno de los grandes defensores de la teoría de la recepción, y expandió el alcance de los estudios culturales hacia los temas de raza y género. Su obra fue particularmente importante para las comunidades de inmigrantes negros del Caribe, por cuanto exploró las ideas de la identidad cultural, la raza y la etnicidad, especialmente en su relación con la experiencia de la diáspora. Antes que ver a la identidad como algo determinado por la historia y la cultura – y por lo tanto, inamovible – la vio como fluida, en proceso y sujeta al cambio.

Facebook se inundó de actualizaciones de estados que reflejaban el respeto y la admiración que la gente tenía por la persona y su obra. Al saber de la noticia de la muerte de Hall, Rhoda Bharath dijo [en]:

No puedo describir lo desolada que me siento con el fallecimiento de Hall… ¡Qué pérdida!

Arc Magazine [en] publicó una sorprendente fotografía de Hall realizada por Antonio Olmos, agregando:

Acabamos de saber del fallecimiento de Stuart Hall, campeón de los estudios culturales y uno de los más destacados intelectuales caribeños.

Extendemos nuestras condolencias hacia aquellos y aquellas cuyas vidas tocó con su generosa obra.

Descanse en paz, señor.

La actualización de estado de Facebook de Arc redirige a los lectores a su sitio web, donde se publicó acerca de la vida y obra de Hall con mayor detalle [en].

Desde Jamaica, Annie Paul se refirió a su muerte como una “noticia horrible” [en], y procedió a publicar una serie de enlaces y fotografías sobre su vida y obra como parte de su proceso de luto [en], incluyendo este video de Hall conversando con C.L.R. James:

En otra actualización, Paul reprendió a los medios jamaiquinos [en] por no capturar la importancia de su muerte:

Aún no he oído ningún anuncio sobre el fallecimiento de Hall en los medios locales…

Stuart Hall (R) reading a copy of The Caribbean Review of Books at at Hellshire Beach, Jamaica; June 2004.  Photo by Annie Paul.

Stuart Hall (R) leyendo un ejemplar del Caribbean Review of Books en la playa de Hellshire, Jamaica; junio de 2004. Fotografía de Annie Paul.

En un artículo de blog que fue publicado poco después del debut de la película de John Akomfrah [en] sobre Hall en el 2012, “The Unfinished Conversation” [en] (La conversación inconclusa), el profesor de estudios culturales Nick Mirzoeff [en] escribió:

Es una notable pieza de visionado de teoría e historia. Exhibida en tres pantallas de manera simultánea, la película visualiza, en cierto sentido, cómo debe haber sido Stuart Hall en los inicios de su carrera. Las tres pantallas muestran fotografías personales, entrevistas en video de diferentes períodos, archivo fílmico y fotográfico, secuencias de televisión, entre otros. En el intertanto, el sonido mezcla música, normalmente jazz, con comentarios y entrevistas radiales de Hall y otros sonidos como el mar o maquinaria. Era una polifonía, editada para que todos los sonidos e imágenes se reforzaran entre sí en vez de interrumpirse mutuamente.

A cada momento había momentos poderosamente reveladores. Resulta que-¿había escuchado de esto en algún lado?-Stuart tiene elementos judíos sefardíes en su árbol familiar. En la película, la relación entre su madre y dicho linaje es visiblemente notoria-en mi caso también, por eso puedo decirlo. ¿Había alguna afinidad que yo había percibido, habiendo trabajado con Hall en mis días de joven activista y editor del Marxism Today, y siempre sintiendo una atracción hacia su pensamiento? Quizás.

También comentó otras revelaciones del filme:

Resulta que Hall era integrante de un grupo que abrió una cafetería radical en Oxford durante la crisis de 1956. La invasión soviética a Hungría distanció a una generación del marxismo-leninismo, y los estudios culturales no se habrían desarrollado como lo hicieron si no fuera por este quiebre. Al mismo tiempo, Gran Bretaña y Francia invadieron Egipto por la nacionalización del canal de Suez, su último disparate imperial.

Sentado en la cafetería llamada The Partisan, con su letrero escrito en impecables letras sans serif minúsculas, Hall era entrevistado y le preguntaban su opinión. Una y otra vez, insistía pausadamente que estaba furiosísimo por las invasiones, furioso por la falta de preocupación por los jóvenes en Gran Bretaña, furioso porque

durante al menos quince años no hemos tenido ninguna clase de liderazgo moral o político.

De esa rabia nació el New Left Review.

Mirzoeff continúa:

Al verla hoy, después de más de quince años, sentí intensamente que de alguna forma habíamos decepcionado a este joven, que sería completamente posible que otro u otra joven se sentase hoy a decir exactamente las mismas palabras. Y, de hecho, es lo que hemos estado diciendo este último año. El fantasma que entró a la habitación era esta pregunta: ¿seguirá pendiente esta demanda dentro de cincuenta años más? ¿O acaso no era liderazgo lo que se necesitaba? Reflexionando sobre 1956, un momento que el sentía que lo “definió”, Hall observó en términos similares a los nuestros:

Otra historia siempre es posible.

La película finaliza con las siguientes palabras

Para Stuart Hall. Con gratitud. Y respeto.

Mis ojos se llenaron de lágrimas. En una sala repleta de personas, yo no era el único.

En Twitter, las condolencias fluían a raudales de todos los rincones del planeta:

Sentidos mensajes de amor y agradecimientos para Stuart Hall en todo Twitter. He aquí un bello retrato suyo:

Apenas puedo expresar el profundo impacto de Stuart Hall en mi vida. Melancólico. Se ha ido un gigante intelectual.

Descansa en paz, Stuart Hall. Un amigo dijo esta mañana con bastante propiedad que estamos en una “época de pérdidas.”

Stuart Hall ha muerto. Leí esto: un cruel recuerdo del gran vacío que deja: ‘reivindica la moralidad de nuestra discusión’

Ah, no debía ser así. Pero agradezco la labor intelectual y política de Stuart Hall por abrir espacio a tantos.

Algunos usuarios de Twitter compartieron los aspectos de la obra de Hall que más los influenció:

La idea más poderosa de Stuart Hall para mí: podemos negociar con la cultura que consumimos. No es necesario ser espectadores pasivos.

Otros sugirieron lo que pensaban que era más apropiado para honrar su memoria:

Con todo respeto a mis colegas académicos, la manera de honrar a Hall no es con un número especial de revista sino con el compromiso político.

Un homenaje a Stuart Hall, quien falleció hoy día. Adaptemos la frase de Joe Hill–“No llores– piensa, analiza, ¡y organízate!

Algunos simplemente admitieron que el mundo – y la esfera intelectual – se siente más vacío sin él:

Entrevista de Thinking Aloud con Stuart Hall en el 2011. Extrañaremos su risa y su inteligencia.

La partida de Stuart Hall es una inmensa pérdida para el pensamiento intelectual crítico. Aprendí mucho de él en mis primeros años de posgrado.

Apenado por la muerte de Stuart Hall. Fue un desafío para mi mente, mis estudios, mi activismo y mi vida como inmigrante. Una importante voz inmigrante. QEPD.

Triste por la muerte de Stuart Hall – gran académico y persona con principios increíblemente sólidos. Recomiendo este film.

Gerry Hassan reconoció la aguda capacidad analítica de Hall:

La muerte de Stuart Hall. Cambió el modo en que pensamos la política, la cultura, la raza y la identidad, y el thatcherismo y el New Labour.

Sean Fernyhough [en], usuario de Twitter, citó al director John Akomfah:

“Una de las pocas personas de color que vimos en TV que no estaba canturreando, bailando o corriendo.” John Akomfah

El último documental de Akomfah sobre Hall, The Stuart Hall Project [en], puede verse aquí [en]. Un fragmento más corto, aquí [en].

@cfidelmorris [en] reconoció el gran impacto del jazz en la vida de Hall – especialmente la música de Miles Davis:

La música de Miles Davis representa “el sonido de lo que no puede ser” para Stuart Hall. Suena perfecto.

El académico Nicholas Mirzoeff resumió el sentimiento generalizado con este tuiteo:

Para Stuart Hall con amor. Con gratitud. Por todo.

La fotografía de Stuart Hall usada en este artículo fue tomada por Annie Paul [en]; subida por Nicholas Laughlin y usada bajo una licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 2.0 Genérica. Visita la página de Flickr de Nicholas Laughlin.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.