- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

El Sultán de Brunéi amenaza a los críticos de la ley sharia

Categorías: Asia Oriental, Brunéi, Derecho, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Noticias
Sultan Omar Ali Saifuddin Mosque in Brunei. Image from Flickr page of Jim Trodel (CC License) [1]

Mezquita del Sultán Omar Ali Saifuddin en Brunéi. Imagen de la página de Flickr de Jim Trodel (CC License)

El sultán de Brunéi Hassanal Bolkiah advirtió [2] [en] a los críticos en internet de la ley sharia del país que podrían ser procesados ​​una vez que el nuevo código penal entre en vigor el mes que viene:

No se les puede seguir dando la libertad para continuar con sus burlas y si existe una base para que puedan ser llevados ante los tribunales, entonces por lo tanto, la primera fase de la ley sharia (penal) el próximo abril será relevante para ellos.

El sultán emitió esta declaración durante la 30ª celebración del Día Nacional después que muchos internautas de Brunéi reaccionaran negativamente a la decisión del gobierno de implementar la legislación penal de la sharia.

Brunéi es un país de mayoría musulmana. Es una monarquía donde el Sultán es también el Primer Ministro y ejerce el poder absoluto en el gobierno y en la sociedad de Brunéi. El sultán es también una de las personas más ricas del mundo.

La sharia se aplica actualmente en el país, pero se limita a asuntos personales y familiares. Pero a partir del 1 de abril, el ámbito de aplicación de los castigos de la sharia se ampliará para incluir lapidación por adulterio, amputación de extremidades por robo y flagelación por violaciones como el aborto, el consumo de alcohol y la homosexualidad. También existe la pena de muerte por violación y sodomía. Brunéi es el primer país de Asia oriental en aplicar la ley sharia a nivel nacional.

El sultán se podría haber enojado por los comentarios en los medios sociales que criticaban las leyes sharia. En su discurso, advirtió [3] [en] a su pueblo que desconfíen de los usuarios de Internet que insultan a los eruditos islámicos y líderes del gobierno de Brunéi:

Debemos ser prudentes y cautelosos en cosechar sus beneficios. De lo contrario, si nos descuidamos y abusamos (de esta tecnología), los efectos adversos no recaerán sólo sobre el individuo si no sobre la nación en su conjunto.

Utilizan los nuevos medios como blogs, WhatsApp, etcétera, que no sólo son accesibles por la población local, sino también por aquellos en el extranjero.

…plantea un desafío a la nueva generación, que debe tener en sí misma una posición sólida alineada con la aspiración del país y no deben ser influenciada por estos elementos que son irresponsables y desean ver agitación interna o instigar conflictos, y no respetan a su líder o gobierno.

En reacción al discurso del sultán, Sam Zarifi de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ) instó [4] [en] a Brunéi a respetar las opiniones divergentes de sus ciudadanos:

La declaración del sultán Hassanal Bolkiah demuestra que los derechos humanos, en particular el respeto a la libertad de opinión y de expresión, son ampliamente ignorados por las autoridades de Brunéi.

Los debates libres y sin trabas en temas como la promulgación o aplicación de una ley son pilares importantes de una sociedad democrática.

Anteriormente, la CIJ criticó el código penal islámico por ser incompatible con el compromiso de Brunéi a adherirse a varios convenios internacionales de derechos humanos. En particular, la CIJ está profundamente decepcionada por la reintroducción de la pena de muerte [5] [en] en el país:

Si se aplica, el código daría lugar a graves violaciones de los derechos humanos al restablecer la pena de muerte e imponer otros castigos crueles e inhumanos como la lapidación, incluso por conductas que ni siquiera deberían ser consideradas criminales.

El Código Penal de 2013 también especifica que una manera mediante la cual la pena de muerte debe ser impuesta por violación, adulterio, sodomía y relaciones sexuales extramaritales es la lapidación hasta la muerte, una forma particularmente horrible de tortura y ejecución.

Brunéi no ha aplicado la pena de muerte desde 1957.

La CIJ también presentó una carta al gobierno pidiendo aclaraciones sobre disposiciones [6] [en] que creen restringirían la libertad de expresión:

…Observamos, sin embargo, que las disposiciones del Código Penal de 2013, penalizan tanto a musulmanes como a no musulmanes por la impresión, divulgación, importación, difusión y distribución de publicaciones “contrarias a la ley islámica” (artículos 213, 214 y 215). Consideramos que estas disposiciones constituyen restricciones indebidas a la libertad religiosa y violan los derechos de libertad de expresión y opinión.

Una vez que la ley de la Sharia entre en vigor, los no musulmanes tendrán prohibido el uso de 19 palabras [7] [en] para hacer referencia a las otras religiones. Estas palabras incluyen “Allah”, “mu’min” (creyente) y “masjid” (mezquita).

El Malaysian Insider destacó un comentario [8] [en] de un lector preocupado por la estricta aplicación de la sharia el mes que viene:

Es realmente aterrador pensar que potencialmente podríamos ser lapidados hasta la muerte por ser amantes, que podemos ser multados por ser de diferente orientación sexual, y que lo que llevamos puesto estará regulado.

Pero la catedrática Najibah Mohd Zin, una erudita del Islam, cree que la correcta aplicación [9] [en] de la ley no crearía problemas sociales:

Tenemos que prestar la debida atención a la aplicación. No queremos ver discrepancias; de lo contrario no será justo. Queremos lograr la justicia, pero si no es justo entonces será un revés para los países musulmanes.

Creo que el público debe conocer la ley muy bien. Deben entender cómo funciona dentro del contexto moderno, en lugar de observarla desde una perspectiva negativa. No aplicamos la ley en nuestra época, y por eso tenemos una gran cantidad de problemas sociales.

Lo que el discurso del sultán reveló es el verdadero peligro de utilizar la ley sharia, no para promover la armonía en la sociedad, sino para reprimir la libertad de expresión y el debate abierto en el país.