¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Japón: Traslado de base estadounidense se complica por reeleción del alcalde local

More than a thousand people came to the prefecture office of Okinawa to show their opposition to the governor's decision. Photo taken on December 27 2013 by Ojo de Cineasta (CC BY NC ND 2.0)

Más de 1.000 personas se dieron cita en la prefectura de Okinawa para manifestar su oposición a la decisión del gobernador. Fotografía tomada el 27 de diciembre de 2013 por Ojo de Cineasta (CC BY NC ND 2.0)

Los resultados de las elecciones en una pequeña ciudad de Okinawa, la prefectura más austral de Japón, están despertando un debate nacional sobre los planes de reubicar una base militar estadounidense en Okinawa.

Susumu Inamine, alcalde de la ciudad de Nago y opositor al plan de transferir la base aérea estadounidense desde Futenma, una región muy poblada de la zona central de Okinawa, al distrito de Henoko, una región costera de Nago, fue reelecto el 20 de enero de 2014 con 19.839 votos [en]. Susumu venció a su contendor pro-base militar Bunshin Suematsu, quien tenía el respaldo del gobierno central que sostiene que la construcción de un nuevo recinto beneficiaría a la economía local a través del subsidio gubernamental.

Susumu Inamine spoke in front of his supporter on January 8 2014 during his re-election campaign. Screenshot from Independent Web Journal.

Susumu Inamine se dirigió a sus simpatizantes el 8 de enero de 2014 durante su campaña de reelección. Captura de pantalla del Independent Web Journal [ja].

Entretanto, el gobierno central dice que seguirá adelante con el plan de reubicación [en], argumentando que es la única manera de aligerar la carga que lleva Okinawa al tiempo que se mantiene un efecto disuasivo contra amenazas potenciales.

La fuerte presencia de EEUU en Okinawa

En cuanto a la presencia militar estadounidense, la prefectura de Okinawa está en el centro del debate. Según el ministro de defensa de Japón, la prefectura de Okinawa alberga el 74% [ja] de la presencia militar estadounidense en Japón, mientras que la prefectura constituye solo el 0,6% del territorio nacional.

El problema central de la elección de alcalde fue un plan concebido hace 17 años: la sugerencia de los gobiernos de EEUU y Japón de construir una base en Henoko para reemplazar la estación aérea del Cuerpo de Marines ubicada hoy en Futenma. Recién el 27 de diciembre de 2013, el gobernador de Okinawa Hirozaku Nakaima aprobó el plan de traslado, poniendo fin al prolongado punto muerto en que se hallaba la devolución del recinto de Futenma a Japón.

La presencia militar estadounidense en la zona se origina en la Segunda Guerra Mundial. El premiado documentalista John Junkerman explicó [en] en una entrevista con Amy Goodman del programa de noticias Democracy Now!:

Hace aproximadamente 70 años, los Estados Unidos tomaron la isla japonesa de Okinawa luego de una de las más cruentas batallas de la Segunda Guerra Mundial. Murieron más de 200 mil personas, en su mayoría civiles japoneses. Hoy, los Estados Unidos controlan 34 bases en la isla y planean edificar una base de Marines de última generación, a pesar de las protestas masivas. Un longevo movimiento de habitantes de Okinawa ha presionado para expulsar a las fuerzas estadounidenses de la isla, aduciendo preocupaciones ambientales y abusos sexuales por parte de soldados estadounidenses a habitantes locales.

En general, la gente de Okinawa no vive con un rechazo explícito hacia la presencia de fuerzas estadounidenses. Dado que su economía depende en gran parte de la presencia de las tropas estadounidenses, la relación es generalmente amistosa. Sin embargo, el ruido de los aviones, los incendios provocados por la realización de ejercicios con municiones verdaderas en los bosques, los ocasionales choques de helicópteros y los casos de violaciones son problemas que preocupan sobremanera a los residentes.

Image modified by Keiko Tanaka

Las áreas en color rojo representan las bases ubicadas en Okinawa [ja]. Los planes de trasladar la Base Aérea de Futenma [flecha verde] a Henoko, área litoral [flecha naranja] de la ciudad de Nago [azul]. Imagen elaborada por Keiko Tanaka utilizando la imagen de Misakubo en Wikipedia. GNU

Uno de los casos más conocidos de violación en Okinawa en que se hallan involucradas tropas estadounidenses apostadas allí ocurrió en 1995, cuando tres soldados secuestraron y violaron [en] a una niña japonesa de 12 años. El crimen gatilló un movimiento anti-base, y Okinawa exigió la devolución de Futenma. Esto resultó en el plan de reubicación: cerrar Futenma y trasladar el recinto a Henoko.  

Preocupaciones ambientales

Este plan de reubicación – un proyecto de relleno sanitario para construir una nueva instalación en la costera región de Henoko, Nago, con lo que se armaría una pista para la base existente Camp Schwab – desde siempre ha encontrado la tenaz oposición de los residentes locales y de grupos ecologistas [en]. Los ambientalistas que se oponen al plan temen que el océano de Henoko, rico en corales, sufra daño a causa del vertedero, lo que también afectaría a la población en vías de extinción de dugongos, grandes mamíferos marinos de apariencia similar a los manatíes. La Asociación Para Proteger el Dugongo del Norte redactó [en] una campaña de petición en change.org que afirma que el saldo medioambiental se está convirtiendo en una verdad incómoda:

El gobernador ya ha expresado una seria preocupación por la evaluación ambiental y el impacto en el bienestar de los habitantes. En respuesta, el Ministerio de Defensa solo ha mantenido su posición de que se afectará a los dugongos.

Pero el 22 de setiembre, Kyodo News informó que el Ministerio de Defensa había ocultado activamente datos importantes sobre la actividad de los dugongos en las aguas de Henoko, los cuales habían sido descubiertos durante la evaluación ambiental. Se han hallado rastros de alimentación de dugongos fuera de Henoko entre abril y junio del año pasado, y un dugongo fue avistado en la bahía de Oura, adyacente a la playa de Henoko. Es evidente que para el Ministerio de Defensa, tales hallazgos era ‘verdades incómodas’ que había que ocultar de la luz pública.

Movimiento anti-base en Okinawa

Otros okinawenses opositores a la base militar no quieren más recintos militares. De manera que, cuando el gobernador decidió finalmente aceptar la propuesta del gobierno central, los manifestantes que habían soñado con el desalojo de la base de Okinawa, que era el ofrecimiento original del gobernador, se sintieron traicionados.

La victoria del alcalde de Nago anti-base Susumu vino a perturbar el plan del primer ministro Abe y el gobernador Nakaima de reubicar la base de Futenma. Según el periódico Japan Times, Susumu dijo que “el plan tiene que volver a fojas cero” y que él rechazará todos los procedimientos relativos al proyecto de relleno sanitario.

De acuerdo a una encuesta tomada en diciembre de 2013 por Asahi Shimbun en colaboración con los periódicos y la emisora de Okinawa, el 64% de los residentes locales están en contra [ja] del sí del gobernador a la reubicación de la base de Futenma a Henoko. Pero un sondeo por internet realizado por Yahoo! Japón develó que hasta un 80% considera [ja] que la aprobación del gobernador fue la jugada apropiada. No queda claro si alguno de estos sondeos es más acertado que el otro en términos de las opiniones del pueblo de Okinawa, pero las opiniones de los okinawenses parecen ser diferentes [ja] a los del resto de los japoneses.

Un bloguero y guía turístico que ha vivido en Futenma por más de 30 años, confesó [ja] tener sentimientos encontrados sobre el resultado de la elección:

現市長が当選したことで、この500億円の北部振興策のためのお金は白紙に戻ったそうな。

・・・500億円は沖縄へ恩返しのつもりだったと言っていたのですが・・・。

だったら今までの敗戦後の基地がこの沖縄に残り続けていることに対しての恩返しをするべきではないでしょうか・・・。

すごく長い歴史で色んな方たちが傷つきました。この空の上に飛行機が行き交う事がなかなか想像できません。

逆に普天間であんなものを見て、うるさいところにいるから、こんな静かな場所に行きたいな~っていう気持ちにもなります。

だけど、もし辺野古に基地がいったら・・・大騒音をまき散らすことになります。

うるさいけどきれいな場所っていうことになるから・・・私は今後ここに観光ルートで訪れることが・・・なくなるかもしれません。

[中略]…やっぱり沖縄の方たちはこの自然を守ろうとそして子供や孫を守ろうとしている、こんなお金で解決なんてのは

ダメなんだよ~って言っている気がします・・・。

Ahora que el alcalde de la ciudad de Nago fue reelecto, el subsidio de 500 millones de dólares [50 mil millones de yenes] para el norte de Okinawa fue revocado.

…entretanto, el gobernador insiste en que se suponía que los 50 mil millones de yenes eran retribución para Okinawa…

Si así fuese, ¿no debiese estar trabajando para devolver alguna otra cosa… el territorio de Okinawa donde quedó la base después de la guerra?

A la larga, muchas personas resultaron damnificadas. No puedo imaginarme otros cielos llenos de aviones.

Vivir en Futenma, y ver y oír cosas, me hacen querer irme a otros parajes más silenciosos.

Pero si la base de traslada a Henoko, allá padecerán el ruido.

Hará de Henoko un lugar ruidoso, a pesar de su belleza; ya no podría traer turistas a esta región [una isla frente al litoral de Nago].

[…] Me recuerda que la gente de Okinawa, quienes intentan proteger a la naturaleza y a sus hijos y nietos, están diciendo que no a una solución monetaria.

Este artículo fue subeditado en inglés por L. Finch

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.