¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Un fallo técnico de «Russia Today» en YouTube desata rumores de censura

Captura de pantalla que muestra la cuenta de RT en YouTube suspendida por violar los términos del servicio.

Captura de pantalla que muestra la cuenta de RT en YouTube suspendida por violar los términos del servicio.

El 19 de marzo de 2014, YouTube suspendió temporalmente su canal más popular, la compañía RT (antes Russia Today) [en], empresa estatal rusa en lengua inglesa. Los telespectadores que intentaban acceder a la cuenta se encontraron con el mensaje que aparece en la imagen de arriba, en el que se lee que la página de RT «ha sido suspendida debido a múltiples o severas violaciones de la política de YouTube contra el spam, el juego, los contenidos engañosos u otras vulneraciones de los términos del servicio». Google se disculpó rápidamente con RT [en], alegando que la suspensión temporal se debió a un «error técnico», restaurando la cuenta y los privilegios administrativos de la popular empresa mediática pocas horas después.

A veces ocurren problemas técnicos, y los internautas los excusan, considerándolos errores inocentes. Pero con las tensiones entre occidente y Rusia por la anexión de Crimea en su punto más álgido, la aparente decisión de una compañía occidental (YouTube pertenece a Google) de bloquear un medio ruso de comunicación se ha visto como la última escaramuza de la guerra informativa del momento. Es posible que Roskomnadzor, el vigilante de las comunicaciones rusas, echara recientemente más leña al fuego al cumplir las órdenes del Fiscal General ruso de forzar a los ISP a bloquear el acceso a varias webs independientes, entre ellas la página de LiveJournal [ru] de Alexey Navalny, el bloguero político más influyente de Rusia.

Al numeroso contingente de internautas antiamericanos de la RuNet le faltó tiempo para achacar la aparente mordaza impuesta a RT a un signo del doble rasero occidental para la libertad de expresión. Stanislav Apetyan, director de Politrash [ru], un popular blog favorable al Kremlin, fue de los primeros en burlarse [ru].

YouTube ha bloqueado democráticamente la cuenta de Russia Today en el punto culminante de la crisis en Ucrania. La libertad de expresión no es para todo el mundo.

Aleksandr Slavyaninov, cuyo avatar muestra una clara nostalgia soviética, también aprovechó la oportunidad para provocar [ru] a Estados Unidos.

Youtube ha bloqueado el canal de Russia Today. Y EE.UU. está contra la censura de cualquier tipo.

Por otra parte, los liberales de Rusia se mostraban vacilantes entre sus principios y esta clara oportunidad de celebrar los problemas de la cadena favorable al Kremlin, recordando sin duda que muchos proveedores de cable han eliminado la única cadena de televisión independiente de Rusia, TV Rain, en lo que se ha considerado una maniobra con claros motivos políticos.

RIP Novosti, una cuenta parodia basada en el grupo mediático estatal RIA Novosti, recientemente liquidado, sugirió sarcásticamente [ru] que el bloqueo era una bendición para los rusos patriotas que desean boicotear los productos americanos, en alusión a un empresario ruso que fue blanco de innumerables burlas [ru] por tuitear [ru] desde su iPhone que tenía la intención de eliminar cualquier producto norteamericano de su vida.

YouTube bloqueó Russia Today para facilitarles que dejen de usar productos americanos

La mayoría de los liberales no parecían disfrutar del giro que estaban dando los acontecimientos. Ekaterina Vinokurova, periodista del portal informativo de la oposición Znak.com [ru] se limitó a tuitear [ru]:

Estoy en contra de la censura y por tanto considero injusta la clausura de RT en YouTube.

No todo el mundo compartía esta opinión. En respuesta a una entrada en Facebook (que se eliminó poco después) del editor jefe de TV Raint, Ilya Klishin, en la que criticaba la censura en YouTube, el periodista Roman Dobrokhotov afirmó [ru] que RT había perdido su derecho a la libertad de expresión en el momento en que el Kremlin despojó a otras cadenas de esa libertad. Cuando alguien sugirió que esto lo igualaba al Kremlin, Dobrokhotov argumentó [ru] que bloquear RT en YouTube era una forma de autodefensa en absoluto equivalente al bloqueo que ejerce Roskomnadzor sobre los blogs de la oposición.

@OsmiyPanda @Vorewig Una sencilla analogía: matar personas está mal, pero cuando nuestros soldados mataron a los nazis invasores, eso no les convirtió a ellos mismos en nazis.

Ilya Yashin, uno de los más importantes opositores de Rusia, estaba más preocupado [ru] con la posibilidad de que la maniobra fuera un metedura de pata táctica.

Si me permiten hablar seriamente, bloquear RT ha sido una mala decisión. La propaganda del Kremlin va a responder a todos nuestros argumentos sobre la censura en Rusia con un «ya ven, en todas partes cuecen habas».

Lo raro es que aparentemente, a casi nadie se le ocurrió pensar que bloquear su canal más popular sería contrario a los intereses comerciales de YouTube. Los internautas rusos tampoco parecen cuestionar si el gobierno estadounidense tiene la capacidad –y mucho menos la responsabilidad– de forzar a una compañía tan grande como Google a que deje de emitir un canal de noticias extranjero, por simples desacuerdos editoriales. La mayoría de los blogueros parecían completamente convencidos de que YouTube había bloqueado la cuenta de RT sin ninguna intención de restablecerla. Sean cuales sean los resultados geopolíticos de la ocupación rusa de Crimea, para muchos usuarios de la RuNet, hoy es real la guerra de información con occidente. Bajo la influencia de esa percepción, los internautas de cualquier índole están preparados para juzgar e interpretar cualquier cosa que suceda en la red como un ataque o como una conspiración.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.