¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mantienen en cautiverio a seis mujeres en el Sur de Líbano

 

One of the 6 enslaved women in South Lebanon

Una de las seis mujeres esclavizadas en el sur del Líbano. Foto: koaci.com

Una noticia publicada en una página web radicada en la Costa de Marfil, denunciando la existencia de seis mujeres en la ciudad de Nabatieh en el sur del Líbano que según consta, fueron atrapadas en condiciones de trabajo semejantes a la esclavitud, provocó una investigación por parte del gobierno.  

Según la reciente publicación de Koaci.com, dos mujeres togolesas, dos burgalesas y dos ghanesas, fueron engañadas por una red que contrata servicios domésticos baratos desde el continente africano para trabajar en “un país que culturalmente considera a los africanos como infrahumanos”. Akissi Kouamé, el autor de la historia, escribió que las mujeres secuestradas hace poco tiempo, fueron severamente golpeadas por sus captores después de haber intentado escapar. 

Una de las mujeres togolesas logró contactar con la agencia de la página web marfileña y explicar su situación:  

“Je veux rentrer chez moi, on m'a amené en trois fois au bureau de la mafia pour être punie corporellement parce que j'ai jugé insupportable de continuer de vivre chez la dame” […] “On m'a roué de gifles et d'autres punitions corporelles avant de m'amener dans une vielle maison avec d'autres filles également en otage qui ont simplement voulu arrêter, comme moi, de travailler chez leurs maitresses” […] “On nous a vendues dans ce pays” nous a t'elle indiqué en pleure ajoutant: “On a des diplômes d'apprentissage et on nous dit que nous allions seulement venir travailler ici, et voila que nous sommes devenues des esclave”.

“Quiero irme a casa. Me llevaron tres veces a la agencia de la “Mafia” para ser físicamente punida por considerar insoportable vivir con la “señora”, nos dijo sábado por la noche por teléfono una de las togolesas, antes que su teléfono fuera confiscado por la señora, al descubrir que nos había llamado. “Me golpearon severamente y me castigaron físicamente varias veces antes de llevarme a una casa vieja con otras mujeres también secuestradas, que como yo, querrían dejar de trabajar para sus señoras”. Tiene 24 años. “Nos vendieron en este país” nos dijo llorando, añadiendo: “Tenemos diplomas escolares y universitarios y nos dijeron que vendríamos aquí a trabajar, pero nos esclavizaron”.

Según la historia, el teléfono de esta chica de 24 años, habría sido confiscado después que su “señora” se diera cuenta de que había llamado a la página web. 

Antes de colgar, la mujer dijo a la página web el nombre del presunto traficante de esclavos “Safi Kamal”. El periodista intentó contactarlo en el número de teléfono proporcionado por la mujer, pero dijo que Kamal colgó inmediatamente, tan pronto como se mencionó a las víctimas. 

Según la publicación, la segunda togolesa llamó una hora más tarde, pero la conversación duró solo 45 segundos y fue interrumpida por las súplicas de la mujer: “No me pegue” mientras se oían a hombres que gritaban. Todavía pudo pedir al periodista: 

Pardon, faites quelque chose pour me permettre de rejoindre ma famille en Afrique.

“Perdóname. Por favor, ayúdame a volver con mi familia en África.”

Las noticias se quedaron en Koaci.com por 10 días sin que ninguna cadena de noticias libanesa investigara el tema. Pero después de publicar una traducción de una parte de la publicación en mi blog, Dalal Mawad del Lebanese Broadcasting Corporation (LBC) investigó:

فما حقيقة هذه المعلومات التي تناقلها موقع إفريقي؟

¿Qué verdades se esconden por detrás de estas denuncias hechas por la página web africana?

Lo que descubrió Mawad está resumido en el vídeo del reportaje arriba. Utilizando el número de teléfono dado por Koaci.com, Mawad llamó a Safi Kamal y fingió que estaba interesada en contratar una empleada domestica. Kamal le garantizó que la criada no tendría días libres y que no hablaría por teléfono. Cuando preguntado sobre lo que pasaría si la criada molestara a su señor, Kamal le aseguró que ellos se encargan de manejar las criadas. 

Sin saber que era la LBC que le llamaba, lo negó todo cuando Mawad fue a Nabatiyeh entrevistarle. Mawad pudo entrevistar a otra mujer que declara haber sido golpeada dos veces y que no le permiten regresar a casa. 

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.