¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La ‘mujer que fue arrastrada’ y asesinada por la policía militar

Image by Collective ñ, free use.

Imagen del Colectivo ñ, uso libre.

[Todos los enlaces llevan a páginas en portugués, excepto cuando se indique lo contrario.]

A Claudia Silva Ferreira le dispararon en el cuello y espalda durante un operativo de la policía militar la mañana del 16 de marzo de 2014 en la favela Morro da Congonha, una barriada en el Norte de Río de Janeiro. Inconsciente, a la mujer de 38 años conocida como Cacau, la pusieron en la maletera de auto de la policía supuestamente para llevarla al hospital.

Vecinos y amigos trataron de evitar que la policía se la llevara, pero los oficiales hicieron disparos de adveretencia al aire para dispersar a la multitud, y con la maletera abierta, se la llevaron. Después, en la autopista Intendente Magalhães, su cuerpo aparentemente inerte se rodó afuera de la maletera, y amarrada con una cuerda, fue arrastrada por el asfalto al menos por 250 metros sin que los oficiales en el auto prestaran atención a los llamados de otros conductores y peatones.

La impactante escena fue filmada por un conductor anónimo:

Attention: this video contains extremely strong images. Click to open in a new page.

Video de Claudia Silva Ferreira mientras es arrastrada detrás de un auto, publicado por el periódico Extra. Contiene material extremadamente gráfico.

Los oficiales de la policía militar responsables de haber arrastrado a Silva Ferreira, subteniente Adir Serrano Machado, subteniente Rodney Miguel Archanjo y sargento Alex Sandro da Silva Alves, fueron arrestados al día sigiuente. Pero fueron puestos en libertad el 20 de marzo a pedido del fiscal Paulo Roberto Cunha, que declaró que “si ella [Silva Ferreira] presentaba signos vitales, habría delito de lesiones corporales. Pero si estaba muerta [cuando la pusieron en la maletera], no cometieron ningún delito”. Los oficiales de policía esperan juicio tras ser liberados bajo fianza.

Act in homage to Claudia and against police violence on March 17 in Madureira, north zone of Rio de Janeiro. Photo by Organização Anarquista Terra e Liberdade OATL (Anarchist Organization for Land and Liberty), free use.

Protesta en homenaje a Claudia Silva Ferreira y contra la violencia policia el 17 de marzo en Madureira, en la Zona Norte de Río de Janeiro. Foto de Organização Anarquista Terra e Liberdade, OATL. Uso libre.

La periodista Monica Waldvogel escribió en su cuenta de Twitter que el subteniente Adir Serrano ha estado involucrado por lo menos en 63 muertes. El subteniente Rodney Archango ha estado involucrado en seis muertes.

Según Thais Lima, la hija de Silva Ferreira, los oficiales de policía se rieron mientras ponían su cuerpo en el auto.

El profesor Eduardo Sterzi publicó en su cuenta de Facebook el testimonio anónimo de un habitante que estaba presente cuando murió Silva Ferreira y otro habitante que también acababa de morir:

(…) foi executado após já ter sido alvejado e estar caído. Ele tinha uma mochila com drogas, mas três pistolas foram plantadas pra ser dito que houve confronto, além de outras três mochilas que também foram plantadas.

Eles chegaram atirando em tudo e todos, por isso a morte da mulher.

(…) fue ejecutado después de haberle disparado y de haber caído. Tenía una mochila con drogas, pero le plantaron tres pistolas para poder decir que hubo enfrentamiento, además de otras tres mochilas que también plantaron.

Llegaron disparando a todo y a todos, y es por eso que murió la mujer.

Según el esposo de Silva Ferreira, Alexandre da Silva, y su hermano Julio Ferreira, a Silva Ferreira le disparó supuestamente el mismo oficial de policía que plantó cuatro armas en las escena del crimen cuando, según ellos, ella solamente llevaba un paquete de café y seis reales brasileños (2.65 dólares) para comprar comida para sus hijos.

Sobre este hecho, la activista Camila Pavanelli comentó en Facebook:

A mentira é o pressuposto do qual devemos partir ao ouvir qualquer declaração da PM. Mas nem sempre esse pressuposto se confirma. No caso de Claudia e suas quatro armas, não se estava tentando mentir para acobertar o crime (afinal, quem seria capaz de acreditar nesta versão?).

Afirmar que Claudia tinha quatro armas é nada menos que estender a tortura aos seus familiares.

La mentira es el supuesto del cual debemos partir al oír cualquier declaración que escuchemos de la policía militar. Pero ni siquiera confirman estos supuestos todo el tiempo. En el caso de Claudia y sus cuatro armas, no se estaba tratando de mentir para encubrir el crimen (a fin de cuentas, ¿quién sería capaz de creer en esta versión?).

Decir que Claudia tenía cuatro armas es nada menos que extender la tortura de sus familiares.

Photo posted by the profile Anonymous Rio, on Facebook. Free use.

Foto publicada por el perfil de Anonymous Rio en Facebook. Uso libre.

En los medios sociales, se comparó el caso de Silva Ferreira con el del niño João Hélio. Chico Alencar, diputado federal del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), anotó en su cuenta de Facebook:

Fevereiro de 2007. Três jovens abordam um carro no bairro de Oswaldo Cruz, subúrbio do Rio. Na mão de um deles, uma arma de fogo. Do lado de dentro, o menino João Hélio, sua irmã de treze anos e sua mãe.

Foi um dos crimes mais terríveis e chocantes que o Brasil já testemunhou. [Ao tentar escapar da viatura] O pequeno João Hélio ficou preso ao cinto de segurança, do lado de fora do carro, e foi ARRASTADO pelos assaltantes por cerca de sete quilômetros. Seu corpo ficou completamente desfigurado. Até hoje, para muitos, lembrar e escrever sobre isso é tarefa que arrepia e arranca lágrimas.

Febrero de 2007. Tres jóvenes robaron un vehículo en el barrio de Oswaldo Cruz, suburbio de Río. Uno tiene un arma de fuego en la mano. Dentro del auto, un niño pequeño, João Hélio, su hermana de 13 años y su madre.

Fue uno de los crímenes más terribles y chocantes que Brasil presenció. [Al tratar de escapar del auto] João Hélio quedó atrapado en su cinturón de seguridad, fuera del auto, y fue ARRASTRADO por los ladrones cerca de siete kilómetros. Su cuerpo quedó completamente desfigurado. Hasta ahora, para muchos recordar y escribir acerca de esto es una tarea que pone la piel de gallina y arranca lágrimas.

También se comparó el caso con el de Amarildo, cantero que fue torturado, asesinado y cuyo cuerpo fue “desaparecido” [es] por la policía militar en la favela Rocinha, también en Río de Janeiro, en julio de 2013.

El recuerdo de João Hélio encendió más indignación puesto que los medios convencionales, en lugar de usar el nobre completo de Silva Ferreira, la llamaron la “mujer que fue arrastrada“, entre otras variaciones.

La activista Niara Oliveira cuestionó esto en Twitter: “¿Por qué hoy recordamos el nombre del niño que fue arrastrado de un auto robado por delincuentes? PORQUE LA PRENSA REPITIÓ SU NOMBRE HASTA EL CANSANCIO”, y comentó:

Porque cuando una vida es importante, tiene nombre, identidad, historia. REPITAN SIEMPRE: Claudia da Silva Ferreira, trabajadora, madre de cuatro hijos.

Collection of news headlines propagated by online media about the death of Claudia Ferreira collected by activist Ana Silva that wrote:

Colección de titulares de la muerte de Claudia Silva Ferreira recopilada por la activista Ana Silva. Escribió “EL CRIMEN DE LA POLICÍA Y LOS MEDIOS SON CÍNICOS Y PERVERSOS. Mujer, mujer, mujer, habitante, habitante, habitante, muerta, muerta, muerta, arrastrada, arrastrada, arrastrada. Hija de la arrastrada, viudo de la mujer, mujer que fue arrastrada. Todo es así: sin nombre, sin identidad, SIN HUMANIDAD. APENAS OTRO CADÁVER. APENAS OTRA ESTADÍSTICA”.

El activista Thiago Paiva agregó a la discusión en una serie de tuits:

Por qual razão a vítima quando é de classe média/alta tem nome e sobrenome? Pensando no que eu disse de manhã. Guri arrastado de carro. Estereótipo completo de ~classe média~ – nome, sobrenome, série de reportagens. Uma moça arrastada de carro, pobre, não tem “potencial” pra ser uma musa que gere uma causa… é só “mulher arrastada”

¿Por qué es que una víctima de la clase media o alta tiene nombre y apellido? Pensando en lo que dije esta mañana. Niño arrastrado por auto. Completo estereotipo de la ~clase media~- nombre, apellido, serie de informes. Mujer arrastrada por un auto, no tiene el “potencial” de ser una musa que genere una causa… Es solamente “mujer que fue arrastrada”.

El tono fue de desesperanza entre muchos activistas y usuarios de Facebook y Twitter. El activista Rodrigo Cardia escribió que el caso “probablemente pasaría pronto al olvido porque la víctima era negra y pobre -como muchas otras personas que la policía militar mata a diario en todo Brasil”.

El profesor Idelber Avelar cuestionó lo que pasará con los “delincuentes uniformados”:

Nada. Não vai acontecer nada. Não serão julgados e, na remotíssima possibilidade de que o sejam, serão absolvidos. E o sistema político brasileiro continua incapaz de apresentar soluções minimamente decentes para a existência de organizações criminosas desse tipo, aparatos de tortura e morte, fardados, que atuam com o beneplácito do Estado e ao arrepio da lei.

Nada. No va a pasar nada. No se les va a procesar, y en la remotísima posibilidad de que así fuera, serán absueltos. Y el sistema político brasileño sigue siendo incapaz de presentar soluciones siquiera mínimamente decentes para la existencia de organizaciones criminales de este tipo, aparatos de tortura y muerte, uniformados, que actúan con la bendición del estado y contra la ley.

El periodista Bruno Torturra tuiteó:

La impunidad de la policía transformó su privilegio. pasaron de tener el monopolio legal de la violencia a tener el monopolio legal de la ilegalidad.

El caso trajo a la superficie el debate por el final de la policía militar y su desmilitarización, como aboga el colectivo Rio na Rua:

A vítima de hoje foi uma mulher negra e pobre, moradora de uma favela situada em um bairro de classe média baixa do Rio de Janeiro. Cláudia, 38 anos, trabalhadora, mãe de quatro filhos, criava quatro sobrinhos. Mais uma vítima da ação bárbara da PMERJ. A voz das ruas diz que “a polícia mata pobre todo dia”. Quantos outros casos como o dela não ganharam voz na grande mídia? E qual voz o caso Cláudia ganhará? Sua morte é mais um exemplo de que a desmilitarização da polícia é uma questão urgente. Não queremos mais exemplos. Queremos o fim da Polícia Militar.

La víctima de hoy era una mujer, negra y pobre, habitante de una favela ubicada en un barrio de clase media baja de Río de Janeiro. Claudia, 38 años, trabajadora, madre de cuatro hijos, que también criaba a cuatro sobrinos. Una víctima más de las acciones barbáricas de la PMERJ (Policía Militar del Estado de Río de Janeiro). Voces de la calle dicen que “la policía mata a los pobres todos los días”. ¿Cuántos otros casos como el suyo no encontrarán voz en los medios? ¿Y qué voz ganará el caso de Claudia? Su caso es un ejemplo más de que la desmilitarización de la policía es un asunto urgente. No queremos más ejemplos. Queremos el final de la policía militar.

"Este ônibus foi queimado pelo povo após o assassinato de mais uma moradora de favela e negra na cidade do Rio. Isso não é vandalismo. Isso é revolta. Isso não é crime. É direito de indignar-se. Esta vida que foi tirada não apaga a dor desta família e de todas que são vítimas do genocídio promovido pelo Estado. PELO FIM DA PM!" Texto e foto do Organização Anarquista Terra e Liberdade OATL, uso livre

“Este bus fue quemado por la gente después de la muerte de otro habitante de barriada, una mujer de la ciudad de Río. Esto no es vandalismo. Esto es revuelta. Esto no es un delito. Es un derecho estar indignado. Esa vida que se cobró no alivia el dolor y todos los que son víctimas del genocidio promovido por el estado. ¡POR EL FIN DE LA POLICÍA MILITAR!” Texto y foto de Organização Anarquista Terra and Liberdade, uso libre.

Se publicaron muchos artículos sobre la muerte de Silva Ferreira, entre los que destaca “Claudia Silva Ferreira, 38 años, trabajadora de limpieza, murió tras ser arrastrada por un auto de la policía militar”, publicado por Camila de Magalhães Gomes en el blog “Blogueiras Feministas”:

Image posted by the collective "Se não tiver direitos não vai ter copa" (If there are no rights, there will not be a World Cup) on Facebook. Free use.

Imagen publicada por el colectivo “Se não tiver direitos não vai ter copa”(Si no hay derechos, no hay Mundial) en Facebook. Uso libre.

Quem vai gritar por Claudia? Quem vai saber seu nome além dos familiares e das pessoas de sua comunidade? Quem vai se insurgir contra os criminosos fardados, agentes do estado? Quem pedirá a responsabilização desses agentes? Por que o barulho diante dessa brutalidade perpetrada por agentes públicos é tão menor?

¿Quién va a gritar por Claudia? ¿Quién sabrá su nombre además de su familia y las personas de su comunidad? ¿Quién se alzará contra los criminales uniformados, agentes del estado? ¿Quién pedirá que estos agentes se hagan responsables? ¿Por qué la indignación ante esta brutalida perpetrada por los agentes públicos es tan pequeña?

Amanda Vieira escribió en un artículo titulado “Claudia Silva Ferreira: policía militar le dispara, la arrastra y mata. ¿Hasta cuándo?” en el blog “FemMaterna”:

Para a grande maioria dos jornais, uma mulher faleceu. Para nós, faleceu Claudia Silva Ferreira, uma pessoa que tinha uma identidade, uma história, um nome digno de ser mencionado nas manchetes de jornais. Ela tinha uma vida digna de ser preservada, tanto quanto qualquer outra neste país que, pelo menos oficialmente, não aceita pena de morte.

Para la gran mayoría de periódicos, una mujer murió. Para nosotros, Claudia Silva Ferreira murió, una persona que tenía una identidad, una historia, un nombre digno de ser mencionado en los titulares de los periódicos. Tenía una vida digna de ser preservada, tanto como cualquier otra en este país que, al menos oficialmente, no acepta la pena de muerte.

El activista Fabiano Camilo reflexionó en “La mujer que fue arrastrada’- cuerpos violados y la naturalización de la violencia policial”:

A violência policial, que na sociedade brasileira adquiriu a dimensão de um hábito, passando a ser naturalizada e tacitamente justificada, motivo pelo qual não nos surpreende e não nos indigna, dirige-se, antes de tudo, contra os corpos que nossa cultura significa como passíveis de ser violentados: corpos índios, corpos negros, corpos pobres ou miseráveis, corpos femininos cisgêneros, corpos transgêneros, corpos não-heterossexuais. Não obstante, não são esses os únicos corpos que podem ser violentados pela polícia militar.

La violencia policial, que en la sociedad brasileña ha adquirido el sentido de un hábito, está empezando a ser naturalizada y tácitamente justificada, motivo por el que no nos sorprende ni nos repugna, se dirige sobre todo contra los cuerpos que nuestra cultura identifica como aceptables de ser violados; cuerpos indígenas, cuerpos negros, cuerpos pobres o cuerpos miserables, cuerpos femeninos, cuerpos transgénero, cuerpos no heterosexuales. No obstante, esos no son los únicos cuerpos que pueden ser violados por la policía militar.

Lucas Ed, oficial civil de la policía, resumió en Facebook los sentimientos de muchos:

A Cláudia não merecia, o marido dela não merecia, os filhos, os sobrinhos que ela criava. Os cariocas não mereciam ver aquilo, os brasileiros, os seres humanos.
Que coisa triste.

Claudia no se lo merecía, su esposo no se lo merecía, tampoco sus hijos, ni los sobrinos que ella criaba. Los cariocas no merecían ver esto, ni el pueblo brasileño, ni ningún ser humano. Qué cosa tan triste.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.