¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Y ahora qué para Vybz Kartel de Jamaica?

El juicio ha terminado; el artista jamaiquino de dance hall Vybz Kartel ha sido declarado culpable y condenado. Una bloguera, que ha estado siguiendo todo el asunto con gran entusiasmo, publicó hoy un análisis exhaustivo [en] del drama judicial, el enigma de Vybz Kartel [en], su música y la interesante manera en que su juicio brinda una idea de la sociedad jamaiquina, su sistema judicial y su política. Active Voice [en] empezó por admitir que todo el asunto a veces parecía más grande que la vida misma:

Often in the course of his prolonged trial I found myself wondering if the rollercoaster life of Adidja Palmer aka Vybz Kartel was scripted by someone inspired by Breaking Bad, the wildly popular American TV series about the rise and fall of a chemistry teacher turned meth dealer. By the time the trial ended I knew it was nothing of the sort, just another wildly original Jamaican libretto.

A menudo, a lo largo de este prolongado juicio, me pregunté si la vida de montaña rusa de Adidja Palmer, conocido como Vybz Kartel, fue transformada en guión por alguien inspirado en Breaking Bad, la popular serie de televisión estadounidense que cuenta el ascenso y la caída de un profesor de química que se volvió distribuidor de metanfetamina. En el momento en que terminó el ensayo supe que no era nada de eso, solo otro libreto jamaiquino tremendamente original.

Para aquellos no familiarizados con Kartel o con su meteórico ascenso en el mundo de la música, explicó:

Described by some as the country’s pre-eminent lyricist, for more than a decade Kartel ruled the roost in Jamaica as its reigning dancehall deejay (‘a genre that is to the roots reggae of Bob Marley as hip-hop is to R&B’), his street cred extending far beyond Kingston, into the nooks and crannies of ghettoes all over the Caribbean, into urban America and as far away as Africa where his Gaza Empire has spawned copycats.

Descrito por algunos como el letrista preeminente del país, por más de una década Kartel llevó la voz cantante de Jamaica como el deejay reinante del dancehall (‘un género que se debe al reggae de Bob Marley como el hip hop al R&B’), su familiaridad con la cultura urbana se extiende mucho más allá de Kingston, a los rincones y grietas de guetos en todo el Caribe, a la norteamérica urbana y a lugares tan lejanos como África, donde su Gaza Empire ha engendrado imitadores.

Como sucede en la mayoría de las historias irresistibles, después de la subida sobrevino la caída:

By late 2013 Vybz Kartel, 38, was being portrayed by the police and the justice system as Public Enemy No. 1. His fame and fortune notwithstanding, on April 3, 2014, Adidja Palmer was sentenced to life in prison with no parole possible before 35 years, after the court gave itself an extra week to determine whether the embattled DJ should be allowed to make music while incarcerated. He had been found guilty almost 3 weeks earlier, along with three others, of the murder of one Clive ‘Lizard’ Williams, a dancer and foot soldier in the small army of roughly 30 men that constituted Vybz Kartel’s entourage. These men ensured that Kartel’’s interests were looked after and his bidding done at all times.

A finales de 2013 Vybz Kartel, de 38 años, fue retratado por la policía y la justicia como el enemigo público número 1. A pesar su fama y fortuna, el 3 de abril de 2014, Adidja Palmer fue sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional por al menos 35 años, después la corte se tomó una semana adicional para determinar si se le debe permitir al DJ asediado hacer música durante su encarcelamiento. Había sido declarado culpable tres semanas antes, junto con otras tres personas, por el asesinato de un tal Clive ‘Lizard’ Williams, bailarín y soldado del pequeño ejército de unos 30 hombres que constituían el séquito de Vybz Kartel. Estos hombres se aseguraban de proteger los intereses de Kartel y de cumplir sus órdenes en todo momento.

El artículo [en] también explora los matices “dramáticos” del juicio de Kartel, los que, según ella, estuvieron llenos de “giros y vueltas que mantuvieron a la nación en suspenso hasta el final”:

As the Prosecution laid it out, Lizard [the victim, whose real name is Clive Williams] ran afoul of the popular deejay because he and Chow, another member of the entourage, were given two of Kartel’s (illegal) guns, then failed to produce them when asked for their return. After several futile attempts to get the guns back, Lizard and Chow were summoned to Kartel’s house where there was a confrontation between them and Kartel’s cronies. Chow managed to get away, later becoming the Prosecution’s star witness, but Lizard was bludgeoned to death.

Como la Fiscalía lo expuso, Lizard [la víctima cuyo verdadero nombre es Clive Williams] se enfrentó con el popular DJ porque él y Chow, otro miembro del grupo, recibieron dos de las armas (ilegales) de Kartel y no las entregaron cuando les pidió que las devolvieran. Luego de varias tentativas infructuosas para recuperar las armas, Lizard y Chow fueron convocados a la casa de Kartel donde hubo un enfrentamiento entre ellos y compinches de Kartel. Chow logró escapar, después se convirtió en testigo estrella de la Fiscalía pero Lizard fue apaleado hasta la muerte.

Aunque aún no se ha encontrado el cuerpo de Williams, Vybz Kartel ha estado en custodia policial desde setiembre de 2011 y nunca se le dió libertad bajo fianza con el argumento de que podría intentar escapar del país. El artículo continúa:

Rumours were rife that the reason for this unprecedented incarceration was that the police had incontrovertible evidence, including video footage taken from the deejay’s phone, that incriminated Adidja Palmer and his co-accused.

The swirling rumours proved to be true. The trial was prosecuted largely on circumstantial evidence— involving sensational Blackberry messages, video footage and voice notes downloaded from the deejay’s cellphone in which Kartel’s voice could be heard making threats about what he would do if the guns, coded as ‘shoes’ weren’t returned.

Los rumores abundaban sosteniendo que la razón de esta encarcelación sin precedentes fue que la policía tenía pruebas irrefutables, incluyendo imágenes de video tomadas desde el teléfono del DJ, que incriminan a Adidja Palmer y su coacusado. 

Los rumores resultaron ser ciertos. El juicio fue procesado en gran medida sobre la base de evidencia circunstancial—que implica notorios mensajes en el Blackberry, secuencias de videos y notas de voz descargadas desde el teléfono celular del DJ [en] donde la voz de Kartel podía ser oída amenazando sobre lo que él haría si las armas de fuego, codificadas como ‘zapatos’ no eran devueltas.

 Active Voice pasó a explicar el enfoque [en] del equipo de defensa de Kartel:

The Defence…did not dispute that the voice heard in the notes was Kartel’s. Instead their strategy was to prove that the cellphones in question had not been properly secured by the police, who were careless about maintaining the chain of custody, making it possible for the notes to have been tampered with or manipulated.

La Defensa…no negó que la voz oída en la nota era de Kartel. En cambio su estrategia era demostrar que los teléfonos móviles no habían sido protegidos de manera adecuada por la policía, que hubo un descuido en la preservación de la cadena de custodia por lo que es posible que las notas hayan sido manipuladas o alteradas.

La bloguera Annie Paul revisó cómo terminó el juicio, con un miembro del jurado acusado de intento de soborno de otro jurado, una situación que expuso peligrosamente al proceso judicial a ser declarado nulo. En cambio el jurado entregó un veredicto de culpabilidad de 10 a uno. Paul también ofrece información sobre “la doctrina legal a ser utilizada para decidir la culpabilidad de Vybz Kartel — la del propósito criminal común”

There was no direct evidence to prove that the deejay himself had participated in the murder. As Judge Campbell explained ‘…The scope was to kill Clive Lloyd Williams for the loss of a firearm. The law of Common Design is – as long as you participate knowing that was the ultimate end it doesn’t matter that you didn’t pull the trigger; it doesn’t matter that you didn’t wield the knife; it doesn’t matter that you didn’t administer the poison. Common Design can encompass a person at a gate as look out man for the police. As long as he’s there to look out, he can be charged for murder.’

No hubo evidencia directa que el DJ participara personalmente en el asesinato. Como explicó el juez Campbell ‘… El fin era matar a Clive Lloyd Williams por la pérdida de un arma de fuego. La regla del propósito criminal común significa que – siempre y cuando usted participe en el crimen sabiendo que ese era el fin último no importa que usted no apriete el gatillo; no importa que usted no empuñe el cuchillo; no importa que usted no administre el veneno. El propósito criminal común puede llevar a que una persona en una puerta pueda ser considerada por la policía como un cómplice. Mientras él está ahí para vigilar lo que sucede puede ser acusado por asesinato.

El artículo señaló que la respuesta de alta seguridad de las autoridades en torno al caso era indicativo de su importancia, pero en una yuxtaposición interesante, el apoyo local – tanto de colegas músicos y fans – disminuyó cuando la realidad se hizo evidente:

During the final days of the trial American rapper Busta Rhymes attended court in a show of support for Vybz Kartel. Notably absent was anyone from the local music fraternity among whose ranks there did not appear to be much sympathy for the embattled DJ or sorrow over his fate. Although a large crowd had appeared outside the courtroom shouting ‘No Teacha, No school’ on the day of the verdict (a reference to Kartel ‘s nickname–‘The Teacher’) …on sentencing day there was only a modest crowd in attendance outside. The elaborate preparations made by the Police seemed like overkill.

Durante los últimos días del juicio el rapero norteamericano Busta Rhymes asistió a la Corte como muestra de apoyo a Vybz Kartel. Fue notable la ausencia de los músicos de la fraternidad local entre cuyas filas no parece haber mucha simpatía por el asediado DJ o tristeza sobre su destino. En el día del veredicto una gran multitud apareció fuera de la sala gritando ‘No Teacha, No school’ (en referencia al apodo de Kartel– ‘El profesor’) … el día de la sentencia hubo solo un modesto grupo afuera esperando la sentencia. Los elaborados preparativos de la policía parecían exagerados.

 ¿Era Vybz Kartel DJ o Don? El artículo intentó responder a esa pregunta candente [en]:

Opinions about Vybz Kartel vary depending on the demographic of the person you’re speaking to. Nicknamed World Boss and Addi the Teacher or ‘Teacha’ by his adoring fans his phenomenal popularity made him the envy of politicians though he didn’t kowtow to their demands. On the other hand Kartel was known to hobnob with top dons or gang leaders like…Christopher ‘Dudus’ Coke whose sensational arrest and extradition to the United States occupied international news for weeks in 2010. [Read more about Global Voices’ coverage of that story, here.]

According to ethnomusicologist Dennis Howard the nexus between political dons and musicians in Jamaica goes back to the very roots of Reggae and Dancehall. It was a symbiotic relationship, the musician needed the support of the don who often demanded a ‘big up’ while the don fed off the popularity of the singer. The globally celebrated singer Bob Marley himself was friends with a number of dons/gang leaders across the political divide so Kartel’s association with gang leaders and the underworld was by no means unprecedented. The problem was that with Kartel there no longer appeared to be a distinction between the two.

Las opiniones sobre Vybz Kartel varían dependiendo de las características demográficas de la persona consultada. Apodado World Boss y Addi the Teacher o ‘Teacha’ por sus adorados seguidores, su enorme popularidad lo ha convertido en la envidia de políticos aunque no se inclinó a sus demandas. Por otro lado Kartel era conocido por codearse con los mejores dones o líderes como…Christopher ‘Dudus’ Coke cuyo arresto y extradición a los EE. UU. ocupó, en el 2010, las noticias internacionales durante semanas en EE. UU. [Leer más aquí [en] sobre la cobertura de la historia en Global Voices.]

Según el etnomusicólogo Dennis Howard el nexo entre los dones políticos y los músicos en Jamaica se reporta a las raíces del Reggae y del Dancehall. Fue una relación simbiótica, el músico necesitaba el apoyo del don quien con frecuencia pedía un ‘big up’ mientras el don se alimentaba de la popularidad del cantante. El ampliamente celebrado cantante Bob Marley fue amigo de un cierto número de dones/líderes de pandillas de diversos sectores políticos, así la asociación de Kartel con los líderes de pandillas y el inframundo de ninguna manera era algo sin precedentes. El problema era que con Kartel ya no parecía haber una distinción entre los dos.

Paul reelabora la infame pelea [en] entre los partidarios del equipo de Kartel, los “Gaza” y los “Gully”, partidarios de su rival, DJ Movado, explicando que mientras este último pareció reformarse, Kartel “le dió la espalda a la policía y a la sociedad de Jamaica mientras uíaseg negociando su notoriedad cuidadosamente cultivada y transformándola en ganancias”:

He now diversified into other products such as a line of clothing, bleaching soap and his own rum. Perhaps the last straw for the police was the much hyped launch of Kartel’s own show, Teacha’s Pet, ‘a reality TV dating show surrounding the love life and career of the Artiste Vybz Kartel.’ Within a few weeks of the airing of the show Kartel was arrested and the show discontinued.

Ahora se diversificó en otros productos tales como una línea de ropa, jabón blanqueador y su propio ron. Tal vez la última gota para la policía fue el muy publicitado lanzamiento del show de Kartel, Teacha’s Pet, un reality show televisivo de citas dedicado a la vida amorosa y carrera del artista Vybz Kartel. ‘Pocas semanas después de la salida al aire del show Kartel fue arrestado y el show discontinuado.

Luego vino una de las preguntas [en] que se ha debatido acaloradamente en la blogósfera; el artículo ofrece una perspectiva interesante:

Why were the Jamaican police so single-minded in their determination to put Vybz Kartel behind bars? Stories abound. The Minister of Justice…had been touring Montego Bay, center of the vicious Lotto Scam conglomerate, which preys on elderly American citizens, scamming them out of thousands of dollars of their savings each year. The Minister was under pressure from the Americans to smash the criminal enterprise [but] was told by residents that he should go easy on the scammers because what they were doing was, after all, merely a form of reparation – collecting monies due the citizens of Jamaica for the years of free labour provided during the era of plantation slavery.

When the astonished Minister enquired further into the source of such unorthodox views he was referred to a song by Kartel called ‘Reparation’ with the catchy refrain ‘Dem call it scam, 
Mi call it reparation’.

Although Kartel’s lyrics were never explicitly used against him in the trial, they would have been on virtually constant rotation in the minds of the Judge, Jury and Prosecution. In addition to the song about Reparations there were any number of gangster lyrics issuing from the prolific hit machine known as Vybz Kartel.

¿Porqué la policía jamaiquina estaba tan firmemente determinada a poner tras las rejas a Vybz Kartel? Las historias abundan. El Ministro de Justicia…había estado de gira en Montego Bay, centro del vicioso conglomerado Lotto Scam que despoja a los ciudadanos de EE.UU. de edad avanzada estafándolos en miles de dólares de sus ahorros cada año. El ministro estaba bajo presión de los estadounidenses para aplastar a la empresa criminal [pero] los residentes le dijeron que no fuera tan severo con los estafadores porque lo que estaban haciendo era, después de todo, una simple forma de reparación – recogiendo el dinero adeudado a los ciudadanos de Jamaica por los años de trabajo gratis durante la era de esclavitud en las plantaciones.

Cuando el Ministro preguntó asombrado sobre la fuente de tales opiniones poco ortodoxas lo refirieron a una canción de Kartel llamada ‘Reparation’ con el pegadizo estribillo ‘Dem call it scam, 
Mi call it reparation’.

Aunque las letras de Kartel nunca fueron usadas explícitamente contra él en el juicio, pueden haber estado dando vueltas en la mente del juez, jurado y de la fiscalía. Además de la canción sobre Reparaciones había una gran cantidad de letras sobre gángsters nacidas de la prolífica máquina de éxitos conocida como Vybz Kartel.

Paul sugiere que la apariencia del ejecutante – y el notorio blanqueamiento de piel – pudieron haber molestado a algunas personas:

Perhaps the thing that most cemented Kartel’s image as a demonic creature who had to be contained for the safety of the public was his unconventional appearance, aided by the increasingly visible tattoos embellishing his bleached skin. This more than anything literally marked Kartel as a devil-worshipper in the eyes of fundamentalist Christian Jamaica.

In interviews Kartel would often refer to himself in the third person, drawing a distinction between himself, Adidja Palmer, the responsible father and citizen and his more reckless deejay persona, Vybz Kartel.

Quizás lo que más consolidó la imagen de Kartel como una criatura demoníaca que debe ser detenida para la seguridad del público ha sido su apariencia no convencional, ayudada por los cada vez más visibles tatuajes que embellecen su piel blanqueada. Esto, más que nada, marcan a Kartel como adorador del diablo a los ojos de una Jamaica cristiana fundamentalista.

En las entrevistas Kartel solía referirse a sí mismo en tercera persona, estableciendo una distinción entre Adidja Palmer el padre responsable y ciudadano y su personaje más imprudente, DJ Vybz Kartel.

Ella también se refiere al reciente libro de Kartel [en], titulado “The Voice of the Jamaican Ghetto” [en] (La voz del gueto jamaiquino):

Some think the book was published because Palmer knew he had to lay the groundwork to shift public perception of himself as a common criminal. That may be so but in the process he managed to harness a cynicism about the system — coded as Babylon in Jamaican parlance — that has great currency. Though his music is viewed as having no explicit political message his concept of ‘Gaza’ has the resonance that rival DJ Mavado’s ‘Gully’ never had though both are metaphors for the underclass that spawned both musicians.

Perhaps the best way to understand Gaza is to see it as a new identity – underpinned by a Ghetto pride ideology. Although Kartel intended Gaza as a response to the lopsided landscape of opportunity in Jamaica that renders the poor socially invisible, the concept rapidly grew legs and migrated all over the world, an indication both of his talent and the globalization of inequality that disproportionately affects ghetto-dwellers worldwide.

Algunos piensan que el libro fue publicado porque Palmer sabía que tenía que sentar las bases para cambiar la percepción pública de él como un delincuente común. Puede que sea así pero en el proceso se las arregló para aprovechar el cinismo sobre el sistema — codificado como Babylon en la jerga jamaiquina — que tiene gran aceptación. Aunque su música es vista como carente de un mensaje político explícito, su concepto de ‘Gaza’ tiene la resonancia que el ‘Gully’, de su rival DJ Mavado nunca tuvo, aunque ambas son metáforas de la clase baja que vió crecer a ambos músicos.

Tal vez la mejor manera de comprender Gaza es verla como una nueva identidad – sustentada por una ideología de orgullo del Ghetto. Aunque Kartel concibió Gaza como una respuesta al paisaje desigual de oportunidades en Jamaica que hace a los pobres socialmente invisibles, el concepto creció rápidamente y migró por el mundo, una indicación tanto de su talento cuanto de la globalización de la desigualdad que afecta desproporcionadamente a los habitantes de guetos en todo el mundo.

Otra observación hecha por Paul [en] – que muchos internautas expresaron a través de los medios sociales – es la percepción generalizada de la existencia de un doble estándar de justicia para las clases sociales en Jamaica. Ella se refirió al reciente indulto del político Kern Spenser que había sido procesado por cargos de corrupción y sugirió que el desequilibrio continuado podría eventualmente conducir a disturbios públicos:

The Director of Public Prosecutions herself expressed shock at the verdict saying that the evidence against him had been overwhelming. But for most people the Kern Spencer verdict was par for the course. You can count on the fingers of one hand the number of politicians, police and big businessmen who have ever been convicted of any crime in Jamaica.

Jamaican Police and the country’s legal system now have to prove to cynical Jamaicans that they not only have the will and drive to successfully bring rogue DJs to book but also the numerous rogue policemen, politicians and businessmen still at large. If not, as Kartel’s song ’Sup’m a go happen’ warns Jamaica could be on the brink, like Egypt, like Tunisia before it, of ‘something happening’.

El Director del Ministerio público expresó sorpresa por el veredicto diciendo que la evidencia contra él había sido abrumadora. Pero para la mayoría el veredicto de Kern Spencer era lo normal. Usted puede contar con los dedos de una mano el número de políticos, policías y grandes empresarios que alguna vez han sido condenados por algún delito en Jamaica.

La policía jamaiquina y el sistema legal del país ahora tienen que demostrar a los jamaiquinos cínicos que ellos no solo tienen la voluntad e impulso para atrapar al DJ criminal sino también a los policías, políticos y empresarios delincuentes que siguen prófugos. Si no, como la canción de Kartel ’Sup’m a go happen’ advierte, Jamaica podría estar al borde, como Egipto, como Túnez antes, de que ‘algo suceda’.

¿Significa esto que Vybz Kartel se ha quedado sin opciones? Aparentemente no. Su equipo legal ya está preparado para apelar tanto el veredicto como la sentencia:

For them what was unique about this trial was the unprecedented use of digital evidence by the Prosecution. The irony of course is that had Kartel simply used a code to lock his phone the Police could never have got into it to find the incriminating evidence they did. The deejay’s lead attorney Tom Tavares-Finson told me days before the sentencing that he expected Kartel to be sentenced to 35 years. Tavares-Finson is hopeful that since he has been requesting and receiving transcripts of the court’s proceedings on a daily basis, he has about 80% of what will be needed to mount the appeal in hand already. He thinks Adidja Palmer stands a good chance of having the guilty verdict overturned by the higher court and his client is of the same mind.

Para ellos lo que fue único en este juicio fue el uso sin precedentes de pruebas digitales por la Fiscalía. La ironía, por supuesto, es que si Kartel simplemente hubiera usado un código para bloquear su teléfono, la policía no hubiera logrado entrar en él para encontrar las evidencias que permitieron incriminarlo. El principal abogado del DJ, Tom Tavares-Finson, me dijo pocos días antes de la sentencia que esperaba que Kartel fuera condenado a 35 años. Tavares-Finson conserva la esperanza ya que ha estado solicitando y recibiendo las transcripciones de los procedimientos de la corte cada día y tiene en sus manos cerca del 80% de lo que necesitará para preparar la apelación. Piensa que Adidja Palmer tiene una buena oportunidad de lograr que el veredicto de culpabilidad sea revocado por el Tribunal superior  y su cliente es de la misma opinión.

Su cuenta de Twitter se hizo eco de esa confianza con este tuit:

GazaArmy. we nuh deh pon nuh mourning ting .Addi dice “La justicia prevalecerá cualquiera sea el tiempo que tome, como dijo Haile Selassie.” así seguimos adelante

El resto del “libreto jamaiquino” queda por escribirse.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.