¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“Apagón” de los medios birmanos en protesta contra el acoso a la prensa

Myanmar journalists joined a protest in Yangon over the jailing of a fellow journalist. Photo by Manaw Htun, Copyright @Demotix (1/7/2014)

Los periodistas de Myanmar protestaron en Yangon por el encarcelamiento de un compañero de profesión. Foto de Manaw Htun, Copyright @Demotix (1/7/2014)

El pasado 11 de abril, varios periódicos de Myanmar dejaron sus portadas en blanco en muestra de protesta [en] contra los encarcelamientos de periodistas por parte del gobierno nacional.

La Organización de Periodistas de Myanmar informó que había cinco periodistas detenidos en Myanmar, a pesar del compromiso del gobierno de aumentar la libertad de los medios de comunicación del país.

La protesta se organizó [en] justo después que un tribunal local sentenciara a un reportero del Democratic Voice of Burma (DVB), una publicación online independiente, a un año de prisión por entrar sin autorización a un edificio gubernamental e interrumpir el trabajo de un funcionario. El caso implica a Zaw Pe, un reportero que cubría un programa de becas financiadas por Japón en 2012. Se le acusaba de entrar sin autorización tras haber intentado visitar y grabar en una oficina del Departamento Nacional de Educación en el centro de Myanmar en horario laboral.

En una entrevista a Irawaddy.com [en], el director de DVB Toe Zaw Latt afirmó que la sentencia era “indignante”:

Estaba grabando en horario laboral. Es indignante que se le sentencie por entrar sin autorización… Tenemos que reflexionar sobre el grado de libertad de prensa del país.

Si los periodistas tienen que enfrentarse a una demanda por cubrir una noticia en horario laboral, se pone en entredicho la libertad de prensa. Nos preocupa que estas medidas sean un indicio de nuevas restricciones a la libertad de prensa, como sucedía en el pasado.

Phoe Thauk Kyar, editor jefe del diario New Golden Land, afirmó [en] que los funcionarios no tienen que considerar las entrevistas para los medios de comunicación como algo perturbador o ilegal:

Es totalmente injusto. Hacer una pregunta no supone una molestia para los funcionarios. Esto es una muestra de que el gobierno quiere oprimir a la prensa.

A Ye Myint Pe, editor jefe del diario Standard Time, le preocupa que esta resolución “injusta” [en] suponga un mal predecente para los que trabajan en los medios de comunicación:

Este [arresto] injusto [supone] un mal predecente para los medios de comunicación. Los que trabajan en la prensa tienen que estar preparados. El orden de la ley se transforma en desorden. La supresión y la injusticia siguen al orden del día. Los que están abajo son los que más lo sufren.

El diputado Thein Nyunt se lamentaba de que este hecho pudiera afectar a la imagen [en] de los trabajadores de prensa:

Solo se debería sentenciar a estos reporteros tras consultar al Consejo de Prensa en un momento en el que se están planteando nuevos decretos en relación con los medios de comunicación. Me gustaría añadir que este tipo de cosas pueden distorsionar la imagen de los medios de comunicación y sus trabajadores en un momento en el que el cuarto poder está teniendo un papel importante para la transición democrática.

La ley a la que se refería fue aprobada hace poco por el gobierno como parte de la transición democrática de Myanmar. Pero para The Irrawaddy, el encarcelamiento de reporteros con cargos falsos solo puede significar que el país ha vuelto [en] a la “época oscura de la libertad de prensa”.

La promesa del presidente Thein Sein de eliminar la censura y apoyar la libertad de prensa parece haberse quedado en papel mojado. Las reformas en Birmania se han parado, por no decir que se ha dado un paso atrás. Pedimos que el gobierno libere inmediatamente a los reporteros detenidos.

Antes de Zaw Pe, el reportero de Eleven Media Ma Khine fue condenado a tres meses de prisión el pasado diciembre por entrar sin autorización y utilizar lenguaje abusivo en relación con un reportaje de investigación sobre la corrupción judicial. Mientras tanto, el director y cuatro reporteros del semanario Unity Journal siguen en prisión y se les ha negado la libertad bajo fianza tras haber sido acusados de infringir la Ley de Secretos Oficiales (una ley de la época colonial) durante la investigación de denuncias sobre la fabricación clandestina de armas químicas por parte de la fuerza militar.

Benjamin Ismaïl, el director de la agencia de Reporteros sin Fronteras Asia-Pacífico, se unió a los medios de comunicación birmanos para pedir la liberación [en] de los reporteros detenidos:

Es inaceptable que los funcionarios obstruyan el trabajo de un periodista y a este se le condene a prisión por ser una supuesta perturbación. Pedimos a las autoridades locales que liberen a Zaw Pahy y que el gobierno asegure el respeto a la libertad de prensa en todo el país, sin diferencias entre Rangoon y el resto del país.

Shawn Crispin del Comité para Proteger a los Periodistas advirtió [en] al gobierno de Myanmar que la buena voluntad que mostró con las reformas democráticas que ha implementado desde 2011 se está viendo deteriorada:

La sentencia de hoy contra el periodista Zaw Pe es la última muestra de que se están dando rápidos pasos hacia atrás en lo que parecía una reforma democrática prometedora en Birmania.

La sentencia contra Zaw Pe es una muestra de la dura resistencia de los funcionarios a respetar los derechos de los trabajadores de los medios de comunicación. En un foro público celebrado hace poco, el vice Ministro de Información y portavoz presidencial, U Ye Htut arremetió [en] contra los periodistas de Associated Press por el reportaje que hicieron sobre las tensiones en el estado de Rakhine. AP había informado que numerosos musulmanes habían sido asesinados debido a actos violentos.

El problema de Associated Press es que estaban… informando sin cerciorarse con el gobierno de lo que estaban diciendo… Así que incluso si consultamos el código de conducta de AP, vemos que hay normas muy estrictas sobre el uso de estos tipos de acontecimientos que no han sido ratificados. Están faltando a sus propios principios sobre el uso de fuentes para sus noticias.

Desde el incidente, se ha limitado el tiempo de validez de los visados para los trabajadores de medios de comunicación extranjeros.

En un editorial, Eleven Media resumió la situación [en] de la libertad de prensa en Myanmar:

En la actualidad, los periodistas birmanos tiene que censurarse a sí mismos aunque ya no tengan que mandar sus trabajos a agentes de censura antes de ser publicados. Un reportero puede ir a la cárcel por la información que publica. Hay muchas leyes que las autoridades puede utilizar para controlar la libertad de expresión. Está, por ejemplo, la ley de Secretos Oficiales de Birmania y otras que pueden mandar a los periodistas a prisión por crímenes como difamación, entrada no autorizada, uso de lenguaje ofensivo y molestias a funcionarios. Pero apenas hay leyes que protejan la libertad de expresión de los periodistas.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.