- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Publicación de Facebook provoca problemas legales a organización de caridad rusa

Categorías: Europa Central y del Este, Rusia, Activismo digital, Derecho, Derechos humanos, Humor, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política, Protesta, Salud, RuNet Echo
Judge Putin. Images remixed by Andrey Tselikov.

Juez Putin. Fotomontaje de Andrey Tselikov.

Una publicación en Facebook que provocó que fuera despedido un periodista ruso el mes pasado todavía está causando problemas en RuNet. Previamente, RuNet Echo informó [1] que Alexander Erenko de la ciudad de Perm fue echado después de haber republicado una actualización de un estado irónica en la que pedía a Putin que invadiese su ciudad tal como había hecho con Crimea para mejorar las condiciones de vida. Irónicamente, en ese mmomento, Roman Romanenko, el autor de la publicación original [2] [ru], no fue perjudicado. Aunque eso cambió pronto.

Dos semanas después, el 17 de marzo de 2014, Romanenko informó  [3][ru] que nada menos que el gobernador de Vologodsk (su ciudad natal) había presentado una queja contra él con el apoyo de la fiscalía local como consecuencia de la jocosa publicación. Romanenko también informó que, debido a esa queja, había tenido que enfrentarse a un interrogatorio por parte de un investigador de la fiscalía, que le preguntó si había demostrado que las condiciones de vida en la región eran tan deplorables como sugería su publicación:

Вопросы были такого плана: есть ли у вас факты и документы, свидетельствующие о развале сельского хозяйства? Ответы были такого рода – отъедьте на десять километров от Вологды и сами посмотрите.

Las preguntas eran de este tipo: ¿tiene pruebas que demuestren que la agricultura local se está viniendo abajo? Las respuestas fueron de este tipo: dese una vuelta por unos diez kilómetros a la redonda de Vologda y véalo usted mismo.

Romanenko pareció tratar con el inconveniente con buen ánimo, aunque comentó que “tener sentido del humor no sería una mala cualidad para un político”. Este tipo de hostigación, continuó, podría dar a la región una reputación de lugar en el que la gente es “perseguida por bromear”.

Parece que Romanenko no prestó mucha atención a esa educada advertencia, puesto que, dos semanas más tarde, el 4 de abril, un centro caritativo local de salud que dirige Romanenko empezó a tener problemas legales, que Romanenko afirma [4] [ru] están políticamente motivados:

Сегодня четыре сотрудника отдела областного УВД из отдела по борьбе с экономическими преступлениями начали оперативно-розыскные действия в отношении благотворительного фонда «Хорошие люди», который я возглавляю. Изъяты и вывезены все бухгалтерские документы. […] в стадию обострения все перешло после моего шуточного обращения к президенту о вводе войск в Вологодскую область.

Hoy cuatro miembros del departamento regional de Asuntos Internos para crímenes económicos han empezado a investigar el centro de caridad “Good People” del que soy el director. Nos han confiscado todos los registros contables. […] todo llegó a su etapa crítica después de mi divertida súplica al presidente de que invadiera la región de Vologodsk.

Después que el periódico Novaya Gazeta cubriera [5] [ru] la historia pocos días después, esta empezó a difundirse por las redes sociales, e incluso por la popular comunidad informativa Lentach [6] [ru] (anteriormente dirigida por Lenta.ru y cedida a los usuarios más adelante cuando el antiguo equipo editorial dejó el periódico), de la red social VKontakte. Novaya Gazeta informó [7] [ru] más tarde que esto provocó un ataque a Lentach por parte de un equipo de bots después que Kuvshinnikov, el gobernador de Vologodsk, abandonase abiertamente la comunidad.

Parece que los problemas de Romanenko podrían estar solo empezando. Yulia Arsenieva, otra persona asociada al centro de caridad “Good People”, escribió [8] [ru] el 9 de abril que los investigadores habían empezando a entrevistarse con los enfermos que habían recibido ayuda del centro en el pasado. Por ahora, según Yulia, los investigadores están citando a personas con enfermedades hematológicas, “aquellos que pueden caminar por sus propios medios”.