- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Un nuevo pueblo para la isla de Yadua

Categorías: Oceanía, Fiyi, Activismo digital, Medio ambiente, Medios ciudadanos

Nota de Rising Voices: Esta es una actualización sobre el proyecto Tukuni Yadua, de la isla de Yadua, en Fiyi, que obtuvo una beca de Rising Voices. Josefa Ravuso es una de las coordinadoras del proyecto.

El propósito general del proyecto de Rising Voices en Yadua es recabar las experiencias y tareas diarias de los habitantes de la isla de Yadua para adaptarse a la conservación de la naturaleza y al cambio climático. En los últimos años, en Yadua se ha producido el mayor proceso de adaptación física que puede experimentar una comunidad: la construcción de un nuevo pueblo en la zona alta, a unos 300 m de la ubicación del antiguo. Este nuevo proyecto se ha hecho necesario debido a la destrucción que produjo el ciclón Evan [1] [en] en 2012, y al ascenso del nivel del mar a causa del cambio climático.

Ubicación del nuevo pueblo de la isla de Yadua. Foto tomada por un joven participante.

Las cámaras de vídeo digitales que se compraron para el proyecto llegaron con retraso, y los participantes no pudieron filmar las reuniones y la construcción física del lugar, pero nos aseguraremos de que las imágenes fijas tomadas por los miembros de la comunidad durante los trabajos se integren en los cortos que se producirán a lo largo de este proyecto.

Apoyo de la comunidad

A lo largo de 2013 y enero de 2014, los habitantes del pueblo estuvieron ocupados en la construcción del pueblo y en atender a los constructores, lo que provocó que se pospusieran los talleres y reuniones planeadas por la gente de fuera, organizaciones ecologistas y agencias ministeriales. A mediados de 2012 se puso en marcha un Proyecto de Adaptación al Cambio Climático que también se suspendió en 2013. El nuevo pueblo fue por fin inaugurado por el primer ministro de las Islas Fiyi el 17 de enero de 2014.

Guardia tradicional, llamados «bati» en la lengua de Fiyi, durante la inauguración. Foto tomada por un joven participante.

No obstante, la organización que patrocinaba la construcción consiguió el acuerdo de los habitantes del pueblo, a quienes visitaron uno a uno durante sus periodos de descanso. Se eligió a tres jóvenes para que manejaran las cámaras, que recibieron dos horas de formación en un solo día a finales del año.

Al acceder al proyecto, los lugareños también aceptaron que se estudiarán y fotografiarán numerosos temas para el proyecto de Rising Voices, entre ellos: