¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Muerte y Twitter: Noticias desde Ucrania

Images remixed by Andrey Tselikov.

Imágenes remezcladas por Andrey Tselikov.

El 11 de mayo de 2014, el día en que la autoproclamada República Nacional de Donetsk celebró un referéndum para decidir su status respecto a Ucrania (un referéndum que casi con seguridad no iba a ser reconocido por el gobierno ucraniano), el periodista ruso Ilya Azar informó en Twitter que miembros de la Guardia Nacional ucraniana habían disparado contra civiles que eran simples espectadores de lo que estaba sucediendo en Krasnoarmeysk. Los tuits incluyeron numerosas fotografías muy gráficas, por lo tanto acceda al sitio bajo su propio riesgo.

Recién delante de mí los de la Guardia Nacional mataron a alguien e hirieron a otro en Krasnoarmeysk.

Este es un hombre muerto en Krasnoarmeysk. Gente desarmada que simplemente estaba cerca del ayuntamiento que fue tomado por la Guardia Nacional.

Otro hombre herido en el pecho. Los de la Guardia se fueron en cuatro automóviles, después de que indiscriminadamente le dispararon a gente desarmada.

!Gobierno Ucraniano! O envía gente a que disparen en Slavyansk, o le quita las armas a la Guardia. ¿Por qué disparar a una multitud desarmada?!

Los tuits de Azar son los más condenatorios, porque provienen de un hombre con una mirada muy compasiva de la causa de Maidan y de un periodista cuya cobertura de lo que sucede en Ucrania llevó a la disolución del equipo editorial de Lenta.ru. A Azar tampoco le gustan demasiado los separatistas de Donetsk  — sus informes irónicos recientemente lo han puesto en aprietos cuando las milicias locales distribuyeron su fotografía llamándolo un “provocador” del que hay que “encargarse.”

Quizás fue una combinación de factores lo que causó que sus tuits se volvieran virales y atrajeran tantas reacciones virulentas de ambos lados del conflicto, tanto que después tuiteó que iba a “dejar de leer las respuestas” a sus tuits. Su colega el periodista Oleg Kashin respondió llamando [ru] a lo que sucedió un caso “notable de periodismo.” Con sólo unos pocos tuits [ru] Azar “causó una explosión en la opinión pública de los dos países.” Este, argumenta [ru] Kashin, es un problema con los medios modernos: “escribir un artículo después de esto es una formalidad inútil y vacía destinada a recibir un pago.” En este mundo de períodos de atención demasiado cortos para matices, quizás Kashin está en lo cierto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.