- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Las fuerzas de seguridad detuvieron al líder de la campaña “SOS Venezuela”

Categorías: Latinoamérica, Venezuela, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Protesta, Voces Amenazadas

La noche del 7 de mayo, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional de Venezuela (SEBIN) detuvo al economista y activista de derechos humanos Rodrigo Diamanti en el aeropuerto internacional de Caracas. Diamanti estuvo detenido durante aproximadamente 48 horas en el cuartel general del SEBIN y luego fue puesto en libertad condicional. Según su abogado [1], Nizar El Fakih, a Diamanti se le ha prohibido salir del país.

Protest in Venezuela. Photo by Gabriel Bastidas (@Gbastidas) via Twitter.

Protesta en Venezuela. Foto por Gabriel Bastidas (@Gbastidas) vía Twitter.

Según el portal de noticias progubernamental “La Iguana” [2], Diamanti está acusado de “vinculación con la obstrucción de vías públicas y tenencia de artefactos explosivos” en la sede de las oficinas de su ONG en Caracas. Diamanti es presidente y fundador de “Un Mundo Sin Mordaza”, la ONG tras la campaña “SOS Venezuela” y “Tu voz es tu poder”. Tan sólo una semana antes, las oficinas de la ONG fueron allanadas por funcionarios encapuchados del SEBIN [3].

Este episodio, por desgracia típico del actual ambiente de represión y censura en Venezuela, representa simplemente otro capítulo de la crisis social que se inició con la muerte de Hugo Chávez el año pasado y que alcanzó su punto máximo en febrero, cuando comenzaron las protestas, ahora ya en su tercer mes [4]. El pasado jueves por la mañana, la Guardia Nacional disolvió dos campamentos en Caracas, donde los estudiantes habían estado protestando durante varias semanas, y arrestó a 243 personas. Aunque algunos han sido puestos en libertad condicional y otros han sido encarcelados e imputados, la mayoría permanecen detenidos y a la espera de ser imputados. Mientras tanto, líderes políticos de la oposición y empresarios continúan reuniéndose con funcionarios gubernamentales en la llamada “mesa de negociación”, cuyo progreso ha sido escaso o nulo hasta el momento.