¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El premier de las Bermudas dimitió tras el escándalo del “JetGate”

Las Bermudas se encuentran en plena conmoción política: en la noche del 19 de mayo de 2014, el premier Craig Cannonier [en] anunció su dimisión, probablemente por la presión en torno al escándalo Jetgate, que ha manchado la reputación del partido que gobierna el país, la One Bermuda Alliance [en].

El gobierno de coalición resultó del pacto de 2011 entre el United Bermuda Party [en] y otro partido de la oposición, la Bermuda Democratic Alliance [en]. Obtuvieron una mayoría decisiva en las elecciones generales de 2012 [en], con un programa electoral en el que se prometía transparencia y gobernabilidad.

Craig Cannonier, then-Premier of Bermuda at the UK and Overseas Territories Joint Ministerial Council meeting in London, November 2013. Photo by Foreign and Commonwealth Office, used under a CC license.

Craig Cannonier, por aquel entonces premier de las Bermudas, en la reunión del Consejo Ministerial del Reino Unido y los Territorios de Ultramar celebrado en Londres en 2013. Foto tomada de Foreign and Commonwealth Office, utilizada con licencia CC.

Después, llegó el Jetgate [en], un escándalo que inicialmente surgió del uso del avión privado de Nathan Landow para llevar al premier y a algunos miembros de su plantilla a reuniones con el promotor inmobiliario y financiero estadounidense del Partido Demócrata en 2013. Con la confirmación [en] de Landow de su participación en la donación de 300.000 dólares estadounidenses para financiar la campaña electoral de 2012 de la One Bermuda Alliance (OBA), la opinión pública empezó a mostrar una fuerte oposición a Cannonier [en] y su partido. Aunque Landow insiste en que no se le prometió ningún tipo de favor a cambio de su contribución en la campaña, es de sobra conocido el interés del empresario en llevar casinos a la isla. En la actualidad, las apuestas en las Bermudas son ilegales [en], pero se han celebrado varios referéndums para reconsiderar el asunto. A finales de 2013, Cannonier anunció [en] que se adoptaría una decisión a partir de una votación en el Parlamento, una iniciativa que oscureció todavía más la polémica.

BeachLime Bermuda [en] previó más turbulencias políticas:

After two meetings on Saturday and Sunday among the OBA MPs, it looked like things may have simmered politically for the time being.

But nope, instead we have the Premier of Bermuda resigning tonight, lending another chapter to the so-called ‘Jetgate’ event that's clouded Bermuda to some degree over recent months.

The storm isn't over by any means, however.

Tras las dos reuniones del sábado y del domingo de los diputados del OBA, parecía que los asuntos en política habrían podido estallar.

Pero no, en lugar de eso, nos encontramos con que el premier de las Bermudas ha dimitido [en] esta noche, aportando un nuevo capítulo al que se ha dado en denominar escándalo “Jetgate” que, en cierto grado, ha oscurecido el ambiente en las Bermudas en los últimos meses.

Ahora bien, la tormenta todavía no ha terminado.

El blog Bajan Reporter [en] se interesó notablemente por el asunto e inició su entrada citando unas declaraciones de Cannonier:

‘Nothing illegal was done, but I accept there was a failure over time to be completely transparent. This is a fundamental component of good governance and a core principle upon which the One Bermuda Alliance was founded.’

No se ha cometido ninguna ilegalidad, aunque admito que no ha habido una transparencia total. Esta es una parte fundamental de la gobernabilidad y un principio central sobre el que se funda la One Bermuda Alliance.

Aquí [en] puede leerse el discurso de dimisión completo.

El 20 de mayo de 2014, se tomó juramento [en] a un nuevo premier que tendrá las riendas del gobierno de forma temporal:

Governor George Fergusson said: ‘The Premier, the Hon. L. Craig Cannonier, JP, MP, called on me this evening and tendered his resignation as Premier, which I have accepted. I have asked the Deputy Premier, the Hon. Michael H. Dunkley, JP, MP, to carry out the role of Acting Premier on an interim basis.’

El gobernador George Fergusson dijo: “El premier, el Honorable L. Craig Cannonier, juez de paz y diputado, me llamó por la tarde y me informó de su dimisión como premier y la he aceptado. Le he pedido al vice-premier, el Honorable Michael H. Dunkley, juez de paz y diputado, que tome el puesto de premier en funciones de forma temporal.

Bajan Reporter [en] tuvo la prudencia de señalar que la contribución de Landow a la campaña “no se dirigió directamente a la campaña de la OBA (One Bermuda Alliance)”:

It was wired to a group called the Bermuda Political Action Club. It’s unclear who is behind that organization or how the money was spent.

Se dirigió a una asociación llamada Bermuda Political Action Club. No está claro quién está detrás de la organización ni cómo se envió el dinero.

En la publicación se añadía:

Last Monday, OBA Chairman Thad Hollis announced his party never received any political contributions from Mr Landow. He said the party would launch an internal investigation into the matter.

El pasado lunes, el líder de la OBA, Thad Hollis, anunció que el partido nunca había recibido contribuciones políticas de Landow. Afirmó que el partido iniciaría una investigación interna sobre el asunto.

Posteriormente, se reveló [en] que el Bermuda Political Action Club tenía una cuenta en el Butterfield Bank [en] con dos signatarios: según consta, uno de ellos era un asesor de campaña del partido en el gobierno y el otro un socio de Cannonier.

La reacción en las redes sociales era de esperar. Algunos usuarios pedían al país que siguiera adelante y otros veían el asunto simplemente como otra maniobra política.

¡¡Tenemos que seguir adelante juntos!!

No obstante, un usuario de Twitter tenía claro que los ciudadanos de las Bermudas se estaban llevando la peor parte:

Todo el mundo habla sobre un plan secreto, #JetGate, OBA/UBP/PLP y quién es peor, pero nadie se preocupa por los bermudeños de a pie.

Otros buscaban respuestas:

Que haya un nuevo premier no quiere decir que el asunto de #JetGate desaparezca. Todavía quiero saber qué pasó.

Este usuario de Twitter consideraba que los medios de comunicación en las Bermudas eran el lado bueno de las cosas:

Los medios de comunicación en las Bermudas son geniales. @think_hq desarticuló #JetGate. El Facebook de @TheRoyalGazette anunció la dimisión. @BDASun tuiteando respuestas en directo.

Clifton Webb resumió todo el asunto de la siguiente forma:

La moraleja de la historia es… Aunque la verdad no siempre gusta… sigue siendo la verdad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.