¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Solamente en Tailandia: Golpe sin golpe

The Royal Thai Army declares martial law across the crisis-gripped kingdom and tells the nation not to panic as the announcement is meant to restore order. Photo by Vinai Dithajohn, Copyright @Demotix (5/20/2014)

El Real Ejército de Tailandia declara la ley marcial en todo el país afectado por la crisis, pero le dice a la nación que no entre en pánico, pues el anuncio tiene la intención de restaurar el orden. Foto de Vinai Dithajohn, Derechos reservados @Demotix (20 de mayo de 2014)

El Real Ejército de Tailandia ha impuesto la ley marcial en Tailandia en un intento de poner fin a la violencia y el conflicto político que ha afectado a la nación desde el año pasado. Pero los oficiales del ejército insisten en que su intervencipon no es un golpe [en]. Además, están invitando [en] a los líderes de las fuerzas políticas en disputa para conversar [en] y resolver la crisis política.

Ha habido 18 golpes en Tailandia y el último, en 2006, derrocó al primer ministro Thaksin Shinawatra.

La ley marcial se declaró pocas semanas después de que la hermana menor de Thaksin, la primera ministra Yingluck Shinawatra, fuera depuesta del cargo por la Corte Constitucional.

La oposición, que ha estado organizando provocativas protestas callejeras desde noviembre de 2013, ha acusado a la familia de Thaksin de ser culpable de corrupción y abuso de poder. La oposición cree que el proceso electoral está corrupto por la influencia de Thaksin, y exige la designación de un Consejo Popular no electo para implementar reformas políticas. De otro lado, el partido de Thaksin apoya que se lleve a cabo una nueva eleccióin, ya sea en julio o agosto para terminar con el impasse político.

Invocando amenazas a la seguridad nacional, y para evitar más derramammiento de sangre, el ejército decidió intervenir y declaró la ley marcial.

Mantengan la calma. Esto no es un golpe.

El ejército aseguró al público que las operaciones del gobierno seguirán siendo normales [en]. Aseguró que la Constitción y el gobierno civi siguen funcionando. Lo que se ha instalado es el Comando de Paz y Mantenimiento del Orden, cuya principal tarea es asegurar la seguridad de los ciudadanos tailandeses y del estado.

Los analistas extranjeros han descrito la acción militar como un medio golpe y un golpe leve. Pero, ¿es realmente un golpe? Isriya Paireepairit está seguro de que esto es intervención militar [en]:

El ejército insistió en que esto no es un golpe de estado y que el actual gobierno provisional sigue en su lugar.

En la práctica, aunque no es un ‘golpe oficial’, es claramente una ‘intervención militar’. El gobierno provisional de Pheu Thai sigue vigente, pero su poder en asuntos de seguridad ha sido transferido al ejército. Algunos podrán decir que es un ‘golpe fantasma’ o ‘golpe disfrazado’.

‘Esta no es una pipa’ – Michel Foucault sostiene una pipa. ‘Este no es un golpe’ – El ejército tailandés sostiene pistolas.

En una muestra de avance democrático, Myanmar ha dejado de lado la ley marcial mientras que Tailandia acaba de declarar la ley marcial.

Para un grupo de académicos universitarios llamado Nitirat o Juristas Iluminados, la declaración de la ley marcial es innecesaria [en] puesto que el gobierno puede usar medidas de emergencia sin la necesidad de darle amplios poderes al ejército:

Cuando se examinan los hechos de lo que ha ocurrido, las manifestaciones políticas en Bangkok y las áreas circundantes no se extienden a todo el país. La promulgación de la ley marcial para todo el país es, por tanto, un exceso e incompatible con los principios de razón y proporción que exigen que la limitación de derechos y libertades se debe llevar a cabo solamente cuando sea necesario.

La Comisión Asiática de Derechos Humanos recordó al ejército tailandés que no existe nada normal [en] bajo un régimen de ley marcial:

La Comisión Asiática de Derechos Humanos discrepa fuertemente con la idea de que la ley marcial se deba o se pueda normalizar. No hay nada normal acerca de la ley marcial, ni de las condiciones de vida política y legal que genera.

Aunque reconoce que las soluciones ofrecidas por los principales partidos políticos para terminar con la crisis no son efectivas, Atiya Achakulwisut no cree [en] que la ley marcial vaya a funcionar:

A pesar de ser una solución conveniente a corto plazo, la intervención del ejército nunca resolverá los conflictos políticos que nos afectan. Ciertamente, como lo mostró el último golpe, un intervención armada podría solucionar los conflictos brevemente, pero genera los sentimientos más profundos y más divisivos de inhabilitación que se han difundido y enraizado.

Acá estamos, estancados en esta coyuntura donde diferentes grupos de personas quieren ir en direcciones opuestas, debido a esa salida miope del ejército. No hay razón para reptir el mismo error.

Censura de medios

La ley marcial de Tailandia, que data de 1914, da al ejército el poder de control a la prensa. Y esto fue lo que el ejército hizo el 20 de mayo, cuando ordenó a 14 estaciones de televisión y estaciones locales de radio que cerraran o tranmistieran declaraciones del ejército. El ejército dijo [en] que está pidiendo “cooperaciones” [en] para no transmitir asuntos políticos:

Para que el pueblo tenga la información correcta sin sesgos que puedan causar malos entendidos, que pueden ampliar el conflicto, y afectar la labor de conservar la paz de los oficiales.

Khaosod English criticó la toma de poder [en] del ejército de varias salas de prensa:

El ejército ha insistido en que esto no es un golpe. Pero, golpe o no golpe, la ley marcial ya está restringiendo una serie de derechos y libertades garantizadas bajo la Constitución tailandesa.

La ley marcial de Tailandia dice explícitamente que el ejército solamente la puede declarar en tiempo de guerra o insurrección. Nada de esto está sucediendo en Tailandia en este momento.

Los medios tailandeses merecen el derecho de funcionar sin censura ni intimidación. La ley marcial solamente empeora el ya frágil estado de la libertad de medios en Tailandia.

Benjamin Ismaïl, jefe de la oficina de Reporteros sin Fronteras Asia-Pacífico, describió la acción del ejército como ilegal [en]:

La intervención militar en estaciones de televisión se ha llevado a cabo de una manera completamente ilegal… Si el ejército quiere que los medios ofrezcan información al público, solamente debe mandarles sus declaraciones. No necesita tomar las salas de prensa.

Richard Bennett, director de Amnistia Internacional Asia, instó al ejército a respetar la independencia [en] de los medios:

Las acciones militares para imponer fuertes restricciones a los medios independientes son sumamente preocupantes. No se debe usar la Seguridad Nacional como pretexto para silenciar el ejercicio pacífico de la libertad de expresión, e instamos al ejército a dar a los medios en Tailandia el espacio para que realicen su legítimo trabajo.

Hasta los medios sociales están amenazados:

El ejército tailandés ha dado instrucciones adicionales que limitan lo que los medios pueden y no pueden hacer. Ahora, los medios sociales están incluidos también.

Protesta contra la ley marcial

Se organizaron [en] protestas exhortando al ejército a regresar a los cuarteles y revocar [en] la declaración de ley marcial. Mientras tanto, manifestantes con apoyo de la oposición se han comprometido [en] a realizar manifestaciones más grandes en los próximos días para forzar la salida del gobierno civil.

Protesta contra la ley marcial afuera del Centro de Arte y Cutura de Bangkok ahora.

La gente enciende velas en el Centro de Arte de Bangkok y corean: no a la ley marcial. No al golpe. Soldados, regresen a sus cuarteles. Elecciones.

No a la ley marcial. Plantón de protesta contra el uso militar de la ley marcial en Bangkok hoy.

Golpe en tiempos de medios sociales

A Bangkok resident poses for a photograph with Thai soldiers. Photo by Vinai Dithajohn, Copyright @Demotix (5/20/2014)

Habitante de Bangkok posa para una fotografía con soldados tailandeses. Foto de Vinai Dithajohn, Derechos reservados @Demotix (20 de mayo de 2014)

Curiosamente, muchos ciudadanos tailandeses se tomar selfies y fotos con soldados desplegados en Bangkok, la capital del país. Coconuts Bangkok hizo esta observación [en]:

Bangkok se despertó con un tráfico terrible mientras tropas armadas se estacionaban en muchas vías en la ciudad.

A lo largo de las líneas del BTS (tren), Coconuts contó muchos oficiales del ejército haciendo guardia bajo plataformas con vehículos estacionados cerca. Para ser justo, no eran muy amenazadores y muchos bangkokianos se les acercaban para tomarse los obligatorios selfies.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.