- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Escape de Ucrania o el retorno del tomate terrorista

Categorías: Europa Central y del Este, Rusia, Ucrania, Activismo digital, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política, Relaciones internacionales, RuNet Echo
Russian cult classic White Sun of the Desert gets re-imagined with the Red Blitzkrieg. Images remixed by Andrey Tselikov.

El culto al clásico ‘Sol blanco del desierto’ se reedita en la imaginación. Imágenes remezcladas por Andrey Tselikov.

Dos años atrás, casi exactamente este mismo día, escribí [1] acerca de las hazañas del “terrorista de los tomates” Andrei Morozov, más conocido como Murz, un alborotador de RuNet que ganó notoriedad por primera vez en 2005:

Red Blitzkrieg [2]” [ru] era como Morozov llamaba al pequeño grupo de estalinistas-nacionalistas [3] [ru] que había fundado en esa época, pero la frase se refería más visiblemente a su estrategia de lanzar tomates a sus opositores políticos e ideológicos.

En aquella época le había tomado a Morozov dos años meterse en problemas serios –en 2007 disparó un arma de fuego contra la sucursal local de un banco internacional, FSB y poco después terminó en prisión. En un curioso ejemplo de la naturaleza cíclica de la blogósfera y del movimiento de protesta en Rusia, en 2012 Morozov volvió a “lanzar tomates” a la misma gente de siete años antes. Y ahora, en 2014 (nuevamente después de dos años), Murz está de nuevo en problemas y en las noticias, como si estuviéramos frente a un caso de un calendario solar dañado. 

Los primeros detalles aparecieron el 18 de mayo cuando Morozov publicó una breve actualización [4] [ru] en su blog de LiveJournal kenigtiger: “Regresé de Donbass. Estuve allí desde casi el 11 de mayo y ahora de vuelta directo del tren. Un montón de impresiones. No tengo fracturas, ni torceduras graves. Pero sí tengo un hematoma cubriendo la tibia izquierda y sólo puedo usar tres dedos de la mano izquierda”. Morozov brindó más detalles cuando contestó los comentarios a su post y luego escribió una explicación más larga [5] [ru] de lo sucedido. Su relato es increíble pero no más alucinante que la clase de historia que uno esperaría escuchar de este hombre.

Morozov, nacionalista y revolucionario ideológico, se sintió inspirado por los voluntarios rusos que cruzaron la frontera para ayudar a los separatistas en lucha en el este de Ucrania. Además, es probable que también haya encontrado inspiración en el ejemplo representado por el lector militar separatista Igor Strelkov que, igual que Morozov, resultó ser un recreacionista de la historia. Entonces, inspirado, decidió cruzar también la frontera hacia Ucrania llevando su propio equipo, que incluía un chaleco antibalas.

Sin embargo, después de contactarse con los separatistas, Morozov fue arrestado, acusado de espía y torturado –de ahí provienen sus heridas. Permaneció atado en una “postura forzada” colgando de las muñecas durante días. Eventualmente, como estaban convencidos de que era un espía, fue intercambiado por los separatistas a las fuerzas ucranianas, las que luego de un tiempo lo abandonaron en la frontera rusa, donde fue recogido por los guardias fronterizos y trasladado al hospital.

La historia de Morozov no convenció a nadie –un bloguero señaló [6] [ru] que resulta extraño que la primera actividad de una persona con las manos seriamente heridas sea sentarse a escribir un largo post y luego contestar docenas de comentarios. 

Otro bloguero especuló [7] [ru] que Morozov pudo haber sido capturado por alguien que lo conocía por sus comentarios fuertes del blog y en consecuencia estaba feliz de verlo castigado.

Morozov parece no guardar rencor. Al final de la historia escribió lo siguiente:

Я не держу зла на ополченцев, пытавших меня в Антраците. И, если бы, сняв меня с решетки, они дали бы мне оружие, я пошёл бы сражаться вместе с ними за свободу и независимость ДНР. […] Я, как только подлечусь и поправлю финансовое положение, готов […] вступить в ополчение и сражаться за русский народ Донбасса до последней капли крови. И считаю такое отношение к вопросу правильным для сталиниста и русского националиста.

No tengo nada contra los milicianos que me torturaron en Antracite. […] Y si me hubieran dado un arma después de liberarme, hubiera ido con ellos para luchar por la libertad y la independencia de Donetsk . […] Tan pronto como me recupere y mejore mi situación económica, estaré listo […] para unirme a la milicia y luchar por los habitantes rusos de Donbass hasta la última gota de sangre. Creo que esta es la postura correcta para todo estalinista y nacionalista ruso.

Stanislav Yakovlev, exbloguero en Natzbol, actualmente en DemVybor, dijo lo siguiente acerca de la bravuconería de Morozov en una conversación privada:

Ну он не ссыт, это конечно вызывает уважение. Больше сказать даже как-то и нечего. Кроме того, что в некоторых ситуациях одной смелости мало, а инициатива и вовсе наказуема.

Bueno, no tiene miedo y eso hace que lo respete. Realmente no puedo decir nada más. Además, en determinadas situaciones la valentía no es suficiente y la iniciativa puede dar razones para el castigo.