¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

‘Cuando escuché el ruido de las balas, supe que habían venido por mí’

El conocido bloguero paquistaní, usuario influyente de Twitter y presentador de televisión Raza Rumi [en] fue atacado por una ráfaga de tiros el 28 de marzo, de camino a casa en Lahore. Aunque Rumi escapó con una lesión leve, su conductor de 25 años fue asesinado [en]. Su escolta también fue gravemente herido.

Rumi, también colaborador de Global Voices, estaba en el Top de la lista Talibán [en] por su oposición a las conversaciones de paz del gobierno con el grupo paramilitar y sus opiniones moderadas fueron tomadas por anti-islámicas.

Global Voices conversó reciéntemente con Rumi sobre la terrible experiencia y la precaria situación de los periodistas en Pakistán.

Global Voices (GV): ¿Recibió amenazas antes del ataque?

Raza Rumi (RR): Si, he recibido amenazas de dos o tres formas [en]. Recibí muchas amenazas a través de las redes sociales en Facebook y Twitter- ciertas amenazas en Facebook eran muy gráficas. Remarcaban varios textos que decían, “Gente como tú seculares, son anti-Islam y necesitan ser eliminados-tienen que ser asesinados”. Y había varias amenazas de muerte en Twitter incluso el año pasado, y solía informar sobre ellas también. Pero el problema de las redes sociales es que inmediatamente desactivan o eliminan sus cuentas o las cuentas son anónimas.

Raza Rumi

Raza Rumi. Crédito de la imagen de Raza Rumi.

También recibí amenazas indirectas en mi programa de televisión en Capital TV. Hubo personas que llamaron en directo insultando o dando a entender que todo lo que estaba diciendo era ofensivo y equivocado sobre los Talibán y que tendría consecuencias. Entonces entre enero y febrero, el TTP [Tehreek-e-Taliban Pakistan o Movimiento Talibán de Pakistán] emitió una lista de gente que están en su llamado ranking y mi nombre estaba también allí. Intenté preguntar acerca de si estas amenazas eran creíbles y encontré opiniones distintas. Algunos dijeron, “es sólo para asustarte, no te lo tomes en serio”. Y luego, por supuesto, el grupo de medios de comunicación Express al que me uní en enero ya había sufrido algunos ataques. También recibieron faxes y cartas amenazantes en las que también estaba mi nombre.

GV: ¿Informó de estas amenazas a las autoridades? ¿Obtuvo alguna respuesta?

RR: Puedes informar de estas amenazas a las autoridades paquistaníes pero la cuestión es que no ocurre nada. Francamente uno tiene poca fe en la capacidad de nuestras autoridades para hacer algo. Pero les avisé y les hablé de las amenazas que estaba recibiendo – en general pensé “voy a tomarme esto con calma y Dios me salvará”. Pero obviamente estaba equivocado, y finalmente me ocurrió a mi. Cuando escuché el ruido de las balas, supe que habían venido por mí. De repente mi mente recibió la señal e inmediatamente me escondí y me tumbé en el suelo del coche. Las balas cruzaron por encima de mi. El fuego venía por los lados, por detrás y por delante del vehículo, y pude escuchar las balas. Realmente ellos habían hecho su trabajo; afortunadamente yo sobreviví. Mi fe en los milagros se ha reavivado después de este incidente.

GV: ¿Informó a su jefe, del grupo de medios de comunicación Express, sobre las amenazas?

RR: Si, lo hice. Realicé mi primera llamada a mi colega en Express cuando fui atacado. Se lo dije al Director Ejecutivo y ellos vinieron e hicieron todo lo que pudieron. Informé al grupo Express incluso antes sobre estas amenazas y me avisaron de que fuera suave, que no fuera demasiado duro con los extremistas (Talibán). No lo llamaría censura – me aconsejaban cautela y que cambiara el tono. Con toda justicia admitiría que actué en consecuencia.

GV: Interrumpió su programa de televisión tras el ataque. ¿Fue su decisión personal o lo hizo aconsejado por su Jefe?

RR: Inicialmente hice un descanso ya que se estaba volviendo estresante para mi. Estaba traumatizado por el incidente. Había trauma, había paranoia y por encima de todo eso había amenazas. Después del ataque, estuve encerrado en mi casa durante 10 días. La policía me dijo que no me moviera sin seguridad. Tambíén tenía cautela después de la horrible muerte de mi conductor de 25 años y las lesiones a otra persona. No quería que ningun ser humano fuera herido por mi causa. Me di cuenta recientemente que lo estaba haciendo por mí mismo ya que el Estado no estaba haciendo mucho por mi seguridad. Todos los expertos en seguridad fueron unánimes con la opinión de que los atacantes habían fallado su objetivo y que podrían volver a atacar de nuevo. ¿Qué elección tengo? Tuve que salir de Pakistán para recuperar mi cordura – Iba como loco. Ahora estoy lejos y es logísticamente difícil hacer estos programas en el extranjero.

GV: La policia de Punjab arrestó a seis hombres [en] que son miembros de la prohibida organización militante Lashkar-e-Jhangvi [en] (LeJ), en el ataque. ¿Será el gobierno capaz de llevar a los responsables ante la justicia?

RR: Rezo y deseo que el gobierno muestre ese tipo de determinación y capacidad, pero juzgando el historial de nuestro sistema de justicia criminal, no estoy muy esperanzado. La policía ha dicho que esta gente es de un grupo militante prohibido y que esta organización prohida es bien conocida por su capacidad para silenciar el proceso de Justicia en Pakistán. Pero quiero presionar con mucha fuerza para que los asesinos de mi conductor de 25 años, Mustafa, sean juzgados y su familia reciba justicia.

GV: Según un reciente informe [en] de Amnistía Internacional, la situación de los periodistas en Pakistan se ha deteriorado. Un total de 34 periodistas han sido asesinados en respuesta a su trabajo desde que se restauró la democracia en 2008. Desde que Nawaz Sharif se hizo cargo en junio del 2013, al menos ocho periodistas han sido asesinados por ejercer su oficio. ¿Cuál es su opinión sobre esto?

RR: Muestra que los gobiernos civiles no están totalmente a cargo de la política de seguridad del país. Porque la política requiere hacer algo sobre los poderosos actores no estatales. Según la policía, puede que haya sido atacado por uno de esos actores no estatales. En primer lugar, esta situación sólo podría mejorar si el gobierno regional o provincial tuviera una política clara sobre qué hacer con estas organizaciones prohibidas.

En segundo lugar, es el séptimo año que los civiles están a cargo pero no han hecho un esfuerzo para reformar el sistema policial, o el servicio civil o incluso traer de vuelta el sistema de gobierno local. Esto significa esencialmente que ellos han contribuido al estado existente de anarquía e inseguridad. No es sólo para periodistas – la gente corriente es vulnerable. Pero la mayoría de periodistas son vulnerables porque enfrentan dos tipos de amenazas – del estado y del No estado. Desgraciadamente, los dos gobiernos no han hecho mucho por la salvaguarda y seguridad de los periodistas.

El caso de Saleem Shahzad es instructivo [en]. Fue asesinado en 2011. Le recogieron en la capital y después encontraron su cadáver. El entonces Gobierno creó una comisión [en] que tardó una eternidad y al final el informe se publicó y no decía mucho. Es hora que los partidos políticos tomen la iniciativa. Como casi todos los partidos políticos de Pakistán están compartiendo el poder en las provincias, si no hacen lo suficiente por la libertad de los medios, entonces el futuro de nuestra propia democracia es incierto.

GV: ¿Qué papel pueden jugar las empresas de medios para traer la seguridad a los periodistas?

RR: Seguimos culpando a ISI [dirección de inteligencia Inter-Services] y a las autoridades estatales pero la cuestión es – ¿están estas gigantes entidades coorporativas jugando el tipo de rol que deben desempeñar? Éstas no equipan a sus empleados cuando salen a zonas de guerra o para cubrir una escena de explosión. Ni siquiera les dan seguro médico. Y no están unidos para luchar contra el enemigo común. Sus rivalidades personales y corporativas son mayores que la seguridad de los periodistas.

GV: ¿Cual es el futuro del periodismo en Pakistan?

RR: El futuro va a estar lleno de peligro hasta que tengamos las empresas de medios funcionando. El futuro de la seguridad de los periodistas está ligada a la seguridad de los paquistaníes de a pie.

La imagen destacada usada en el post es de la página de Facebook de Raza Rumi [en].Lo muestra en el festival literario de Lahore en febrero del 2014.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.