¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Brasil: Guiada por rumores en Facebook, muchedumbre violenta asesina a mujer

Todos los enlaces dirigen a páginas en portugués, excepto cuando se indica lo contrario.

Fabiane Maria de Jesus, madre de dos niñas, fue víctima de linchamiento a muerte en manos de una banda que actuó guiada por rumores maliciosos en línea. Las investigaciones de los eventos que llevaron a su muerte sugieren que, aunque potentes, la mayoría de los rumores eran falsos.

El sábado 3 de mayo de 2014, Fabiane estaba retornando a su hogar en el barrio de Morrinhos en las afueras de Guaruja, una ciudad de la costa sur de Brasil. El ama de casa de 33 años, madre de dos hijas– una de doce años, la otra casi un bebé — padecía de trastorno bipolar, pero era capaz de manejar la enfermedad con tratamiento médico. Mientras iba de camino de vuelta a su iglesia donde había olvidado su biblia después del servicio matutino, un grupo de aproximadamente cien personas la atacaron. Ataron sus manos con un pedazo de cable, durante las siguientes dos horas fue golpeada y arrastrada por las calles. Fue rescatada por la policía y dos días después del ataque, Fabiane murió

Fabiane Maria de Jesus, a dona de casa assassinada no Guarujá pelo falso boato. Fonte: Wikipédia

Fabiane Maria de Jesus, el ama de casa asesinada en Guarujá, Brasil. Fuente: Wikipedia

Guiando la furia colectiva estaba un rumor acerca de una mujer que presuntamente estaba secuestrando niños en la región para usarlos en rituales de brujería. Alertas acerca de la mujer habían sido publicados en la página de Facebook Guarujá Alerta – un perfil que publica servicios y noticias relacionadas con el sector policial. Unos días antes del ataque, la página, que tiene más de 24,000 seguidores, presentó un retrato policial de la supuesta secuestradora. 

Sin embargo, la misma página de Facebook había también informado que la policía local no tenía registros de niños desaparecidos o que hubieran sido secuestrados. Pero ya era demasiado tarde. El cuento del secuestrador de niños ya estaba circulando en línea y había generado una cacería por toda la ciudad. El retrato policial difundido por el perfil de Facebook había sido elaborado por la policía de Río de Janeiro en 2012, durante la investigación de un caso sobre una mujer que trató de robarle un bebé a su madre. Un mes antes de que Fabiane fuera asesinada, el mismo retrato apareció en Recife, Pernambuco, relacionado con la sospechosa de otro caso de un niño secuestrado. Como el resto de su familia, Fabiane había nacido y vivido toda su vida en Morrinhos. Cualquiera que observe los hechos podría ver que fue sindicada erróneamente. Pero esto no fue suficiente para evitar su muerte, una más de una serie de linchamientos que han tenido lugar en el país desde comienzos de año [es], como lo informó Global Voices.

“No es culpa de nadie! Es culpa de Internet!”

Captura de ecrã de um vídeo que circulou na internet.

Captura de pantalla de uno de los videos que ha circulado en la red.

Con la ayuda de los videos grabados durante el linchamiento la policía ha logrado identificar a seis sospechosos de haber participado en el incidente. Según el diario A Tarde, un grupo de amigos de uno de los sospechosos que se reunieron para manifestarse frente al departamento de policía, gritaban:

Quer prender todo mundo? A culpa é de todo mundo! A culpa é de ninguém! A culpa é da internet!

Do you want to arrest everybody? It’s everybody’s fault! It’s nobody’s fault! It’s the internet’s fault!

¿Quieren arrestar a todos? ¡La culpa es de todos!¡La culpa es de nadie!¡ Es culpa de internet!

En línea, los usuarios criticaron al perfil de Facebook que posteó los informes erróneos. Los usuarios acusaron al administrador de la página “de ser tan culpable como los que la golpearon y asesinaron” y de tener “las manos manchadas de sangre.” La persona responsable de Guaruja Alerta declaró ante la policía y dijo que quedaba a su disposición para cualquier cosa que fuera necesaria para contribuir con las investigaciones, pero también declaró “no tener ninguna responsabilidad” en el episodio. Sin embargo, como lo ha escrito Luiz Francisco Carvalho en un artículo sobre el asesinato de Fabiane:

O caso do Guarujá mostra que a internet potencializa a reação histérica de massas. A repulsa eventual e a punição de um ou outro envolvido não são capazes de conter a epidemia.

Guaruja’s case shows that the internet potentializes the hysterical reaction of the masses. The eventual repulse and punishment of one or other individual involved are not capable of stopping the epidemic. 

El caso de Guarujá muestra que internet potencia la reacción histérica de las masas. El eventual rechazo y castigo del o de los individuos involucrados no es capaz de detener la epidemia. 

El impacto de los medios tradicionales informando sobre tales incidentes ha sido un tema candente de discusión en meses recientes. Como Marcelo Freixo, diputado del estado de Río de Janeiro, escribió en su Facebook:

Maior é a responsabilidade daqueles que usam seus espaços privilegiados de fala, como programas de TV, para incentivar e, em certa medida, legitimar esses atos bárbaros. Foi o que ocorreu quando moradores do Flamengo agrediram e prenderam um adolescente negro a um poste, em fevereiro deste ano.

Greater is the responsibility of those who use their privileged space of speech, as TV shows, to encourage and, in a certain measure, to legitimate these barbarian acts. That is what happened when residents from Flamengo (neighborhood) pummeled and tied an afro-descendant teenager to a pole, in February of this year.

Mayor es la responsabilidad de aquellos que usan sus espacios privilegiados para hablar, como programas de TV, para incentivar y, en cierta medida, legitimar estos actos bárbaros. Fue lo que sucedió cuando residentes del barrio de Flamengo agredieron y ataron a un adolescente afrodescendiente a un poste, en febrero de este año.

En febrero de 2014, Rachel Sheherazade, una presentadora de noticias, recibió una notificación del Ministerio Público, por decir en la televisión nacional que los actos de justicia por mano propia eran “comprensibles” – en referencia al caso de un menor que fue atado a un poste en la calle [es] en Río, en febrero pasado. Para el profesor de Comunicaciones de la Universidad de São Paulo (USP), Eugênio Bucci:

A imprensa é uma instituição que busca não difundir, mas investigar os boatos, a partir de uma postura crítica. A imprensa, sim, pode e deve ser cobrada quando desobedece a esse imperativo. As redes sociais não têm esse compromisso. É claro que o aprendizado social com o uso das novas tecnologias imprimirá às redes uma série de novos cuidados. Elas tenderão a ser passíveis de responsabilizações, e tenderão a ter de observar parâmetros que talvez as aproximem um pouco da ética da imprensa, mas ainda estamos muito longe disso. Ainda vivemos um tempo em que muita gente toma por verdade comprovada qualquer tolice que apareça numa tela eletrônica. Mais ainda: no Brasil, vivemos um tempo em que as pessoas premidas por demandas mais dramáticas estão deixando de acreditar nas instituições, na justiça, no bem comum, no poder público. O ódio e a pressa, juntos, produzem o caos.

The press is an institution that seeks not to publicize, but to investigate the rumors from a critical posture. The press, yes, may and should be charged when disobeys this imperative. The social networks do not have this commitment. It is obvious that the social learning with the usage of new technologies will print into the web a series of cautions. They will have a tendency to be passive of responsibilities, and will tend to have to watch parameters that maybe put them closer to press’ ethics, but we are still far from that. We are still living an age when many people take for granted any non-sense appearing in an electronic screen. More than that: in Brazil, we live in an age when people pressed by the most dramatic demands do no longer trust the institutions, justice, common welfare, the public power. The hate and the hurry, together, can produce chaos. 

La prensa es una institución que busca no difundir sino más bien investigar los rumores desde una posición crítica. La prensa, sí, puede y debe ser condenada cuando desobedece ese imperativo. Las redes sociales, no tienen ese compromiso. Es obvio que el aprendizaje social con el uso de nuevas tecnologías imprimirá a las redes una serie de nuevos cuidados. Tenderán a ser pasibles de responsabilidades y tenderán a tener que observar parámetros que las aproximen más a la ética de la prensa, pero todavía estamos lejos de eso. Todavía estamos viviendo una era donde muchas personas dan por sentado cualquier tontería sin sentido que aparece en una pantalla electrónica. Es más: en Brasil, vivimos en una era en la que las personas presionadas por las más dramáticas necesidades han dejado de confiar en las instituciones, en la justicia, en bienestar social y en el poder público. El odio y la prisa, juntos pueden provocar caos. 

Más allá de la ira

Fabiane era inocente de un crimen que puede que nunca se haya cometido, pero, como se preguntó el diario El Pais: “¿y si hubiera sido culpable?”¿Hubiera causado shock en el país la manera bárbara en que fue asesinada? Una semana después de la muerte de Fabiane, una esteticista de 26 años fue torturada y asesinada por un grupo de hombres, también en Sao Paulo. Los primeros datos sugirieron que el ataque fue provocado porque la víctima presuntamente había robado un paquete de galletas. Más tarde, uno de los sospechosos declaró que la mujer le había robado 27 mil reales –- alrededor de US $12,000 -–de su casa. Las muertes por linchamiento en los típicamente empobrecidos suburbios de Brasil están generando una serie de reflexiones acerca del retrato real del país. Para la investigadora Ariadne Natal, del Núcleo de Estudios sobre la Violencia, de la Universidad de Sao Paulo:

não é qualquer pessoa que pode ser desumanizada e, portanto, linchada. As potenciais vítimas de linchamento carregam consigo a marca daquele que pode, em última análise, ser eliminado.

not any person can be dehumanized and, therefore, lynched. The potential lynching victims carry with them the stigma of those who can, ultimately, be eliminated.

no cualquier persona puede ser deshumanizada y, por lo tanto, linchada. Las víctimas potenciales de linchamiento cargan consigo el estigma de aquellos que, en última instancia, pueden ser eliminados.

Esto indica que una cierta clase social es la única vulnerable al problema. Dentro de la clase media, que también comete crímenes, existe “un sistema de protección más eficiente,” señala Natal. Mientras todo el país trata de comprender estas tragedias, la falla de las estructuras democráticas está también detrás de tales actos. Ariadne indica:

Numa democracia, o que se espera é que as pessoas se mobilizem para melhorar as instituições e não para fazer justiça de forma sumária, sem dar aos suspeitos o direito à defesa. E, com isso, no afã de tentar fazer uma suposta justiça, comete-se grandes injustiças. E mesmo que a vítima tenha de fato cometido algum crime, isso não diminui o aspecto lamentável de um linchamento.

In a democracy, what one expects is that people mobilize to make the institutions better and not to make justice in a summary way, without given the suspects the right to defense. And, with that, willing of trying to do a supposed justice, one commits great injustices. And even if the victim has indeed committed some kind of crime, this does not diminish the lamentable aspect of a lynching.

En una democracia, lo que uno espera es que la gente se movilice para mejorar las instituciones y no para hacer justicia en forma sumaria, privando a los sospechosos del derecho de defensa. Y, con eso, en el afán de hacer una supuesta justicia, uno comete grandes injusticias. E incluso si la víctima ha cometido algún crimen, esto no disminuye el aspecto lamentable de un linchamiento.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.