¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Blog Action Day en Jamaica: ¿ Ambiente o Desarrollo?

The 2014 Jamaica Blog Action Day logo; image courtesy the event.

El logo de la edición 2014 del Blog Action Day de Jamaica, imagen cortesía del evento.

El segundo año del Blog Action Day de Jamaica tuvo lugar el 23 de mayo de 2014, fecha simbólica porque conmemora un momento decisivo en la historia jamaiquina: cuatro años atrás, el entonces Primer ministro Bruce Golding declaró el estado de emergencia [eng] en la nación insular. El Blog Action Day inaugural se concentró en los abusos cometidos por la policía y las fuerzas de seguridad estatales y en quienes resultaron muertos durante esos tiempos difíciles – y la tradición de tratar asuntos importantes ha perdurado desde ese primer foro de blogueros en línea. El tema de este año fue “Ambiente vs. Desarrollo” [en]. Según los organizadores del evento:

The issue of our environment and development is a live one: from the near yearlong vigorous debate about the use of Goat Islands and the Portland Bight Protected Area for a Logistics Hub, to residents in Falmouth speaking up, again, about the damage a heralded pier has done to their communities, to drought that yet again grips the island and many Jamaicans choking on toxic smoke from the Riverton City Dump. Economists, politicians, environmentalists, businesspeople, the media, and ‘ordinary’ Jamaicans on The Rock or in the Diaspora are all debating how Jamaica…should manage the environment in the quest for development.

El tema de nuestro ambiente y el desarrollo es de gran actualidad: desde el fuerte debate de casi un año acerca del uso de las islas Goat [en] y del Área protegida de Portland Bight [en] como un centro logístico [en], a las manifestaciones de los residentes de Falmouth, de nuevo, acerca del daño que causó a sus comunidades un muelle anunciado [en], a la sequía que una vez más se apodera de la isla y que muchos jamaiquinos se están ahogando con el humo tóxico [en] del vertedero de la ciudad de Riverton [en]. Economistas, políticos, ambientalistas, empresarios, los medios y la gente común de Jamaica en el país o en el exterior, están todos debatiendo cómo Jamaica…debe manejar el ambiente en la búsqueda del desarrollo.   

Como es habitual, los blogueros no recibieron directivas acerca de cómo tratar el tema. La declaración de los organizadores continuó de la siguiente manera:

As Jamaica faces a number of tough major decisions on coal fired plants, a new dam in the Bog Walk Gorge, mining for so-called rare earth elements, and – still – whether we should allow the Chinese government to lead the development of the Logistics Hub in a Protected Area, it is fitting that Jamaican bloggers will take an active role in helping to inform this debate.

The posts on Ja Blog Day are intended to be a campaign for raising awareness and more thoughtful action about Jamaica’s environment.

Como Jamaica enfrenta una serie de decisiones importantes y duras referidas a plantas que funcionan a carbón, un nuevo dique en Bog Walk Gorge, minería en busca de las llamadas tierras raras y -aún-si debemos permitir que el gobierno chino lidere el desarrollo del centro logístico en un Área protegida, corresponde que los blogueros jamaiquinos asuman un rol activo en contribuir a impulsar este debate.

Las discusiones en Ja Blog Day pretenden ser una campaña para aumentar la conciencia y la acción más reflexiva sobre el medio ambiente de Jamaica.

Cucumber Juice [en], uno de los blogs asociados estrechamente con el evento, tomó la delantera en la discusión del asunto. Ella no podía quitarse el concepto de dignidad de la cabeza: 

I recall images I have seen of folks like them. Their livelihoods seem so carelessly considered. But, worse, their dignity is decidedly and perhaps deliberately ignored. They are the fisherfolk who are told, though not directly or with any real assurance, that once the Hub is built, there will be low-skilled jobs available for them.

Some fisherfolk may indeed choose to take these jobs, considering the choice a step ‘up’ and ‘progress'…but I expect that many may pause and wonder how it is that their workplace is being commandeered, and that many will mourn the loss of its beauty and the opportunities it provided or them. So, I am bothered: what of their dignity and of the dignity of their work? What of their sense of self and self-worth possibly derived from at working for themselves? We parrot and pontificate about entrepreneurship but, it seems, only one kind of entrepreneurship will do.

Recuerdo imágenes que he visto de gente como ellos. Sus vidas parecen tan poco valoradas. Pero peor, su dignidad es decididamente y quizás deliberadamente ignorada. Ellos son los pescadores a quienes se les dice, aunque no directamente o con verdadera seguridad, que una vez que el centro esté construido, habrá empleos de baja calificación disponibles para ellos.

Algunos pescadores incluso pueden elegir tomar estos empleos, considerando si la elección es un escalón más y un progreso’ …pero espero que muchos se detengan y se pregunten cómo es que se están apropiando de su lugar de trabajo y que muchos se lamenten por las oportunidades que les supo brindar y su belleza perdida. Por eso, estoy molesta:¿qué hay de su dignidad y de la dignidad de su trabajo? ¿Qué hay del significado de su ser y de su autoestima posiblemente proveniente de trabajar para ellos mismos? Repetimos como loro y pontificamos sobre la importancia de emprender pero, parece, que sólo una clase de emprendimiento basta.                           

La bloguera, Alice Clare, continuó:

I do not romanticize fishing work – nor do I romanticize poverty – it is an unnatural state for any human to live in, and too many Jamaicans live in it. So it is not sentimentally that drives my discomfort. Instead, it is a profound weighty feeling that we are losing something more than a Protected Area and more than access to and control over our blessed natural beauty. The weighty feeling is one of dread as we discard our dignity. The loss of dignity seems a first and dangerous step.

The fisherfolk being told, quite condescendingly, that their livelihoods must be abandoned to be replaced by an ill-defined development seems to me to also communicate the pernicious message that they are worth nothing more than the labour that they can provide.

There is plenty of time – relatively speaking – to go over the tug of war between environment and development. But, this? This idea of dignity – our dignity – is fundamental.

No idealizo la pesca como trabajo, tampoco la pobreza que no es un estado natural para vivir para nadie y son demasiados los jamaiquinos que viven en la pobreza. Por eso no es lo sentimental lo que me genera incomodidad. Sino un sentimiento intenso e importante de que estamos perdiendo algo más que un Área protegida y el acceso y control sobre nuestra bendita belleza natural. El sentimiento es el temor de que estamos renunciando a nuestra dignidad. El primer paso peligroso es perder la dignidad.

Se les dice a los pescadores, con bastante condescendencia, que deben abandonar su modo de vida y reemplazarlo por un desarrollo mal entendido que, en mi opinión, transmite un mensaje pernicioso de que sólo valen por el trabajo que pueden realizar.

Hay mucho tiempo-en términos relativos-para superar esta guerra entre ambiente y desarrollo. Pero,¿ esto? Esta idea de dignidad -nuestra dignidad-es fundamental.        

Sus pensamientos fueron replicados por otro participante del JA Blog Day. En Twitter, @techno compartió su mirada:

nos olvidamos que el desarrollo siempre debe orientarse a tener un efecto importante y, me atrevo a decir, positivo en todos los niveles sociales

Constructed Thoughts [en] respondió que el asunto no es blanco o negro:

This year we are called upon to examine the debate between environmental preservation and development. This theme is particularly relevant in light of the government’s stated intention to develop a port and logistics hub in the Portland Bight Protected Area. Predictably, an overwhelming amount of Jamaicans are suddenly environmentalists, decrying the government as greedy, short sighted and any other emotionally charged description that will grab a headline. I’m particularly concerned that most, if not all, the arguments coming from our recently converted environmentalists are emotionally charged. There is a kind of reckless refusal to accept that the extraordinary economic challenges we face as a country necessitates an extraordinary response.

When we advocate for saving the environment, who are we saving it for? And if your cheeky answer goes something like ‘future generations’, I want to know what happens to the present generation. What happens to the need for investment, job creation, and poverty alleviation? Isn’t it true that in furtherance of our own survival we must exploit the natural resources available to us? Do we forego the estimated US$1.5 billion investment to save frogs, birds and fish? What of the expected three thousand jobs expected duration the construction phase and the 15,000 permanent well-paying jobs that will be created? Is it reasonable to ask the government to choose to protect flora and fauna at the expense of people’s economic lives?

Many environmentalists have argued that sustainable development demands that we protect the environment, while seeking out alternative strategies for economic development. Those who subscribe to the vague and imprecise concept of ‘sustainable development’, must explain how it addresses the 12% unemployment rate plaguing the country, they have a responsibility to explain how ‘environmentally friendly’ activities, and I’m assuming we are thinking of careers in fishing or some kind of craftsmanship, will move our country from a struggling third world economy to one which can adequately meet the needs of a modern population.

Este año se nos pide que examinemos el debate entre preservación del ambiente y desarrollo. Este tema adquiere particular relevancia frente a la intención expresa del gobierno de desarrollar un puerto y un centro logístico en el área protegida de Portland Bight. Posiblemente, una abrumadora cantidad de jamaiquinos se transformen de repente en ambientalistas denunciando al gobierno como ambicioso, corto de miras y con cualquier adjetivo con carga emocional que sirva como titular. Me preocupa especialmente que la mayoría de los argumentos de nuestros recientemente conversos ambientalistas tienen carga emocional. Hay una suerte de insensata negación a aceptar que los desafíos económicos extraordinarios que enfrentamos como nación, necesitan una respuesta extraordinaria.

Cuando abogamos para salvar el ambiente,¿para quién lo estamos salvando? y si su respuesta impertinente es algo así como ‘las generaciones futuras’, quiero saber qué sucede con la presente generación. ¿Qué pasa con la necesidad de inversión, creación de empleo y alivio de la pobreza? ¿No es cierto acaso que en pos de nuestra propia supervivencia debemos explotar los recursos naturales disponibles?¿ Renunciamos a los estimados US$ 1.5 mil millones de inversión para salvar sapos, pájaros y peces?¿ Qué hay de los tres mil puestos de trabajo que se esperan durante la etapa de construcción y de los quince mil empleos permanentes y bien pagos que se crearán ?¿Es razonable pedirle al gobierno que opte por proteger la flora y fauna a costa del futuro económico de las personas?

Muchos ambientalistas han argumentado que el desarrollo sustentable exige que protejamos el ambiente mientras buscamos estrategias alternativas para el desarrollo económico. Aquellos que adhieren al concepto vago e impreciso de ‘desarrollo sustentable’, deben explicar cómo responde este tipo de desarrollo al 12% de tasa de desempleo de este país, tienen la responsabilidad de explicar cómo actividades ‘amigables con el ambiente’,presumo que se trata de actividades como la pesca y algún tipo de artesanía, llevarán a nuestro país de una economía del tercer mundo hacia una que pueda satisfacer adecuadamente las necesidades de una sociedad moderna. 

Cucumber Juice abordó [en] la postura del actual gobierno en materia de desarrollo: 

Prime Minister Simpson-Miller has essentially said that she’s interested in ‘jobs, jobs, jobs’ and she’s ‘working, working, working’ to bring them to Jamaica for Jamaicans, and so unless you have some money to facilitate that goal, don’t talk to her. This is what I hear: we have sold ourselves…

It is not that I mean we should never court investment or never transform our country’s landscape or that our natural environment should never be touched or transformed in certain ways; that is Utopian and impractical. But I am very concerned about the mindless soulless pursuit of ‘progress’ and ‘development’ that frames our decisions. These are not just difficult decisions, they are ones that will truly shape our destiny as a country, and, more importantly, as a nation; the decisions define who we are as a people.

The apparent loss of our dignity, given willingly to the highest bidder, is even more striking and troubling to me because time and time and time again I sense that too many Jamaicans do not believe that they deserve better. I think that, at least, we can demand that our fellow citizens are treated humanely and not as mere collateral damage.

La primera ministra Simpson Miller ha dicho fundamentalmente que está interesada en ‘empleos, empleos y más empleos’ y que está ‘trabajando, trabajando y trabajando’ en traerlos al país para los jamaiquinos, y entonces, salvo que tenga dinero para facilitar ese objetivo no se comunique con ella. Lo que escucho es lo siguiente: Nos hemos vendido…

No significa que nunca busquemos inversiones o que nunca transformemos el paisaje o que nuestro ambiente natural no deba ser tocado o transformado en absoluto; eso es utópico e impracticable. Pero estoy muy preocupada por esta búsqueda desalmada y sin sentido del desarrollo y del progreso que rodea nuestras decisiones. No son sólo decisiones difíciles, son las que determinar nuestro destino como país y ,más importante aún, nuestro destino como nación, las decisiones definen quiénes somos como pueblo.

La clara entrega de nuestra dignidad al mejor postor, me resulta más llamativa y preocupante porque en repetidas oportunidades tengo la sensación de que muchos jamaiquinos creen que no merecen algo mejor . Creo que, al menos, podemos exigir que nuestros compatriotas sean tratados como seres humanos y no como meros daños colaterales. 

Otros blogueros también aspiran a una situación en la que ganen todos. @Kellykathrin presentó un post [eng] en el que sugería lo siguiente:

In my mind both [environment and development] must be protected and fostered if we are truly going to be able to live in a country that lives up to its promise and stewards its gifts effectively.

En mi mente, ambos, ambiente y desarrollo, deben protegerse y promoverse si realmente vamos a poder vivir en un país que cumple sus promesas y distribuye sus dones de manera eficiente.

Otro participante examinó [en] la definición de “desarrollo” y cómo la discusión sobre el tema se maneja a nivel nacional:

Development may change its definition depending on who you ask. The urban planner, the housing contractor, the government official- might have overlapping views…but where visions don’t overlap— and there are many such spaces—is a chasm of wills nowhere greater evidenced than in the battle between the economy and the environment.

We falsely perceive an angry environmental lobby that is anti-development, anti-jobs and therefore anti-growth on the one hand. While on the other we discern a molasses-paced government fraught with the challenge of moving a national economy towards measurable growth that has tangible impact in people’s lives. We project a rubric that says ‘Environment OR Development’. But the gloves-are-off combative approach to the national conversation on how to reconcile environmental and economic goals is a dangerous one that does not engage the plethora of ways that an environmental agenda is essential to the economic agenda and vice versa.

Desarrollo puede tener definiciones diversas según a quién consulte. El urbanista, el constructor, el funcionario público-podrían tener miradas superpuestas…pero el punto donde no se superponen-y existen muchos de tales espacios -es un abismo de voluntades que no se evidencian mejor en ningún otro lugar que en la batalla entre economía y ambiente.

Por un lado, tenemos la falsa percepción de que existe un lobby de ambientalistas enojados anti-desarrollo, anti-trabajo y por lo tanto anti-crecimiento- Por otro lado, percibimos un gobierno con paso de tortuga lleno de problemas con el desafío de llevar la economía nacional hacia un crecimiento mensurable que tenga impacto tangible en la vida de las personas. Lanzamos una rúbrica que dice ‘Ambiente O Desarrollo’. Pero un enfoque combativo al debate nacional acerca de cómo conciliar los objetivos ambientales y económicos es peligroso si no incluye la gran cantidad de modos que hacen que una agenda ambiental sea esencial a una agenda económica y viceversa. 

Puede leer todos los posteos de la edición 2014 del Jamaica Blog Day aquí [en] y verificar la repercusión de los eventos en Twitter, aquí [en].

La imagen usada en este post es cortesía de Jamaica Blog Action Day.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.