¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Pakistán: Estudiante baluchi lleva 45 días en huelga de hambre

Members of civil society visits the hunger strike camp of Lateef Johar protesting for the missing student leader Zahid Baluch from Quetta. Image by Ayub Mohammad. Copyright Demotix (31/5/2014)

Civiles visitan el campamento de Lateef Johar (primero a la izquierda), quien exige a través de una huelga de hambre, la liberación de su amigo, el desaparecido dirigente estudiantil Zahid Baloch. Imagen de Ayub Mohammad. Copyright Demotix (31/5/2014)

Lateef Johar [en], estudiante, activista y escritor de la provincia de Beluchistán, en el sudoeste de Pakistán, ha estado en huelga de hambre durante 45 días consecutivos. Está resuelto a cumplir con sus palabras, “en huelga hasta la muerte”, o hasta la liberación de su amigo y mentor, Zahid Baloch, presidente de Baloch Student Organisation Azad [en] (BSO-Azad), la mayor organización estudiantil baluchi.

Los copartidarios de Zahid afirman [en] que fue secuestrado el 18 de marzo de 2014 en Quetta, capital de Beluchistán. Dicen que fue detenido a punta de pistola por soldados de la fuerza paramilitar de Pakistán, el Frontier Corps (FC), siendo luego vendado y empujado al interior de un vehículo. En una entrevista [en] con la BBC, seis meses antes de su secuestro, Zahid afirmó que la BSO-Azad solo estaba involucrada en la lucha pacífica por la autonomía de Beluchistán. También señaló que temía por su propia vida debido a su activismo.

La huelga de hambre de Lateef Johar visibiliza el caso de Zahid y el drama de Beluchistán, la provincia más grande y más pobre de Pakistán. Desde el 2006, se ha emprendido en Beluchistán una renovada batalla por la independencia entre los separatistas baluchis y el gobierno pakistaní. En esta horrible y complicada guerra, las desapariciones como la de Zahid [en] son pan de cada día y a menudo tienen finales trágicos.

Según la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (CDHP), desde el 2010 han aparecido en Beluchistán los cuerpos de cientos de “personas desaparecidas” con signos de tortura. Solo en el 2013, 116 cuerpos fueron hallados en la provincia, 87 de los cuales fueron identificados por familiares que acusaron a las agencias de seguridad paquistaníes de secuestrar a sus seres queridos. Hace poco, la organización de derechos humanos Voice for Baloch Missing Persons (VBMP) aseguró [en] que hasta 373 cuerpos han sido recuperados desde el año pasado.

Protesters at hunger strike camp demanding release of Zahid Baluch Chairman of Baluch Students Organization, Quetta, Pakistan. Image by Ayub Mohammad. Copyright Demotix (31/5/2014)

Manifestantes exigen la liberación de Zahid Baluch. Imagen de Ayub Mohammad. Copyright Demotix (31/5/2014)

La protesta de Lateef Johar

Mientras que Johar está decidido a continuar con su huelga, su condición médica se está deteriorando [en]. Los doctores han advertido que si continúa su huelga, morirá pronto. Su protesta ha recibido poca cobertura mediática [en], hasta la semana pasada en que el jefe de gobierno de Beluchistán, el doctor Abdul Malik Baloch fue a visitarlo. Johar rechazó [en] la petición de la autoridad de poner término a su huelga de hambre, exigiendo en cambio la liberación de Zahid.

En una entrevista [en] con Bolan Voice, un blog de noticias baluchis, Johar entrega un claro panorama sobre la situación [en] de Beluchistán. Él hace un llamado al mundo:

We strongly appeal to the world that ours is a peaceful struggle and ours is a peaceful student’s organization and they must know deeply with the regards to the problems of Baloch nation, any problem related should be figured out and then resolved whether it comes to the Baloch geography or their educational or social and national problems.

Hacemos un fuerte llamado al mundo de que la nuestra es una lucha pacífica, así como lo es nuestra organización estudiantil, de que conozcan en profundidad los problemas de la nación baluchi, y que todo problema relacionado debe ser comprendido y resuelto, sea que se trate de la geografía baluchi o de sus problemas educativos o sociales y nacionales.

Fatimah Insan [en] escribe en una carta abierta a Johar publicada en su blog:

If you die, they will be happy. Please do not make them happy.

Si mueres, ellos estarán felices. Por favor, no los hagas felices.

Voice of Balochistan tuiteó:

BSO-AZAD organizó una marcha desde el Consejo de las Artes al Club de Prensa de Karachi en contra del silencio de la UNO, de las organizaciones mundiales de derechos humanos…

Ha habido manifestaciones en Seattle, EEUU [en], en Vancouver, Canadá [en] y en Berlín, Alemania [en] en solidaridad con Lateef Johar y Zahid Baloch.

La falta de cobertura no ha impedido que los activistas lleven adelante campañas en Twitter utilizando las etiquetas #SaveBSOAzadLeader (Salven al dirigente del BSO-Azad) y #StrikeTillDeath (En huelga hasta la muerte). También se creó una petición [en] en Change.org, exigiéndole a la ONU que interceda por la liberación del presidente de BSO-Azad.

Sin embargo, también ha habido reacciones negativas. Algunas autoridades paquistaníes los han acusado de difundir literatura antipaquistaní en institutos y universidades. Sarfaraz Bugti, ministro del interior de Beluchistán, afirmó a la BBC [en] que las personas desaparecidas están armando “auto-desapariciones”, lo que explicaría la situación de la provincia. En sus palabras, “A veces los activistas se ‘auto-desaparecen’. Se van a campos de entrenamiento militar en Afganistán e India, mientras que sus grupos montan campañas para acusar falsamente de secuestro a las fuerzas paquistaníes.”

Ain Haider Zaider [en] parece coincidir con la versión estatal en el blog Pak Tea House:

You know most of them are involved in anti-state activities, and what is happening with them is what they deserve. Our agencies know better about the issue and we should not create any hurdle in their work due to our own naivety.

Se sabe que muchos de ellos están involucrados en actividades anti-estatales, y lo que les está ocurriendo es lo que se merecen. Nuestras agencias saben del asunto, y no debemos poner trabas a su labor debido a nuestra propia ingenuidad.

No obstante, aún hay esperanzas de un futuro mejor. El bloguero Sayalif [ur/en] dice acerca del caso de Johar:

His noble cause is to draw attention of Human right organization to stop Pakistan from committing serious human right violations in Balochistan. He deserves to live so are other Baloch who are in the illegal custody of law enforcement agencies.

Su noble causa es llamar la atención de las organizaciones de derechos humanos para que impidan que Pakistán siga cometiendo graves violaciones a los derechos humanos en Beluchistán. Él merece vivir, de igual manera que otros baluchis que permanecen bajo la custodia ilegal de la policía.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.