¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Régimen en Tailandia trata de atraer al pueblo con transmisiones gratuitas del Mundial de Fútbol y masajes

The 'Happiness' Festival offered selfies with dancing women soldiers. Photo by Steve Storey, Copyright @Demotix (6/4/2014)

El Festival de la Felicidad ofreció selfies con mujeres soldados bailando. Foto de Steve Storey, derechos reservados @Demotix (4 de junio de 2014).

Como parte de su compromiso de “devolverle la felicidad al pueblo”, el régimen golpista de Tailandia emitirá todos los 64 partidos de la Copa del Mundo en vivo en la televisora estatal gratuita del país [en].

Desde comienzos de junio, festivales “de la felicidad” se han estado organizando a través del país, ofreciendo cortes de pelo gratis, comida gratis, masajes gratis y revisiones de salud gratis. Los soldados entretuvieron [en] a grandes multitudes en recintos tradicionales de protesta.

La junta estuvo tomando estas medidas para mejorar el apoyo del público hacia el golpe. La emisión gratuita de los paritidos de la Copa del Mundo fue recibida con el beneplácito de muchos tailandeses, muchos de los cuales no pudieron ver los partidos en 2012 por asuntos de derechos de transmisión de televisión.

Cuando el ejército dio el golpe el 22 de mayo de 2014, tomó rápidamente el control de las estaciones de televisión y autorizó solamente la transmisión de anuncios del ejército y canciones patrióticas de la época de la Guerra Fría. Luego redujo las restricciones sobre algunos programas de televisión, pero los medios convencionales siguen estando bajo estricta regulación.

La junta también anunció la proyección gratuita [en] de “La leyenda del Rey Naresuan”, una película sobre un querido líder que defendió y expandió el alcance del reino tailandés, El anunciado aumento de tarifas de trenes también se postergó [en] para hacer feliz al pueblo.

With the aim of restoring "Happiness" to the Thai people, the Army held its first afternoon entertainment festival at Victory Point. Photo by Steve Storey, Copyright @Demotix (6/4/2014)

Con la idea de restaurar la “felicidad” al pueblo tailandés, el ejército realizó su primer festival vespertino de entretenimiento en Victory Point. Foto de Steve Storey, derechos reservados @Demotix (4 de junio de 2014).

Antes, el jefe del ejército Prayuth Chan-ocha ofreció un discurso defendiendo el golpe y comprometiéndose [en] a “devolver la felicidad al pueblo”:

We understand that we are living in a democratic world, but is Thailand ready in terms of people, form and method? We need to solve many issues; from administration to budget system, corruption, and even the starting point of democracy itself – the election. Parliamentary dictatorship has to be removed. All these have caused conflict and unhappiness among Thai people.

What we are doing today is to try and bring everything back to normal. We intend to return happiness to everyone living in Thailand, both Thais and foreigners.

In order to achieve reconciliation, some activities will have to be carried out including recreational and entertainment activities so the people are relaxed and ready to talk. We want to stop all conflicts.

Entendemos que vivimos en un mundo democrático, ¿pero está lista Tailandia en términos de pueblo, forma y método? Necesitamos resolver muchos problemas, desde administración a sistema de presupuestos, corrupción y hasta el punto de inicio de la propia democracia – las elecciones. La dictadura parlamentaria tiene que ser eliminada. Todo esto ha causado conflicto e infelicidad entre el pueblo tailandés.

Lo que estamos haciendo hoy es tratar y volver todo a la normalidad. Queremos devolver la felicidad a todos los que viven en Tailandia, tailandeses y extranjeros.

Para lograr la reconciliación, se llevarán a cabo algunas actividades, incluidas actividades recreativas y de entretenimiento, para que la gente esté relajada y lista para hablar. Queremos detener todos los conflictos.

El gobierno ha instalado numerosos centros de reconciliación [eng] en un intento de terminar el conflicto entre fuerzas políticas enfrentadas.

Antes de la transmisión gratuita de los partidos de la Copa del Mundo, la junta ordenó a las estaciones de televisión que transmitieran la canción “Devuelvan la felicidad al pueblo”, escrita por un general del ejército. La letra de la canción, supuestamente compuesta en apenas una hora, reflejaba el mensaje del ejército al pueblo. A continuación una traducción [en] no oficial de algunas partes de la canción:

Let us be the ones who step in, before it is too late
To bring back love, how long will it take?
Please, will you wait? We will move beyond disputes
We will do what we promised. We are asking for a little more time.

All we ask of you is to trust and have faith in us
The land will be good soon
Let us return happiness to you, the people

Seamos los que entremos, antes de que sea demasiado tarde
Traer de vuelta el amor, ¿cuánto tiempo nos tomará?
Por favor, ¿van a esperar? Iremos más allá de las disputas
Haremos lo que prometimos. Estamos pidiendo un poco más de tiempo.

Todo lo que pedimos es que confíen y tengan fe en nosotros
La tierra será buena pronto
Dejen que les regresemos la felicidad, al pueblo

Military doctor hand medicine to a man who attend the reconciliation event at Victory Monument. Photo by Yostorn Triyos, Copyright @Demotix (6/4/2014)

Un doctor militar entrega medicinas a un hombre que asiste a la ceremonia de reconciliación en el Monumento a la Victoria. Foto de Yostorn Triyos, derechos reservados @Demotix (4 de junio de 2014).

El general Prayuth también pidió a los manifestantes contra el golpe que levantaran cinco dedos en lugar del saludo [en] de tres dedos de “Los juegos del hambre”:

There have been gestures of holding 3 fingers in protest – that is fine. I have no conflict with you. But perhaps it would more appropriate if you can do this within your homes rather than in public. But how about if we all raise 5 fingers instead – 2 for the country, and the other 3 to signify religion, monarchy and the people. Raising 3 fingers is copying foreign films, but we should be proud of own identity.

Ha habido gestos de alzar tres dedos en protesta –eso está bien. No tengo conflicto con ustedes. Pero tal vez sería más apropiado que hicieran esto en casa y no en público. Pero, qué tal si todos levantáramos cinco dedos en lugar de tres –dos por el país y otros tres para representar religión, monarquía y el pueblo. Levantar tres dedos es copiar películas extranjeras, pero deberíamos estar orgullosos de nuestra propia identidad.

Desde el primer día del golpe, el ejército ha prohibido las protestas y las reuniones públicas de cinco o más personas. Sin embargo, a pesar de esta prohibición, muchos tailandeses siguieron organizando formas creativas de acciones de protesta.

Una variación del saludo de protesta de los tres dedos:

Esta manifestante, tratando de hacer un nuevo saludo de tres dedos, gritó “Amo a Tailandia”.

Pero el general Prayuth tiene su propia versión de la señal de los tres dedos:

El jefe del Consejo Nacional para Mantener la Paz y el Orden, general Gen Prayuth, hace la señal de ‘Te amo’ antes de salir del club del ejército.

Para contener las protestas, la junta desplegó soldados en lugares concurridos, incluidos trenes:

Soldados en el sistema de trenes de Bangkok buscando posibles manifestantes.

Luego de la prohibición del saludo de “Los juegos del hambre”, los manifestantes intentaron una forma de acción diferente:

Thai anti-coup protesters cover their mouths during a demonstration at a shopping mall in Bangkok. Notice that they didn't make the 'Hunger Games' salute and they were less than  five people in a public place. Photo by John Vincent, Copyright @Demotix (6/8/2014)

Manifestantes contrarios al golpe en Tailandia se cubren la boca durante una manifestación en un centro comercial en Bangkok. Nótese que no hacen el saludo de “Los juegos del hambre” y que había menos de cinco personas en un lugar público. Foto de John Vincent, derechos reservados @Demotix (8 de junio de 2014).

Por su parte, la junta siguió convocando a cientos [en] de tailandeses sospechosos de ser críticos del ejército. Pero el coronel Werachon insistió [en] que las personas a las que se ordenó reportarse al ejército no están detenidas pues se les brindó servicios como “aire acondicionado” y “buena comida”. También explicó por qué el ejército está confiscando los aparatos de comunicación de los “detenidos”:

We talk to them, we try to convince them to put the country’s interests before their own. We don’t want them to have information from the outside. We just want them to be on their own.

Les hablamos, tratamos de convencerlos de poner los intereses del país por delante de los suyos. No queremos que tengan información de afuera. Solamente queremos que estén por su cuenta.

Pero Prachatai entrevistó a algunos de los detenidos por el ejército y compartió [en] su experiencia desgarradora:

Activists who had been summoned told Prachatai anonymously that they were interrogated in front of at least ten officers whose identities were not revealed. The officers asked them opinions about the monarchy, the coup and explained the necessity for the military to carry it out.

One activist was forced to log into his Facebook account and let the authorities browse through his activities and examine which groups of people he was connected to. Another, an independent online broadcaster who was thought to film that play, was also forced to give his Facebook account to the military. The officers checked his Fanpage where he put up hundreds of clips on political events and seminars.

Los activistas que fueron citados dijeron anónimamente a Prachatai que fueron interrogados frente a por lo menos diez oficiales cuyas identidades no fueron reveladas. Los oficiales les pidieron opiniones acerca de la monarquía, el golpe y explicaron la necesidad de que los militares lo llevaran a cabo.

A un activista lo obligaron a entrar a su cuenta de Facebook y dejar que las autoridades buscaran entre sus actividades y examinaran con qué grupos estaba conectado. A otro, un presentador independiente en línea de quien se pensaba grababa esa obra, lo obligaron a dar su cuenta de Facebook a los militares. Los oficiales revisaron su fanpage donde había puesto cientos de recortes de acontecimientos y seminarios políticos.

Regulación de medios sociales

El gobierno ha advertido repetidas veces a los cibernautas que no critiquen al ejército ni al régimen del golpe. Pero hasta ahora, el ejército no ha podido impedir que los tailandeses dejen de difundir información critica y hasta anuncios de protestas. Recientemente, un importante oficial de policía amenazó [en] a los cibernautas disidentes con que los estaban rastreando, y los arrestarían y acusarían por infringir la ley.

También, una empresa con sede en Noruega ha confirmado [en] que bloqueó Facebook en Tailandia durante una hora el 28 de mayo después de una solicitud de las autoridades tailandesas. Eso contradijo [en] la afirmación del gobierno de que el bloqueo era causa de una falla técnica. El grupo Telenor, con sede en Noruega, emitió esta declaración [en] publicada por The Next Web:

This restriction, which was implemented at 15:35, potentially had impact on dtac’s 10 million Facebook-using customers. Telenor Group believes in open communication and regrets the consequences this might have had for the people of Thailand.

Esta restricción, puesta en marcha a las 15:35, potencialmente impactó en 10 millones de clientes de DTAC que usan Facebook. El grupo Telenor cree en la comunicación abierta y lamenta las consecuencias que esto puede tener para el pueblo de Tailandia.

Tal vez para tranquilizar a la comunidad internacional, el ejército anunció el 13 de junio que instalará un gobierno interino [eng] en agosto o setiembre. También levantó el toque de queda [eng] en más de 20 provincias. Independientemente de lo que muchas personas piensan acerca del golpe, logró el efecto de restablecer una sensación de normalidad en muchas partes del país, especialmente para los turistas:

Es un hecho que desde el golpe en Tailandia, es más seguro para los turistas de lo que era antes. Ya no hay tiroteos a diario, bombas ni protestas masivas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.