¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Un presidente para El Líbano? Sí, no, tal vez… ¿para qué?

Gracias, con mi amor, me quedaré con ustedes.

Con este tuit, el presidente libanés Michel Sleiman dio fin a su periodo en el cargo el 25 de mayo de 2014. El blog político Moulahazat [en] ofreció una evaluación interesante y detallada de su gobierno:

“(…) 36% of Michel Sleiman’s time in power lacked a functioning executive power. Needless to say that the Lebanese parliament cannot legislate with no government in power, and cannot meet in summer, which means that during Sleiman’s 6 years, the parliament had a  maximum of 3 years to pass laws and amendments (around 50% of the time).”

(…) 36% del tiempo que Michel Sleiman estuvo en el poder careció de un poder ejecutivo en funciones. Huelga decir que el Parlamento libanés no puede legislar si no tiene un gobierno en el poder, y no se puede reunir en el verano, lo que significa que durante los seis años de Sleiman, el Parlamento tuvo un máximo de tres años para aprobar leyes y enmiendas (cerca de la mitad del tiempo).

Beirut Report [en] informa de carteles en la autopista alabando a Sleiman, y también reflexiona sobre su legado:

“(…) how will Sleiman be remembered? Will it be for his tweet calling for civil marriage or his criticism and very public disagreements with Lebanon's most powerful force, Hezbollah? Or will it be his de-facto pardon of indie rock star who was arrested for mentioning his name in a song? Meanwhile other tweeps and journalists still face criminal charges for insulting him.”

(…) ahora, ¿cómo se recordará a Sleiman? ¿Será por su tuit llamando al matrimonio civil o sus críticas y desacuerdos muy públicos con la fuerza más poderosa del Líbano, Hezbollah? ¿O será su perdón a la estrella de rock independiente que fue arrestado por mencionar su nombre en una canción? Mientras tanto, otros tuiteros y periodistas siguen enfrentando procesos penales por insultarlo.

De todas maneras, todo eso está en el pasado. Lo que todos quieren saber es ¿qué sigue? El Líbano entró en un predecible y predicho vacío presidencial después de que el Parlamento no lograra elegir un nuevo presidente dentro del plazo constitucional, aunque esta no es la primera vez que Baabda (el palacio presidencial libanés) se encuentra vacío. El presidente anterior, Michel Lahoud, también se fue sin dejar sucesor anunciado en 2008 y el país se quedó seis meses sin jefe de estado.

Esta vez los libaneses están tomando este nuevo vacío con una buena mezcla de cinismo, humor y filosofía. Sin inmutarse a veces, pero tal vez sea porque años de decepciones han enseñado a los libaneses a no esperar mucho de la política local.

Esto explicaría el baldazo de realidad de @DyalaBadran:

Vivimos con miedo de un “vacío” presidencial, ¿como si lo que tenemos ahora fuera una funcionalidad óptima?

Incluso el enfoque de @Georges_Sassine:

Posibilidades en El Líbanon: (1) figura de consenso elegida presidente tras prolongado vacío, (2) la seguridad se deteriora y el ejército toma el poder informalmente.

Pero siempre podemos contar con @KarlreMarks para que encuentre el lado bueno:

Presidente árabe deja el cargo al final de su mandato. La prensa árabe no está segura de cómo explicar esto a la gente.

Sin embargo, con toda seriedad el bloguero Elias Muhanna se pregunta [en] si El Líbano realmente necesita un presidente:

“More relevant than the matter of who the next president will be is the question of whether Lebanon needs a president at all, a quarter century after the Ta’if Agreement. Consider the President’s powers and duties (articles 49-63 of the Lebanese Constitution). Apart from serving as “the symbol of the nation’s unity” and safeguarding “the constitution and Lebanon’s independence, unity, and territorial integrity,” the President of the Republic does very little without the say-so of the Council of Ministers. He or she accredits ambassadors and promulgates laws, but doesn’t have a vote in cabinet, cannot select a Prime Minister without binding consultations with the Parliament, cannot dissolve Parliament without permission of the Council of Ministers, and cannot effectively block a law from being passed.”

Más relevante que quién será el próximo presidente es la pregunta de si El Líbano necesita un presidente, un cuarto de siglo después del Tratado Ta’if. Tengan en cuenta los poderes y deberes del presidente (artículos 49-63 de la Constitución libanesa). Además de servir como “el símbolo de la unidad de la nación” y de salvaguardar la “Constitución e independencia, unidad e integridad territorial del Líbano”, el presidente de la República hace muy poco sin el visto bueno del Consejo de Ministros. Acredita embajadores y promulga leyes, pero no tiene voto en el gabinete, no puede elegir a un primer ministro sin consultas vinculantes con el Parlamento, no puede disolver el Parlamento sin permiso del Consejo de Ministros y no puede bloquear efectivamente la aprobación de una ley.

Dos semanas después, no hay final a la vista para el punto muerto político y simplemente con tantos problemas pendientes, el vacío presidencial ya era noticia antigua y lentamente las discusiones sobre el Mundial de Fútbol están apareciendo:

Nueva teoría en El Líbano: el ganador del Mundial de Fútbol en Brasil 2014 tendrá impacto en quién será el próximo presidente.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.