¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

44,000 niños malgaches mueren cada año por falta de atención ¿Cómo podemos detener esa tendencia?

Enfants Malgaches par Yves Picq - CC-BY-SA-3.0

Niños malgaches por Yves Picq – CC-BY-SA-3.0

En Madagascar, 44,000 niños menores de 5 años mueren cada año, según las últimas cifras de UNICEF [en]. Este número sorprendente es equivalente a la totalidad de la población de niños de 5 años y menores [fr] de la región francesa de los Alpes de Alta Provenza. Es también igual a quince veces la cantidad de víctimas de los ataques terroristas del 9/11.

La tragedia detrás de esta cifra -la pérdida de un hijo- afecta con mayor frecuencia a familias de escasos recursos. Dos grupos en Madagascar son particularmente vulnerables en términos de salud pública: niños menores de 5 años y embarazadas. 

Según el Banco Mundial [fr] la mitad de los niños menores de 5 sufren retardo en el crecimiento, “en mayor proporción que en ningún otro país africano.” La tasa de mortalidad materna se estima en aproximadamente 498 casos cada 100,000 nacidos vivos y las causas de muerte son diversas [fr], incluyendo acceso limitado a equipos de salud calificados durante el parto, cuidados prenatales escasos, y falta de atención de emergencia.

Las cifras de los registros de salud son desalentadoras, pero esto no significa que no se está trabajando para modificar esta situación.

En Toliara en el sur de Madagascar, un proyecto de almuerzos escolares está contribuyendo en la lucha contra los problemas de desnutrición crónica. La organización Les Enfants du Soleil (Niños del sol) alberga y educa a niños en situación de calle y a niños de familias de escasos recursos. Estos niños también reciben un almuerzo en la cafetería de la escuela. Mire las fotos de los niños que son beneficiarios de este programa en este video en francés en You Tube:

Otros programas están orientados a abordar problemas específicos tales como la anemia falciforme o la malaria. La organización LCDMF (Lucha contra la anemia falciforme en Madagascar) trabaja para crear conciencia en el país acerca de esta enfermedad genética que afecta al 2 por ciento de la población malgache. En el siguiente video, los líderes del equipo de LCDMF describen las actividades pasadas de la ONG y sus objetivos para los próximos tres años. Dos de sus objetivos a corto plazo son lograr mejor acceso a antibióticos para los pacientes con anemia falciforme y convencer a los líderes políticos malgaches de que la anemia falciforme debe ser incluida entre las prioridades de salud pública de la nación:

En una carta abierta al Primer Ministro  malgache Kolo Roger, la LCDMF destacó la importancia de abordar el problema, especialmente en regiones aisladas [fr] carentes de infraestructuras de salud modernas: 

Ce problème crucial de santé publique qui affecte de manière dramatique les plus nécessiteux dans une région avec près de 20% de prévalence où un enfant sur cinq souffrant d’un syndrome drépanocytaire majeur est susceptible de ne pas survivre au-delà de l’âge de 5 ans, ne peut plus souffrir de demi-mesures. Il illustre à lui seul, parce qu’il s’agit d’une maladie transversale intéressant toute les spécialités médicales, l’exigence d’une prise en compte urgente de votre part de ces logiques de santé de proximité.

Este es un problema de salud pública crítico que tiene consecuencias dramáticas en los habitantes más necesitados de la región con una tasa cercana al 20 por ciento de enfermos y donde es probable que uno de cada cinco niños con anemia falciforme no sobreviva la edad de 5 años. El problema no puede seguir siendo manejado con medidas a medias. Debido a que la anemia falciforme requiere tratamiento interdisciplinario e involucra todas las especialidades médicas, esta enfermedad por sí sola muestra lo esencial de hacer un balance de la situación de la atención de la salud en nuestra comunidad. 

Queda mucho por hacer 

Otra área donde se requieren acciones urgentes es la salud materna, debido al rápido crecimiento de la población en Madagascar. Por ejemplo, uno de cada cinco mujeres casadas que desea espaciar o limitar los embarazos carece de acceso a servicios de planificación familiar (19 por ciento) y la tasa de abortos se estima en uno de cada 10 nacidos vivos, según el Instituto Nacional de Estadísticas de Madagascar (INSAT) y el Fondo de Población de la ONU (UNFPA). 

Pese a estos esfuerzos, Madagascar enfrenta ciertos puntos débiles que impiden que se produzcan mejoras en los indicadores de salud. El origen de resultados pobres y desiguales en materia de salud se atribuye a las disparidades en los ingresos familiares y en el acceso físico a los servicios de salud. En consecuencia, aproximadamente una de cada cuatro personas (23 por ciento) que padecen una enfermedad no buscan atención en centros de salud porque no pueden pagarlo.

La disponibilidad de la medicación es también un verdadero problema debido a fallas sistemáticas en el manejo de los medicamentos y del seguimiento del inventario, que al igual que la logística de distribución, dificultan un apropiado reparto de los mismos. Como resultado, los ricos usan los servicios de salud cuatro veces más que los pobres: 40.9 por ciento de los gastos totales en este sector se asignan al quinto más rico de la población, mientras que el 10.1 por ciento fueron pagados por el quinto más pobre, según el Banco Mundial. 

Los expertos están de acuerdo en que es necesario tomar medidas urgentes. UNICEF [fr] sostiene que la vacunación y el control de la dieta de los recién nacidos son necesarios para reducir la mortalidad infantil. Para mejorar la situación general de la salud pública las prioridades [fr] deben ser: 

  •     Fortalecer los programas de nutrición dirigidos a los grupos más vulnerables y su acceso a nutrición adecuada; 
  •     Incrementar la eficiencia de los gastos presupuestarios; 
  •     Mejorar el manejo de los recursos humanos en la atención sanitaria;
  •     Presentar equipos de parto libre de riesgos; 
  •     Traer de regreso a los doctores a los centros de salud de las zonas rurales. 

La situación es alarmante pero no desesperada, al menos no por ahora. Las políticas propuestas están listas para ser implementadas si existe la voluntad política adecuada para hacerlo. Los niños malgaches han esperado 50 años para que su salud ocupe un lugar prioritario en la agenda nacional. Es hora de que las autoridades se acuerden de que ningún país que se precie puede tolerar que su futuro se destruya de tal manera, 44,000 veces al año.   

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.