¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Alemania se apunta al «fracking»: ¿Qué hay de la transición energética?

El gobierno alemán va a autorizar la fractura hidráulica (fracking) en un 86% de su territorio con dos objetivos: reducir su dependencia de Rusia y mejorar su competitividad ante Estados Unidos.

Con su propuesta de regular el procedimiento de fracturación hidráulica, el gobierno alemán se prepara para autorizar la explotación del gas de esquisto. Hasta ahora, en Alemania no existe una clara regulación de este proceso, el único empleado hasta ahora para extraer el gas atrapado en la roca madre, muy cuestionado por ecologistas y cerveceros, que denuncian las posibles consecuencias medioambientales.

Instalación de superficie para operaciones de fracturación. CC BY-SA 3.0

Instalación de superficie para operaciones de fracturación. CC BY-SA 3.0

Alemania, dependiente de Rusia

El gobierno alemán se prepara para autorizar la explotación del gas de esquisto [fr] en su territorio. El país posee un potencial de 2,3 billones de m³ de gas [fr] (Francia tiene 3,8), concentrados en su mayoría en los estados del norte. Este recurso permitiría al país reducir la dependencia de sus dos principales proveedores de gas: Noruega y, sobre todo, Rusia. Alemania se ha mostrado extremadamente inquieta por las amenazas rusas de cortar el suministro desde los campos siberianos de Gazprom. Rusia proporciona cerca de un 43% [fr] del gas que consume Alemania.

La canciller Merkel también centra su atención en occidente, donde su industria pierde competitividad ante la industria norteamericana, reforzada por los hidrocarburos no convencionales. Lo mismo opinan los empresarios alemanes, que envidian a EE.UU. [fr] los bajos precios de su gas.

Ulrich Grillo, presidente de la Federación de la Industria Alemana (BDI), decía a principios de 2013 [fr]:

Ce sujet sera à l’avenir un élément clef de la compétitivité de l’industrie,  Nous ne devons pas fermer les yeux mais l’étudier de façon intensive.

Este asunto será en el futuro un elemento clave para la competitividad de la industria. No debemos cerrar los ojos, sino estudiarlo de forma intensiva.

En el mercado europeo, el gas cuesta entre dos y tres veces más que en el mercado norteamericano. Además, en 2013, un alemán pagaba el megavatio/hora (MWh) a unos 35 euros, mientras que su homólogo norteamericano paga entre 23 y 33 euros (en Francia, el precio se sitúa en 47 euros). Sabiendo que el coste de la energía representa del 20 al 70% de los costes de producción en la industria, el cálculo es rápido.

¿Se acabaron las energías renovables?

Fuentes de gas de esquisto en Europa (US EIA, 2011) - Dominio público

Fuentes de gas de esquisto en Europa (US EIA, 2011) – Dominio público

La puesta en marcha de una industria del gas de esquisto al otro lado del Rin no gusta a todo el mundo. Muchos movimientos medioambientales han expresado su inquietud, pero es sobre todo la poderosa Federación Alemana de Cerveceros la que más ha presionado [fr]. Brauer-Bund, portavoz de dicha federación, afirma: 

Plus de la moitié des brasseurs utilisent des puits situés en dehors des zones qui seraient protégées par la loi

Más de la mitad de los cerveceros utilizan pozos situados fuera de las zonas que estarían protegidas por la ley

La federación teme que la contaminación de las capas freáticas altere la calidad de su producción. Alemania creará «santuarios» en un 14% del territorio, donde estará prohibida toda fractura hidráulica, que sin embargo se utiliza desde hace 50 años para la extracción de petróleo convencional. 

La transición energética es actualmente uno de los temas más candentes en Alemania. El fuerte desarrollo de las energías renovables –eólica y solar– ya crea controversia a causa de su elevado costo. Ocho reactores nucleares se apagaron en 2011 tras la catástrofe de Fukushima y el último cerrará en 2022.

El vicecanciller y presidente de los socialdemócratas alemanes (SPD), Sigmar Gabriel, se ha expresado recientemente con franqueza declarando que la transición energética estaba «a punto de fracasar» [fr], y que el gobierno alemán habría:

sous-estimé la complexité de cette transition énergétique et que la volonté d’un approvisionnement énergétique décentralisé et autonome  n’était qu’une pure folie.

subestimado la complejidad de esta transición energética, y que la voluntad de un abastecimiento energético descentralizado y autónomo no era más que una locura.

Berlín intenta resolver una ecuación compleja: asegurarse el suministro del país controlando los precios y respetando los compromisos en materia de reducción de emisiones de gas de efecto invernadero. Algo muy complicado cuando son los propios cimientos de la transición energética los que se cuestionan.

3 Comentarios

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.