¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Enmarcando la “amenaza gay” en Jamaica

Rainbow Flag in sand; photo by Capes Treasures, used under a CC license.

Bandera del Arcoiris en la arena; fotografía por Capes Treasures, utilizada bajo una licencia CC.

El despido del profesor Brendan Bain de su puesto como jefe de la Red de Entrenamiento Regional Caribeña contra el VIH/SIDA [en] (CHART por sus siglas en inglés) es un problema que sigue con vida en Jamaica. El grupo de Facebook Real Change For Jamaica [en] (Cambio real para Jamaica) se ha ocupado de discutir la decisión del profesor Bain de tomar acción legal contra la Universidad de las Indias Occidentales, quienes fueron responsables por la rescisión de su contrato [en].

Albert Cee [en] sintió que los derechos constitucionales de Bain fueron violados:

If nothing else, the rules of natural justice dictate that a person should have a fair hearing before such drastic action is taken against them. That was not the case here, so I hope the Professor is justly rewarded both in monetary terms as well as in his Constitutional Rights being upheld.

Sin más, las reglas de justicia natural dictan que una persona debería tener una audiencia justa antes de que una acción tan drástica se tome contra ella. Aquí no fue el caso, así que espero que el Profesor sea recompensado tanto en terminos monetarios como en que sus derechos constitucionales sean validados.

El usuario de Facebook Anthony Francis sugirió [en] que la universidad estaba siendo controlada por la comunidad gay:

UWI will hold that the gay community and others who [CHART] is supposed to serve, no longer have confidence in Prof. Bain because his professional opinion does not elevate homosexuality.

La UWI mantendrá que la comunidad gay y otros [CHART] a quienes se supone que sirve, no tendrán más confianza en el profesor Bain por que su opinión profesional no exalta la homosexualidad.

En cambio, Molly Stewart tenía esperanza [en] en que la demanda del profesor Bain no sería exitosa:

I've read his article; in it the goodly doctor intimates that gays/homosexuals are to be charged with the spread of AIDS. His irresponsible writing and his homophobic beliefs continue to fuel anger and fear within the Jamaican population. The result [of] false and outdated reporting, while ignoring what other countries already know to be [the] truth – that anyone can spread the AIDS/HIV virus – shows his inability to hold a position of authority. It is injurious not only to the gay population, but to the community at large. He may be a great man to some but only because he espouses the same or similar beliefs of a people who refuse to think independently, and align themselves with how the majority feels, out of fear of being ostracized. FALLA FASHIN [Follow Fashion] I see is still very much alive and kicking in Jamaica.

Leí un artículo; en él el buen doctor da a entender que los gays/homosexuales deben ser culpados por la propagación del SIDA. Su escritura irresponsable y sus creencias homofóbicas continúan alimentando el enojo y el odio entre la población jamaiquina. El resultado de hacer reportes falsos y anticuados, mientras se ignora lo que otros países ya saben que es verdad – que cualquiera puede propagar el VIH/SIDA – muestra su incapacidad para mantener un puesto de autoridad. Esto es dañino no sólo para la población gay, sino para la comunidad en general. Podrá ser un gran hombre para algunos pero sólo porque se adhiere a las mismas creencias de la gente que se niega a pensar diferente y se conforma con el sentimiento de la mayoría, por miedo a ser alienados. FALLA FASHIN [Seguir a la moda] veo que tiene mucha vida en Jamaica.

Mientras tanto, el escritor Marlon James fue escéptico [en] acerca de una historia publicada en el periódico Jamaica Observer sobre la supuesta violación en grupo de un trotador en un vecindario de Kingston, insinuando que la historia simplemente complica la discusión sensible del problema de los derechos de los homosexuales:

‘He was found by some females who were shocked and even more surprised [HAD TIME TO SURMISE THE SITUATION, OBVIOUSLY] to see that he was bleeding heavily [VICTIM IS BATTERED AND TRAUMATISED, WITNESS SAYS, BUT LOOK AT HIS RECTUM!!] from his rectum,’ [A BATTERED AND BOUND MAN, WITH HIS ASS PLOPPED DOWN ON THE GROUND, YET BLOOD WAS APPARENTLY SHOOTING ANIME STYLE FROM HIS ASS—ALSO WHO CHECKS THE ASS FIRST?] one man, who said he assisted in untying the victim, [WHAT HAPPENED TO THE FEMALES IN THE STORY? NO UNTYING SKILLS? YOU WOMEN ARE NEVER ANY HELP—NOT EVEN A CELL PHONE AMONG YOU] told the Observer.

‘Fue encontrado por unas mujeres que se conmocionaron y aún más se sorprendieron [teniendo tiempo de resumir la situación, obviamente] de ver que sangraba profusamente [la víctima está maltratada y traumatizada, dijo la testigo, ¡pero mira su recto!] por el recto,’ [Un hombre golpeado y atado, con el culo esparcido por el suelo, sin embargo la sangre aparentemente le salía disparada por el culo al estilo anime – además ¿quién revisa primero el culo?] un hombre, quien dijo que ayudo a desatar a la victima, [¿qué pasó con las mujeres en la historia? ¿no tenía habilidades para desatar? Las mujeres nunca pueden ayudar-ni siquiera llevan un celular con ustedes] dijo al Observer.

Continuó:

‘Several persons [LIKE WHO, SINCE THIS WOULD BE THE FIRST TIME THEY ARE HEARING ABOUT THE EVENT?] have told me that they were in fear and are apprehensive to go back because of what happened. It was not a pretty sight,’ the jogger said [WHICH JOGGER IS THIS NOW?].

‘We used to protect the females and tell them to walk in groups, but it now seems we, the males, are the target. This cannot be allowed to continue,’ [DAMN BATTY BOYS] the man said.

‘Varias personas [¿cómo quién?, ya que ésta es la primera vez que ellos escuchan la historia.] me han dicho que tenían miedo y están temerosos de volver por lo que pasó. No es una vista bonita.’ dijo el trotador [¿De qué trotador hablamos ahora?].

‘Solíamos proteger a las mujeres y decirles que caminaran en grupos, pero ahora me parece que nosotros, los hombres, somos el blanco. No se puede permitir que esto continúe,’ [malditos chicos raros] dijo el hombre.

James concluyó:

COME ON, PEOPLE. EITHER THIS DIDN'T HAPPEN OR THIS IS WORST REPORTING SINCE THE LAST OBSERVER ARTICLE. ‪#‎GAYAGENDA‬.

VAMOS GENTE. O ESTO NO SUCEDIÓ O ES EL PEOR REPORTAJE DESDE EL ÚLTIMO ARTÍCULO DEL OBSERVER. AGENDA GAY.

James agregó más pensamientos [en] en un post actualizado de Facebook: 

More fact checking goes into an Onion story than this male jogger gang raped business. The question I have is why people, even people who should know better, even people that I've assumed took at least one English class were so quick to believe it. People, even those who saw obvious holes in the story still refused to let it go completely, resorting to ‘if it no go so, it go near so’ logic. People want to believe in the gay menace so badly that when batty boy Kristallnacht finally happens they'll simply think those perverts had it coming.

Hay más comprobación de los hechos en una historia de the Onion que en este cuento del trotador violado. La pregunta que tengo es por qué las personas, aun personas que deberían saber mejor, aun personas que asumí que tomaron al menos una clase de inglés creyeron la historia rápidamente. Personas, aun aquellos que vieron agujeros en la historia se negaron a dejarla ir, recuriendo a la lógica ‘si no es así, se parece’. La gente quiere creer tanto en la amenaza gay que cuando el Kristallnacht contra los chicos raros suceda al fin pensarán simplemente que los pervertidos se lo buscaron.

El bloguero en Slouching Toward Kingston también fue crítico contra la historia del Jamaica Observer [en]: 

I jog there. Four days a week. Including that Monday morning, from about 4:20 in the the morning, to 5. And I didn’t see no women helping no man bleeding out his ass (excuse my double negatives). On Tuesday, i.e.: the day after the alleged incident, I had a day off from work, and when I went out, I did not hear about any such incident  from my friends in the adjoining communities of Meadowbrook Estate, Patrick City, or Duhaney Park. This is rather odd, as the last rapist in our community was easily identified and very well known, having done his campaign of rape and pillage on the poorly lit Daytona Avenue section of Patrick City. So for a man to have had been gang-raped, and no news or gossip of it for two days is rather odd in our community.

Yo corro ahí. Cuatro días a la semana. Incluyendo esa mañana de lunes, aproximadamente desde las 4:20 a las 5 de la mañana. Y no vi a ninguna mujer ayudando a ningún hombre que sangraba por el culo. El martes, o sea, el día posterior al supuesto incidente, tuve mi día de descanso del trabajo, y cuando salí, no escuché nada acerca de tal incidente de mis amigos en las comunidades contiguas a Meadowbrook, Patrick o el parque Duhaney. Esto es bastante raro, ya que el último violador en nuestra comunidad fue fácilmente identificado y bastante conocido, tras haber cometido su campaña de violaciones y robos en la poco iluminada sección de la avenida Daytona en Patrick. Así que para que un hombre haya sido violado en grupo y que no hubiera noticias o chismes de ello en dos días es bastante raro en nuestra comunidad.

Vinculó el evento a lo que considera la agenda política del periódico:

I’m sure most of you have realized by now that all of the recent stories about homosexuals by the Observer are thinly disguised opinion pieces that have to do [with] them engaged in crime, banditry, corruption, or their second exploited hatred – the PNP. [The People's National Party, which, at present, sits in government].

I think it is fairly obvious that the Observer has a very serious problem with the Simpson-Miller [the leader of the party and Jamaica's current Prime Minister] administration. That is quite alright. But instead of relying upon rational arguments rooted in logic, economics, history or common sense, they have instead decided to create a ‘Gay Menace.’ It is a strategy that is working, at least in getting website hits. Just look at how the web hits rose yesterday, and how the comments just piled up.

But  what the Observer is trying its best to do is to create an instinctual association in the Jamaican people’s mind between Homosexuals, Criminals, and the PNP. They seem to be succeeding in associating criminals with gays.

Estoy seguro que la mayoría de ustedes ya se han dado cuenta que todas las historias recientes del Observer sobre homosexuales son artículos de opinión apenas disimulados que tienen que ver con ellos envueltos en crímenes, vandalismo, corrupción o su segundo odio más explotado – el PNP. [El Partido Nacional del Pueblo, que, en este momento, se encuentra al mando].

Me parece bastante obvio que el Observer tiene un serio problema con la administración de Simpson-Miller [lider del partido y actual Primer Ministro de Jamaica]. Eso esta bien. Pero en lugar de basarse en argumntos fundamentados en la lógica, economía, historia o el sentido común, han decidido en su lugar crear una ‘amenaza gay’. Es una estrategia que esta funcionando, por lo menos para conseguir visitas al sitio. Sólo basta mirar cómo las visitas a la red aumentaron ayer y cómo los comentarios se acumulan.

Pero lo que el Observer intenta con todas sus fuerzas es crear una asociación instintiva en la mente de los jamaiquinos entre homosexuales, criminales y el PNP. Parecen estar teniendo exito en asociar a criminales con gays.

Kei Miller continuó su artículo anterior [en] sobre este problema examinando la forma en que se enmarca a los homosexuales [en] en el discurso público: 

It has already achieved its desired effect – to portray gay people as armed, dangerous and powerful. One poster on facebook commented, ‘At least now we have a legitimate right to our homophobia!’ It doesn’t occur to him that Jamaica has one of the highest murder rates in the world and that no story of any other gang killing or murder or rape that is in the papers every minute of every day has ever borne a headline, ‘Heterosexual Gang kills 3 men in Portmore.’ ‘Heterosexual men gangrape woman.’

Other strategies to paint the gay community as powerful are more subtle. Consider even the term ‘gay lobby’. A Trinidadian activist, Colin Robinson, recently despaired at the phrase that I think imagines a tremendously organized group of men who probably meet under the cover of night, pulling up in their black limos, knowing each other by secret handshakes, and who evilly plot the moral destruction of the Caribbean. Colin writes  ‘What “gay lobby”? People struggling to carve out some space for humanity and dignity is a “lobby” now?’

Ya está logrando su efecto deseado – retratar a la gente gay como peligrosos, armados y poderosos. Un usuario de facebook comentó ‘¡Por lo menos ahora tenemos un derecho legítimo para nuestra homofobia!’ No se le ocurre que Jamaica tiene una de las tasas más altas de homicidios en el mundo y que ninguna historia de algún otro asesinato, homicidio o violación en grupo que se muestre en los periódicos a cada minuto todos los días ha llevado el título ‘Pandilla heterosexual mata tres hombres en Portmore.’ ‘Hombres heterosexuales violan en grupo a una mujer.’

Otras estrategias para pintar de poderosa a la comunidad gay son más sutiles. Consideremos el término ‘lobby gay’. Un activista trinitense, Colin Robinson, se desesperó recientemente ante la frase, que yo pienso que se imagina a un grupo tremendamente organizado de hombres que probablemente se reúnen bajo la cubierta de la noche, estacionando sus limusinas negras, reconociéndose unos a otros con saludos secretos, y que maliciosamente planean la destrucción moral del Caribe. Colin escribe ‘¿Cuál “lobby gay”? ¿Personas luchando por hacerse un espacio de humanidad y dignidad son un “lobby” ahora?’

Miller continuó, haciendo referencia [en] a una pieza de sátira de uno de sus ex-alumnos:

…The church with the law on their side, the church with the culture on their side, the church with the anthem and the pledge on their side, the church with the majority of the population on their side, the church who now insists on holding on to their disgust of homosexuality while claiming it isn’t homophobia – despite all of this, the church will continue in its bizarre demands to legislate the lives of others, to essentially hold power over them, to uphold laws that don’t affect their own lives, but the lives and freedoms of others – and the Jamaican church will be absolutely incensed that those whose lives are actually affected and limited and dissempowered by such laws should  have the audacity to protest this. Such protests or advocacy or lobbying will be labelled as bullying and the Jamaican church will claim to be the victims in this fight. For they have learnt the lesson well – the same lesson we all have learnt as children – that there is power in being the victim, or at least in being perceived as the victim. There is power in shouting out, ‘HE STARTED IT!’

… La iglesia con la ley de su lado, la iglesia con la cultura de su lado, la iglesia con el himno y el juramento de su lado, la iglesia con la mayoria de la población de su lado, la iglesia que ahora insiste en mantener su aversión por la homosexualidad mientras afirma que no es homofobia – sin importar todo esto, la iglesia continúa con sus demandas bizarras para legislar las vidas de otros, esencialmente para tener poder sobre ellos, para apoyar leyes que no afectan a sus vidas, sino a las vidas y libertades de otros – y la iglesia jamaiquina estará absolutamente indignada porque aquellos cuyas vidas son de hecho afectadas, limitadas y menospreciadas por esas leyes tengan la audacia de protestar por esto. Estas protestas o defensas o grupos de influencia se etiquetaran como bullying y la iglesia jamaiquina afirmará ser la víctima en esta pelea. Porque ellos han aprendido bien la lección – la misma lección que todos hemos aprendido desde niños – que hay poder en ser la víctima o, por lo menos, en ser percibidos como víctimas. Hay poder en gritar ‘¡ÉL LO EMPEZÓ!’

En un artículo relacionado del blog de Miller, el escritor tomó el tema de la pedofilia en Jamaica, afirmando que “no es asunto de risa”, y sus indignantes dobles estándares:

In Jamaica there is much greater concern for a paedophilia that rarely occurs than there is for the kind that happens frequently. The sight of a pregnant 12 or 13 year old girl is just as likely to have people frowning at the child, slut-shaming her and outright blaming her (‘She too force ripe!’ ‘Look pon lickle she a run down big man!’ ‘ Before she study har book instead o study man!’) rather than the fully grown and supposedly responsible man who decided to have his way with her.

By contrast, if a boy of a similar age walked around showing the evidence of his buggery, it would evoke far more sympathy and outrage, and cause a witch hunt for the wicked man who had done the deed.

One of the great hurdles in confronting paedophilia in Jamaica is that it isn’t recognized for what it is – overwhelmingly a heterosexual crime. And this despite what official statistics will tell us. Now, make no mistake, the crime happens to both boys and girls, but it would seem that as a country we are far more interested in protecting our boys than protecting our girls.

En Jamaica hay una mayor preocupación por un tipo de pedofilia que raramente ocurre que por la que ocurre frecuentemente. La vista de una niña de 12 o 13 años embarazada ocasiona muy frecuentemente que la gente desapruebe a la niña, acusándola de ramera y culpándola abiertamente (‘¡Ella también fuerza la violación!’ ‘¡Parece que quiere correr con un hombre grande!’ ‘¡Debería estudiar libros difíciles antes de estudiar hombres!’) en lugar de culpar al hombre maduro y supuestamente responsable que decidió hacer lo que quiso con ella.

En contraste, si un chico de edad similar anduviera mostrando evidencia de su sodomía, ocasionaría más simpatía y enojo, y causaría una cacería de brujas contra el hombre que haya cometido el acto.

Uno de los grandes obstáculos para confrontar la pedofilia en Jamaica es que no es reconocida como lo que es – un crimen sobrecogedoramente heterosexual. Y esto sin importar lo que las estadísticas oficiales nos digan. Ahora, no cometamos errores, este es un crimen que afecta a niños y niñas, pero parece que como nación estamos mucho más interesados en proteger a nuestros niños que a nuestras niñas.

Miller une los puntos [en] al referirse a una discusión en línea que tuvo con una amiga sobre “las mismas viejas preocupaciones que muchos jamaiquinos tienen por que la gente gay obtenga mas derechos en la sociedad”:

She finally, and predictably, pulled for the emotionally manipulative paedophilia card. It was her little boy, she confessed. She worried about him. Would he be safe in a country where gay men had rights. Now I should tell you that my friend had a little girl as well, but clearly she was comfortable living in a society where it was this girl child who was statistically far more likely to be molested and raped. I challenged her about this and I pointed her to a fact she had obviously never considered, that the gay lobby she so despised was as much against paedophilia as she was – that this was common ground that they shared, and that those she perceived as her enemies would almost certainly stand alongside her in supporting more strident laws that targeted sexual predators in Jamaica.
Alas, my friend ended the argument right then and there. She did not want to find common ground with these gay people who repulsed her, and if gay people did not in fact support paedophilia, or were not paedophiles themselves, then how could she maintain her hatred? It was all too inconvenient – the truth.

Ella final y previsiblemente usó su carta emocionalmente manipulativa de la pedofilia. Fue su niño pequeño, me confesó. Se preocupaba por el. ¿Estaría seguro en un país donde los hombres gay tienen derechos? Ahora debería decirles que mi amiga tiene una niña pequeña tambien, pero claramente ella estaba viviendo cómodamente en una sociedad donde es estadísticamente más probable que esta niña sea abusada y violada. La reté acerca de esto y le señalé el hecho de que obviamente ella nunca había considerado que el lobby gay que ella tanto odiaba estaba tan en contra de la pedofilia como lo estaba ella – este era territorio común que compartía con ellos, que aquellos que ella percibía como enemigos casí seguramente estarían a su lado en apoyo por leyes más estrictas contra los depredadores sexuales en Jamaica. Desgraciadamente, mi amiga terminó la discusión en ese momento. Se negaba a encontrar suelo común con esta gente gay que tanto le desagradaba, y si la gente gay no apoyaba la pedofilia o no eran pedófilos entonces, ¿cómo podría ella mantener su odio? Era demasiado inconveniente la verdad.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.