¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una carta abierta de los singapurenses que se volvió viral: ‘La gente ya no confía en el gobierno’

From the website of Catherine Lim

Del sitio web de Catherine Lim

Catherinelim.sg Comentarios políticos sobre Singapur.

Comentario político

Una carta abierta al Primer Ministro

He pensado en quedarme callada durante este periodo de transición política mientras observo como se desarrollan los acontecimientos. Pero lo que está sucediendo en la actualidad me ha perturbado lo suficiente como para que quiera hacer otro comentario. He emitidó el comentario en forma de una carta directa al PM, para expresar urgencia.

Estimado Señor Primer Ministro

Catherine Lim, la popular novelista del sudeste de Asia y escritora residente en Singapur escribió una carta abierta [en] dirigida al Primer Ministro Lee Hsien Loong lamentándose de la decadencía de la confianza del público en su gobierno.

La carta se volvió popular [eng] en internet y los medios de comunicación convencionales también la cubrieron. Dicha carta provocó un vívido debate sobre las políticas de Singapur, y en particular sobre la demanda por difamación[ [en] presentada por el Primer Ministro en contra de un bloguero a principios de este mes. La repentina popularidad de la carta refleja la validez de las muchas cuestiones planteadas por Lim. También afirmó el continuo y creciente involucramiento activo de los internautas singapurenses en las problemáticas socio-políticas. 

En primer lugar, Catherine señaló que más y más personas se atreven a usar graffiti, lo que acarrea sanciones rigurosas que comprenden la cárcel y el apaleamiento conforme a la ley de vandalismo [en] del país isleño:

We are in the midst of a crisis where the people no longer trust their government, and the government no longer cares about regaining their trust.

Firstly, the people are resorting to forms of high-visibility, high-risk protest never seen before, such as graffiti writ large on public buildings, persistent, strident online criticism despite stern government warnings and threats, an increased frequency of mass gatherings held at the Speakers’ Corner, as well as increased hostility shown at these gatherings.

Estamos en medio de una crisis donde las personas ya no confían en su gobierno, y el gobierno ya no se preocupa por recuperar la confianza de la gente.

Primeramente, la gente está recurriendo a formas de alta visibilidad, a manifestaciones de alto riesgo nunca antes vistas, como grandes graffitis en edificios públicos, persistentes, deseperadas criticas en internet a pesar de las advertencias y amenazas del duro gobierno, una creciente frecuencia de reuniones masivas celebradas en Speaker´sCorner, así como aumento de la hostilidad demostrada en estas reuniones.

Catherine culpó al Primer Ministro por no escuchar al pueblo:

…it is ultimately your inability or unwillingness to listen to the people. After your initial show of contrition and your ardent promises of change, following the shock of the General Election of 2011 (a change of heart which must have astonished as well as heartened a lot of Singaporeans like myself), your government now seems to be hardening its position and going back to the old PAP reliance on a climate of fear maintained by the deployment of the famous PAP instruments of control, notably the defamation suit.

…es en última instancia su incapacidad o falta de voluntad para escuchar a las personas. Después de su demostración inicial de arrepentimiento y sus ardientes promesas de cambio, luego del impacto de las Elecciones Generales del 2011 (un cambio de actitud que debe haber sorprendido así como alentado a muchos singapurenses como yo), su gobierno ahora parece estar endureciendo su posición y se remonta a la antigua confianza de PAP, en un clima de miedo sostenido por la implementación de los famosos instrumentos de control del PAP, en particular la demanda por difamación.

El Partido de Acción Popular o PAP es el partido gobernante de Singapur desde 1959. Seguía siendo el partido dominante en las elecciones de 2011, pero recibió un menor [en] número de votos. En los últimos años, muchos singapurenses han estado culpando abiertamente al gobierno por su incapacidad para hacer frente al creciente costo de vida, la creciente desigualdad de ingresos, e incluso el aumento del número de trabajadores migrantes extranjeros en la ciudad-estado.

La demanda por difamación fue presentada en contra de un bloguero que acusó al Primer Ministro de estar involucrado en corrupción sin haber presentado pruebas. El bloguero ya pidió disculpas pero el caso no se ha retirado.

Lugo, Catherine le recordó al Primer Ministro Lee que los jóvenes también están interesados en adquirir más derechos:

…the expectations of the people, especially the young, go well beyond material needs, to encompass the long denied need for freedom of expression, open debate and public assembly.

What had worked well in the old era may no longer be relevant today, or worse, may even be damaging.

…Las expectativas de la gente, en particular de los jóvenes, van más allá de las necesidades materiales, para abarcar las necesidades rechazadas durante mucho tiempo por la libertad de expresión, el debate abierto y la asamblea pública.

Lo que funcionó bien en la época antigua puede que ya no sea relevante en la actualidad, o peor, puede incluso ocasionar daño.

Ella advirtió al dirigente singapurense que si la problemática de la confianza no se aborda, conllevará a un ‘derrumbe’ político:

This is an epochal time in Singapore’s history, when one era is fading into the past, and a new one is being transitioned into. If the present crisis of trust is not resolved, it will become even more intractable for the next Prime Minister and the new generation of leaders, for by then the crisis would have deteriorated into meltdown.

Esta es una época en la historia de Singapur, cuando una era se desvanecé en el pasado, y una nueva está en transición. Si la presente crisis de confianza no se resuelve, se volverá incluso más insoluble para el Primer Ministro y la nueva generación de dirigentes, para entonces ya la crisis se habrá deteriorado hasta el colapso.

La carta se volvió viral. La respuesta vino de Jacky Foo, Cónsul General de Singapur en Hong Kong, que no estuvo de acuerdo [en] con el punto de vista de Catherine que afirma que la confianza del público está en descenso:

Of course, not all is perfect in Singapore. Like other developed societies, our middle class too feels the squeeze from globalisation. The government has openly acknowledged the problems of income inequality and slowing social mobility. It has done much to overcome them, and is doing more in a sustainable and responsible, not populist, way. That is why trust in government in Singapore remains high.

Por supuesto, en Singapur no todo es perfecto. Como otras sociedades desarrolladas, nuestra clase media también siente el apretón de la globalización. El gobierno abiertamente ha reconocido los problemas de la desigualdad de ingresos y la reducción de la mobilidad social. El gobierno ha hecho mucho para superarlo, y esta haciendo más de una manera sustentable y responsable, no populista. Por ello, la confianza en el gobierno de Singapur permanece en un nivel alto.

Él también defendió la demanda por difamación presentada por el PM Lee en contra de un bloguero:

Ms Lim is also wrong to claim that Prime Minister Lee Hsien Loong's defamation suit against a blogger will further erode trust. On the contrary, Mr Lee acted because the government prizes integrity as the ultimate source of the trust it enjoys. A leader who does nothing when he is accused of criminally misappropriating monies from the state pension system must engender mistrust in his honesty and leadership.

Además la Sra Lim se equivoca al afirmar que la demanda por difamación del Primer Ministro Lee Hsien Loong en contra de un bloguero deteriorará aún más la confianza. Al contrario, el Sr Lee procedió porque el gobierno aprecia la integridad como la última fuente de confianza que el gobierno posee. Un líder que no hace nada cuando es acusado de malversación de dineros de forma criminal del sistema estatal de pensiones debe generar desconfianza en su honestidad y liderazgo.

Catherine respondió a Foo y enfatizó [en] que ‘la desconfianza es muy real':

I would like to point out that the mistrust is very real, even if it only involves a minority.

Mr Foo commented on my long history as a complainer. I have been writing political commentaries for 20 years now. Their central theme is the need for a robust, trusting relationship between the government and the people, which, I strongly believe, is the only guarantee for a small country to survive in an increasingly perilous world.

Me gustaría señalar que la desconfianza es muy real, incluso si tan solo involucra a una minoría.

El Sr Foo comentó acerca de mi larga historia como quejosa. He escrito comentarios políticos durante 20 años. Su tema central es la necesidad de una relación solida, de confianza entre el gobierno y la gente, que creo firmemente, es la única garantia para que un país pequeño sobreviva en un mundo cada vez más peligroso.

Como respuesta a la carta de Catherine, la exeditora del Straits Times, Bertha Henson, estuvo de acuerdo [en] en cómo la política de Singapur ha sido reducida a una mera ‘transacción’ entre los dirigentes y los ciudadanos:

The relationship between ruler and ruled has become a transaction. Leaders are just contractors whom we pay to do a good job. When there's a good job done, we think that's what they should be doing anyway since we pay them so well. And when anything bad happens, we become very unforgiving because we think they are not worth their pay. Also because we PAY them, there's little respect.

I know one reason for high pay is to keep our politics “clean”. But I think it has come at the expense of trust and regard that people have for political leaders. Now which is more important?

La relación entre el gobernante y el gobernado se ha convertido en una transacción. Los dirigentes son sólo contratistas a quienes pagamos para que hagan un buen trabajo. Cuando se hace bien el trabajo, pensamos que es lo que deben hacer de todos modos, puesto que les pagamos muy bien. Y cuando algo malo sucede, nos volvemos implacables porque pensamos que no vale la pena que reciban su pago. También porque les pagamos, hay poco respeto.

Sé que una razón para pagos altos consiste en conservar nuestras políticas ”limpias”. Pero creo que ha llegado a costa de la confianza y el respeto que la gente tiene por los dirigentes políticos. Ahora, ¿qué es más importante?

Resulta interesante que el PM Lee publicó [en] una carta abierta de un trabajador sexual anónimo en su página de Facebook cuando la carta de Catherine corrió como la polvora. El remitente elogió al gobierno y garantizó al PM Lee que la mayoría de los singapurenses siguen apoyando su liderazgo:

I am glad I am a Singaporean. I am thankful that my government is thoughtful and far-sighted. I hope it will bring you some comfort that not all Singaporeans think like Roy Ngerng and the other activists who are overly self-righteous in the ways they challenge the government.

Estoy contenta que soy singapurense. Estoy agradecida que mi gobierno es reflexivo y trascendental. Espero que le proporcione consuelo que no todos los singapurenses piensan como Roy Ngerng y los otros activistas que son demasiado autosuficientes en la manera que desafían al gobierno.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.