Fausto de Goethe, entre el clasicismo y el romanticismo

fausto

Imagen de una representación teatral de Fausto de Haags Uitburo en flickr, usada bajo licencia Creative Commons Attribution 2.0 Generic (CC BY 2.0)

Entender y discutir de términos como Clasicismo o Romanticismo resulta a veces complicado para quien no está inmerso en el universo de las letras. Pero no lo es para Mª Gemma Romero Perea. Para ella, por ejemplo, Goethe a través de su obra Fausto, pone de manifiesto una extraña síntesis entre Romanticismo y Clasicismo. Lo explica:

Fausto es la obra más importante del autor; el ambiente en el que se desarrolla es el de la lejanía y el del misterio, y el pacto que Fausto hace con el diablo recoge el tétrico estilo romántico a la perfección. La historia arranca de una leyenda medieval, el protagonista, dedicado a la ciencia, pacta con el diablo para recuperar de nuevo la juventud y lograr de ese modo el amor de Margarita. Con un profundo estilo filosófico, Fausto lucha contra las leyes de la naturaleza y contra todo lo sagrado para convertirse en un rebelde romántico. Lo más significativo es el halo de misterio que rodea al protagonista y su terrible trato con el diablo para retomar la juventud. Pero además de los caracteres románticos del personaje, hay algo que destaca sobre todas las cosas, y es que Fausto se convertirá en un verdadero ídolo para todos los tiempos junto al Quijote y a Don Juan, un personaje lleno de matices que convertirá a su creador Goethe en un verdadero maestro de la literatura que influirá en su tiempo y en los posteriores de forma decisiva.

El post reseñado participó del séptimo #LunesDeBlogsGV el 16 de junio de 2014.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.

¿Te gusta leer Global Voices?

Ayúdanos a conocer mejor a nuestra audiencia completando esta breve encuesta »

Close