¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los cameruneses y la muerte de Lapiro de Mbanga, ícono musical exiliado

Lapiro de Mbanga

Cantante camerunés de protesta Lapiro de Mbanga in prisión en noviembre 2009. Foto de Jen Bell. Usada con permiso de freemuse.org.

Lapiro de Mbanga [en], mejor conocido como Ndinga Man (es decir, Guitarrista), murió de cáncer en Estados Unidos el 16 de marzo de 2014. Al cantante de protesta, crítico social, activista político y portavoz oficial de los oprimidos de origen camerunés se le había otorgado el asilo político en setiembre de 2012, después de haber cumplido tres años de condena en su país de origen por su presunta participación en los disturbios antigubernamentales de febrero de 2008 – cargos que se consideran sumamente motivados por razones políticas. Tenía 56 años.

La noticia sobre el fallecimiento de de Mbanga empezó como un rumor en la red. Pero después de unas horas se confirmó que había muerto en un hospital en Buffalo, Nueva York. 

¡Dios mío! ¿Es verdad esto? Incluso su página de Wikipedia ha sido actualizada. Estamos tan tristes por la muerte del embajador del pueblo. Lapiro De Mbanga QEPD

El siguiente video nos muestra una actuación suya en Yaounde, Camerún:

El luto pronto se convirtió en rabia, dirigida principalmente hacia el régimen del presidente camerunés Paul Biya. Bisong Etahoben, exeditor en jefe del periódico Cameroon Post, escribió en Twitter que: 

Nuestros amigos acusan a Biya de haberse negado a tratar el cáncer que Lapiro contrajo mientras estuvo en la cárcel, lo cual le llevó a la muerte hoy en los Estados Unidos.

Estos datos fueron confirmados por Jacob Nguni, amigo cercano de Mbanga y exguitarrista de la banda Rocafil jazz del fallecido Prince Nico Mbarga, a quien se citó [fr] diciendo: 

Il s'agit d'un acte criminel part des autorités camerounaises. Lapiro est mort d'une maladie qui avait été détectée dès sa première année en prison… Un ordre explicite avait été donné de ne pas le soigner. Cette information avait été communiquée à Lapiro lui-même pendant qu'il était derrière les barreaux… Au moment où il sort de prison et qu'il arrive finalement aux USA, il était un peu trop tard pour le sauver… Lapiro avait été curieusement libéré parce que les autorités camerounaises, qui connaissaient la vérité sur sa maladie, ne voulaient pas qu'il meurt en prison…

Este ha sido un acto criminal llevado a cabo por las autoridades camerunesas. Lapiro murió de una enfermedad que fue detectada ya en su primer año en prisión… Se dio una orden explícita para que no le dieran ningún tratamiento. Se le informó a Lapiro cuando se encontraba detrás de las rejas… Cuando salió de la cárcel y logró irse a Estados Unidos, ya era demasiado tarde para salvarlo… Casualmente, Lapiro fue liberado porque las autoridades camerunesas sabían la verdad sobre su enfermedad y no querían que muriera en la prisión.

La protesta de Nguni no era nueva. De hecho, el mismo Mbanga dijo casi lo mismo en una entrevista en mayo de 2013 [fr].

Para Boh Herbert, experiodista de Cameroon Radio Television (CRTV), su muerte era más que un caso de negligencia:

It is no longer a secret, after Lapiro, that the government of Cameroon has specialized in administering death to its most formidable political opponents and dissidents, using prison as the slaughter house or as the transit station “en route” to the grave. We also now know that denying medical care to prisoners is not just negligence. It is part of an assassination plot, meticulously executed.

Después del caso de Lapiro, ya no es ningún secreto que el gobierno de Camerún se haya especializado en administrarle la muerte a sus oponentes y disidentes más formidables utilizando la prisión como matadero, o como la parada “en tránsito” de camino al cementerio. También sabemos que negar tratamiento médico a los prisioneros no sólo es negligencia. Es parte de un plan de asesinato, ejecutado meticulosamente. 

Incluso antes de las revelaciones de Jacob Nguni, los cameruneses ya señalaban y acusaban al gobierno de Biya. Tal y como tuiteó @Cameroon_Com: 

Paul Biya debe sentirse muy feliz esta tarde, con las noticias de la muerte de Lapiro De Mbanga. Descansa en paz, Dingaman. 

@Geraldmeh83 fue más allá, prometiendo que el presidente y sus allegados tendrán su merecido:

Laprio De Mbanga – Fogoh Mawoh: No he dejado de esuchar su música. Biya y sus allegados pagarán por esto algún día. Descansa en paz, Lapiro

Homenajes y penas

Una gran manifestación de tristeza por de Mbanga se extendió.

@cameroonbasket tuiteó:

Su muerte me afecta, su sacrificio, su sufrimiento, su vida y su obra lo convertirán en un héroe en nuestro amado país.

@SolomonAtah simplemente le dio las gracias por su música:

Gracias por compartir tu vida con el mundo a través de la música –  me siento orgulloso de ser del mismo país que tú.

@NgumNgafor señaló uno de los legados más trascendentales de de Mbanga: la nueva jerga que introdujo y popularizó en Camerún:

Con una forma callejera de hablar genial que iba más allá de la clase social y decía la verdad al poder, Lapiro se convirtió rápidamente en un una joya nacional. QEPD Ndinga man

Muchos de los tributos a Lapiro se escribieron en su estilo de inglés pidgin camerunés tan exclusivo, conocido también como habla Mboko. Uno de estos tributos los hizo @kathleenNdongmo:

Guitarrista, chico genial, el hombre único para el pueblo…te recordaremos. Muéstranos el camino… toda persona debe morir.

El bloguero galardonado @Ngimbis explicó el impacto de la música de de Mbanga en el lenguaje:

Aprendí a hablar pidgin escuchando tu música.

@tchitospakito se preguntó:

¿Entonces Lapiro de Mbanga murió? Qué pena. Esta vida no es nada. ¿Quién nos dará ahora una buena conversación? ¿O quién le hablará de forma directa al gobierno? Descansa en paz, viejo.

En un tributo en Facebook recogido en numerosos blogs, Sarli Sardou Nana se lamenta [wes]:

Lapiro de Mbanga Ndinga Man e mandat don bolè today for Etaz! Erreur or no erreur die na ndos! Waka nayo Ndinga man. We go di follow ya 4 chapters di listen ya mutumbu until we own mandat bolè. We go di mimba you tara! All man must go one day … RIP.

¡La vida de Lapiro de Mbanga Ndinga Man llegó hoy a su fin en Estados Unidos! Si esto es un error o no, ¡la muerte es una ladrona! Vete en paz Ndinga Man. Seguiremos tus cuatro capítulos y escucharemos tus canciones hasta el final de nuestras vidas. ¡Te recordaremos, amigo! Todos tenemos que irnos algún día… Descansa en paz.

Los homenajes también se dieron en una infinidad de grupos internacionales que habían trabajado con de Mbanga en diferentes momentos de su carrera. Uno de ellos era del Oslo Freedom Forum:

Descansa en paz, Lapiro de Mbanga, músico camerunés luchador de la libertad: http://t.co/KmbR0LOEO0 [en] Miren esta hermosa charla de Oslo: http://t.co/X73f67nQDg [fr, en]

No volverá a casa:

El hecho de que de Mbanga, conocido como el héroe del pueblo, haya muerto en el exilio, fue especialmente irritante para muchos cameruneses. @IGC_Cameroon tuiteó:

Hay que cuestionarse como país cuando se ha perseguido a los propios hijos y cuando estos mueren poco después en el exilio.

Christopher Fomunyoh, director regional  de África central y occidental del Instituto Nacional Demócrata para los Asuntos Internacionales, escribió: [en]

Today a mighty giant in the fight for political space and freedoms is fallen and more so on foreign shores without the opportunity to wave a last farewell to his fellow compatriots — a people to whom he had given so much and meant so much in his youthful activist days. Our ancestors must be asking: what have we become, and where are we headed as a people? May Lapiro's ideas, wit, energy, vivacity and sense of patriotism endure forever.

Hoy ha caído un gran hombre para la lucha por el espacio político y la libertad en territorio extranjero sin haber tenido la oportunidad de decir un último adiós a sus compatriotas — un pueblo a quien le había dando tanto y para quien fue tan significativo en sus tiempos de juventud activista. Nuestros ancestros deben estarse preguntando en qué nos hemos convertido y hacia dónde vamos como pueblo. Que permanezcan por siempre las ideas de Lapiro, su ingenio, su vivacidad y su sentido patriótico. 

De Mbanga no solo murió en el exilio; no volverá a Camerún para ser enterrado sino que su cuerpo será cremado [fr]. Ese fue su último deseo – un gran golpe para sus fans en Camerún, que, según la cadena estatal CRTV [fr], “han estado pidiento que traigan sus restos a Camerún para que le puedan celebrar un sepelio adecuado para su héroe”.

Tal y como comentó [fr] un fan en un artículo acerca de la celebración del funeral del 29 de mayo en Buffalo, Nueva York:

La plus grande erreur de Lapiro était de donner consigne qu'on l'enterre aux USA. Lapiro était note héro et le peuple camerounais avait besoin de voir et de recevoir son corps au pays. La levée de son corps à l'aéroport de Douala devrait amener une bonne masse et même tout la population de douala et d'autre ville du Cameroun…

Vraiment le refus d'aller au pays avec le Corps de Dinga Man me choque.

El error más grande de Lapiro ha sido pedir ser enterrado en Estados Unidos. Él era nuestro héroe y el pueblo de Camerún necesitaba recibir y ver su cuerpo en su país. La recogida de su féretro en el aeropuerto de Douala hubiera atraído a las masas y probablemente al pueblo entero de Douala y a otros poblados…

De verdad, el rechazo a traer el cadáver de Ndinga Man a casa es impactante.

Ese fue el último gesto de defensa de de Mbanga contra un régimen conocido por interceptar los funerales de sus oponentes más acérrimos –  algunos de los cuales llegaron al cementerio de forma prematura gracias al mismo régimen – y por utilizarlos como medio para ganar legitimidad política. Tal y como señaló [en] Boh Herbert:

After decades of never-ending police harassment, including the sabotage of his means of livelihood such as the burning down of his nightclub in Mbanga… after three years in prison… it is instead “Ngatta Man” [prisoner], as Lapiro renamed himself after his time in the big house… who, even in death, is having the last laugh, by denying the regime in Yaounde the never-ending affixing of medals of honor on those it kills.

Tras décadas de persecución policial sin fin, incluido el sabotaje de sus intentos de subsistencia, como quemar su club en Mbanga… después de tres años de prisión… en vez de ser “Ngatta Man” [prisionero], como Lapiro se llamaba a sí mismo después de pasar esa temporada en el presidio…quien, incluso en la muerte, mantiene una última sonrisa al negarle al régimen de Yaounde la interminable lista de medallas de honor que gana gracias a todos aquellos que ha matado. 

Al final, el “sheriff of the backyards” [en] (“el sheriff de los vecindarios”)  quien desenvainó su fuerza gracias a la calidez de los oprimidos de Camerún, acabará paradójicamente en un Estados Unidos lejano –  sin la despedida multitudinaria que sus “cómplices” o compañeros de crimen callejero hubieran quedido darle. No obstante, él siempre estará en sus corazones.

He aquí un tributo para nuestro hermano Lapiro De Mbanga que ha marchado. “Nunca te olvidaremos” Descansa en paz

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.