¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El arquitecto Santiago Calatrava no logra censurar la web que recopila sus pifias

Página de inicio de la web calatravanonoscalla.com

Página de inicio de la web calatravanonoscalla.com

Santiago Calatrava, arquitecto español afincado en Suiza, está empeñado en censurar las webs que recogen sus proyectos fallidos. Hace unos días se ha sabido que el juez desestimaba su solicitud de que se cerrara la web calatravanonoscalla.com, que recopila buena parte de los traspiés profesionales del arquitecto en obras realizadas, en su mayoría, con fondos públicos.

Todo comenzó cuando el grupo Esquerra Unida de Valencia (EUPV) creó una web llamada calatravatelaclava.com, subtitulada «Santiago Calatrava – Proyectos ruinosos y facturas sin IVA» en la que se describían varios de los diseños del arquitecto en la Comunidad Valenciana que han acabado en desastre técnico o económico.

Trabajos para eliminar el trencadís del Palacio de las Artes de Valencia. Foto subida a Twitter por Rita Hanna Barbera

Trabajos para eliminar el trencadís del Palacio de las Artes de Valencia. Foto subida a Twitter por Rita Hanna Barbera

Por ejemplo, uno de los casos más conocidos es el del Palacio de las Artes Reina Sofía, cuyo costo final cuadruplicó el presupuesto inicial. A finales de 2013, el trencadís que cubría la estructura del Palacio comenzó a desprenderse, obligando al gobierno valenciano a tomar la decisión de eliminarlo por completo para evitar accidentes. El coste de estos trabajos se estima en tres millones de euros.

A finales de enero de 2014, Calatrava interpuso una demanda contra EUPV, alegando que dicho grupo «con manifiesta mala fe, ha involucrado a Calatrava en una contienda política de la que es ajeno y, para ello, no ha dudado en mancillar su buen nombre y reputación profesional a través de internet y otros medios de comunicación». El arquitecto exigía el pago de 600 000 euros por daños y el cierre cautelar de la web.

Como ocurre a menudo en estos casos, la querella de Calatrava provocó un efecto Streisand, haciendo que la web recibiera más de 95 000 visitas con medio millón de páginas consultadas en las 24 horas siguientes a la interposición de la demanda. Además, la etiqueta #calatravatelaclava, que ya había sido trending topic mundial, volvió a registrar una fuerte actividad en Twitter:

A  pesar de que la propia fiscal del caso pidió que se desestimara la demanda, el proceso se saldó, el 15 de mayo de 2014, con una sentencia que imponía a EUPV la obligación de indemnizar con 30 000 euros al arquitecto y el cierre de calatravatelaclava.com. Según dicha sentencia,

Todo ese conjunto de noticias que se publican en la página web, (…) que si bien puede decirse que en su casi totalidad resultan poco favorables a la labor profesional del arquitecto (…) entendemos estarían, sin embargo, dentro de los límites de la crítica como reflejo o uso del derecho también fundamental de la Libertad de Expresión o/e Información. (…)

(…)  [la expresión «te la clava»] infringe el derecho al honor del Sr. Calatrava con el título de la página y este título es el primer contacto y quizas el único que se transmite al usuario de las redes sociales y de Internet. (…)

Bodegas Ysios, otro edifico de Calatrava con graves problemas en la cubierta. Foto subida a Wikimedia Commons por ecemaml

Bodegas Ysios, otro edifico de Calatrava con graves problemas en la cubierta. Foto subida a Wikimedia Commons por ecemaml

EUPV cerró la web, como exigía la sentencia, y trasladó todo su contenido a otra web: calatravanonoscalla.com, un «clon» de la anterior con un nombre distinto que no vulnera el honor del arquitecto.

Los representantes legales de Calatrava presentaron una solicitud de ampliación de la sentencia del 15 de mayo, reclamando «que se le prohibiera a EUPV la utilización del nombre o apellido de Santiago Calatrava con el único objeto de denigrarle, y que se abstuviera de utilizar otros dominios de internet que contuvieran la misma o similar expresión injuriosa objeto de las actuaciones». Esta vez, el juez ha desestimado dicha solicitud, por lo que la web calatravanonoscalla.com seguirá existiendo.

El diputado de EUPV Ignacio Blanco ha anunciado que además su grupo ha recurrido la sentencia del 15 de mayo, que en sus propias palabras,

ni le gusta a Calatrava ni nos gusta a nosotros, porque entendemos que en el título no hay ninguna intromisión en su derecho al honor sino un ejercicio legítimo del derecho a la información y a la libertad de expresión: a fin de cuentas, con sus pifias y sobrecostes nos ha estado clavando a todos los valencianos durante 20 años.

Aún siendo un arquitecto mundialmente reconocido por sus originales estructuras, los edificios de Calatrava presentan a menudo problemas que en varias ocasiones han llevado a su autor ante los tribunales, como en el caso del Palacio de Congresos de Oviedo, por el que tendrá que pagar una indemnización de casi tres millones de euros, las bodegas Ysios en Álava, que le exigen dos millones de euros por los daños en la cubierta del edificio, o el puente de la Constitución de Venecia, que casi triplicó su coste original y que acumula más de 5000 denuncias por las caídas que provoca su resbaladiza superficie de cristal, por lo que el ayuntamiento de la ciudad italiana reclama más de un millón de euros al arquitecto.

Puente de la Constitución, en  Venecia. Su resbaladiza superficie ha provocado miles de accidentes. Foto subida a Wikiarquitectura por Map

Puente de la Constitución, en Venecia. Su resbaladiza superficie ha provocado miles de accidentes. Foto subida a Wikiarquitectura por Map

Calatrava, originario de la Comunidad Valenciana, tiene hace años su residencia fiscal en Suiza, a donde también trasladó en 2012 su sociedad de inversiones. Eso no le ha impedido considerarse un «patriota» español ni embolsarse millones de euros por las obras públicas que ha realizado para varios gobiernos locales y autonómicos españoles, la mayoría regidos por el Partido Popular, por el que no oculta sus simpatías. Tampoco le impide ser embajador de la «Marca España», título honorífico que a día de hoy sigue manteniendo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.