¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Someten a juicio a dos periodistas en Tailandia por citar reportaje de Reuters sobre tráfico humano

phuketwan

El Real Ejército Tailandés ha demandado [en] a dos reporteros residentes Tailandia que trabajan para la revista turística y de noticias en línea Phuketwan por difamación y supuesta violación de la Let de Delitos de Computadora de 2007 [en], que abrarca la difamación, delitos relacionados con la información y la política de llesa majestad de Tailandia contra las críticas al rey. Si se les declarara culpables, podrían enfrentarse a siete años [en] de prisión.

La demanda se presentó en diciembre de 2013, cinco meses después de que Phuketwan publicara un reportaje escrito por Chutima Sidasathian sobre la grave situación de los refugiados rohingyas. La noticia [en] incluía varias citas del reportaje de Reuters donde se sostenía [en] que algunos oficiales tailandeses se habían visto involucrados en tráfico ilegal de refugiados rohingyas.

Los rohingyas, grupo étnico situado principalmente en el sur y sudeste asiático, están reconocidos como uno de los grupos étnicos más perseguidos del mundo. En Myanmar no se da la ciudadanía a los rohingyas pues el gobierno los trata como inmigrantes ilegales. En los últimos años, se ha visto cómo un gran número de rohingyas musulmanes huían de Myanmar para situarse en comunidades malasias y surtailandesas con mayoría musulmana, pero estos inmigrantes suelen terminar en campos de refugiados.

El reportaje [en] de Reuters sobre la persecución sufrida por los rohingyas recibió [en] en 2014 el Premio Pulitzer de Periodismo Internacional.

Tras conocer la demanda por difamación, Chutima y Alan Morison, editor australiano de Phuketwan, hicieron una declaración conjunta [en]:

The Rohingya have no spokesperson, no leader, but through Phuketwan's ongoing coverage, the torment of these people continues to be revealed.

Their forced exodus from Burma is a great tragedy. Yet how they are treated in the seas off Thailand and in Thailand remains a constant puzzle.

We wish the Royal Thai Navy would clear its reputation by explaining precisely what is happening to the Rohingya in the Andaman Sea and in Thailand.

By instead using a controversial law against us, the Navy is, we believe, acting out of character.

Los rohingyas no tienen un portavoz ni un líder, pero gracias a la continua cobertura de Phuketwam, se sigue revelando su sufrimiento.

Su fuga forzada de Birmania es una gran tragedia. No obstante, el trato que reciben en las costas tailandesas y en Tailandia sigue siendo un misterio.

Esperamos que el Real Ejército Tailandés limpie su reputación explicando con exactitud qué está sucediendo con los rohingyas en el mar de Andamán y en Tailandia.

Pero, en lugar de eso, consideramos que la utilizar la Marina una ley polémica contra nosotros, está actuando de forma poco apropiada.

En abril de 2014, Alan Morison insistió [en] en que Phuketwan no merecía ser procesado por mostrar la grave situación de los rohingyas:

The only ”crime” my colleague Chutima Sidasathian and I have committed is to report what's been happening in Thailand to the stateless Rohingya.

By suing the media, the Royal Thai Navy is clearly not in favor of free speech.

And by staying silent and secretive about what is happening to the Rohingya boatpeople off the coast and inside Thailand, the Royal Thai Navy clearly does not want the citizens of Thailand – or the world – to know what it is doing.

El único “delito” que mi compañera Chutima Sidasathina y yo hemos cometido ha sido informar de lo que está sucediendo en Tailandia con los rohingyas apátridas.

Con esta demanda a los medios de comunicación, el Real Ejército Tailandés está dejando claro que no está a favor de la libertad de expresión.

Y con su silencio y el secretismo sobre lo que está sucediendo con los refugiados rohingyas en las costas tailandesas y en el interior del país, el Real Ejército Tailandés está dejando en claro que no quiere que los ciudadanos tailandeses (ni el mundo) sepan lo que están haciendo.

Antes de la vista preliminar del 17 de abril de 2014, algunos esperaban que los cargos contra Phuketwan fueran desestimados el 3 de mayo, fecha que coincide con el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Sin embargo, el tercer comandante del ejército naval y vicealmirante Tharathorn Khajitsuwan anunció [en] en una entrevista para el Bangkok Post que también se presentará una acusación separada contra Reuters:

Not only do we refuse to withdraw any lawsuit, but we are processing another suit against Reuters as well.

No solamente no desestimaremos la demanda, sino que presentaremos otra demanda contra Reuters.

Los medios de comunicación principales no han prestado mucha atención a la acusación de difamación [en] contra Phuketwan. El acusado afirmó [en] que no había recibido respuesta ni ayuda por parte de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos ni de la Asociación Tailandesa de Periodismo. Tampoco Reuters se puso en contacto con los reporteros. David Crundwell, director de asuntos corporativos de Reuters, explicó [en] al Bangkok Post por qué no se habían involucrado en el caso de Phuketwan:

The case against Phuketwan arises out of aspects of our story being excerpted by Phuketwan from our original, and fully comprehensive, story. Their story was materially different in content and tone from the Reuters story.

La acusación contra Phuketwan deriva de aspectos que Phuketwan extrajo de nuestro reportaje original y totalmente exhaustivo. Su reportaje es sustancialmente diferente al de Reuters en contenido y tono.

Pero Phuketwan ha recibido la ayuda de varios medios de comunicación reivindicativos que han pedido al gobierno que retire los cargos de difamación. Saksith Saiyasombut escribió que la demanda refleja el pésimo estado [en] de la libertad de prensa en Tailandia:

The move sends a chilling reminder to the media about the dismal state of press freedom in Thailand, the easy exploitation of flawed laws and how little outside inquiry Thailand’s military tolerates.

Este hecho es un recordatorio desalentador para los medios de comunicación sobre el pésimo estado de la libertad de prensa en Tailandia, la fácil explotación de leyes defectuosas y la poca tolerancia que las fuerzas militares tailandesas muestran respecto a investigaciones externas.

El Foreign Correspondents’ Club de Tailandia comentó [en] que el caso:

serves only to stifle media freedom on an issue of profound importance to the rights of persecuted people.

solamente sirve para reprimir la libertad de los medios de comunicación en un asunto de vital importancia sobre los derechos de los oprimidos.

Benjamin Ismaïl de la oficina Asia-Pacífico de Periodistas Sin Fronteras afirmó que era hora de reformar [en] la Ley de Delitos de el Computadora:

Taking Phuketwan’s journalists to court is absurd. If the navy want to dispute the Reuters special report, which has just won a Pulitzer Prize, it can publicly give its version of events and demand the right of reply.

By using the Computer Crimes Act to intimidate journalists, the navy is just making it obvious that it wants to conceal this sensitive information and deter any comments on this humanitarian scandal. We urge the court not to proceed with this improper complaint.

This case highlights the urgent need for reform of the Computer Crimes Acts, which is responsible for frequent violations of freedom of information by the authorities.

Llevar a los periodistas de Phuketwan a juicio es absurdo. Si el ejército quiere refutar el reportaje especial de Reuters, que acaba de ganar un Pulitzer, puede ofrecer públicamente su versión de los hechos y pedir el derecho a réplica.

Utilizando la Ley de Delitos de Computadora para intimidar a los periodistas lo único que está haciendo el ejército es dejar claro que quiere ocultar esta información delicada e impedir comentarios sobre este escándalo humanitario. Pedimos al tribunal que no siga con esta demanda inapropiada.

Este caso pone en relieve la urgente necesidad de reformar la Ley de Delitos de Computadora, que es responsable de que las autoridades violen con frecuencia la libertad de información.

La Alianza de Prensa del Sureste Asiático también considera [en] que la ley se ha utilizado [en] para reprimir las críticas al gobierno y silenciar opiniones disidentes legítimas:

Targeting a small online news outlet for publishing what is essentially a humanitarian story reflects a bully’s strategy to silence critics, sending a strong warning that anyone who expresses something they disapprove of will be prosecuted. The Navy is thus using its authority for the wrong purpose of silencing critics instead of for upholding accountability of the conduct its forces and its overall duty to respect human rights.

Their action also reinforces the criticism against the Computer Crimes Act of 2007, which makes online users liable for content originally published by others.

Perseguir a un pequeño medio de comunicación de noticias en línea por publicar lo que en esencia es un reportaje humanitario refleja una estrategia opresora para silenciar las críticas, y manda un fuerte aviso de que se perseguirá a todo aquel que muestre su desaprobación. Como resultado, el ejército está utilizando su autoridad con el propósito equivocado de silenciar las críticas en lugar de para cumplir su responsabilidad con la conducta de sus fuerzas y su deber de respetar los derechos humanos.

Su acción también refuerza las críticas contra la Ley de Delitos de Computadora de 2007, que considera a los usuarios de internet culpables por el contenido publicado anteriormente por otros.

La siguiente vista estaba programada para celebrarse el 26 de mayo de 2014.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.