¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El Festival Literario Bocas como escaparate para la literatura caribeña

El Festival Literario Bocas, que fue presentado en Trinidad y Tobago del miércoles 23 al domingo 27 de abril de 2014, atrajo a escritores y lectores así como a los diversos talleres y ceremonias de premiación. Robert Antoni ganó el premio Bocas OCM de Literaruta Caribeña por su novela “As Flies To Whatless Boys”, Kei Miller ganó el premio de no ficción por su colección de ensayos “Writing Down The Vision: Essays and Prophesies”, mientras que Lorna Goodison se llevó a casa el premio de poesía por su colección “Oracabessa”. El festival Bocas atrajo mucha atención en las redes sociales, incitado en parte por la presencia activa del propio festival en las redes.

Robert Antoni, Winner of the OCM Bocas Prize for Caribbean Literature, reading from his novel. Photo by Marlon James, used with permission.

Robert Antoni, ganador del Premio Bocas OCM de Literatura Caribeña, leyendo su novela. Foto de Marlon James, usada con autorización.

Kwame Slusher siguió el programa entero por Internet desde su casa en Barbados y le inspiró para escribir sobre la diferencia entre los escritores caribeños y los lectores:

When Trinidadian author Earl Lovelace was asked in an interview whether he asked readers what they wanted, Lovelace said that he was a reader too and did not think of readers as external to himself. So the trick is for his ‘writing self’ not to ‘shortchange’ his ‘reading self’. However he had to admit that Caribbean literature needs more readers.

One of the problems I had as a young reader, is that I read to escape. I would bury myself deep in whimsical passages of magical universities, parallel worlds and distant planets. I read anything that didn’t remind me of anything familiar. What I knew about Caribbean literature then, which was very little, was that it was uncomfortably real. So a lot of the authors that I read were American or British. It took me years to learn to appreciate Caribbean literature.

I remember being a teenager in Maryland, and my Dad was so concerned that I was losing touch with my ‘Caribbean Identity’ that he forced encouraged me, enthusiastically, to readNo Pain Like This Body by Harold Sonny Ladoo. It was a story about the struggles of a poor Indo-Trinidadian rice-growing family.

It is the most depressing book I have ever read.

To get back to Poynting’s point about the disconnect between Caribbean writers and Caribbean readers, there obviously needs to be some kind of dialogue between both parties. This is probably why literary festivals like Bocas Lit Fest, BIM Lit Fest and Calabash International Literary Festival, to be held in Jamaica from May 30th to June 1st, are so important. Literary Festivals bring together authors and readers and hopefully both can connect with one another.

Cuando al autor trinitense Earl Lovelace le preguntaron en una entrevista si les preguntaba a los lectores qué querían, Lovelace dijo que él también era un lector y no pensaba en los lectores como algo ajeno a él. Con lo cual el truco para su ‘yo escritor’ es no ‘engañar’ a su ‘yo lector’. Sin embargo, tuvo que admitir que la literatura caribeña necesita más lectores.

Uno de los problemas que tuve como lector joven es que leía para escapar. Prefería enterrarme en pasajes extravagantes de universos mágicos, mundos paralelos y planetas lejanos. Leía cualquier cosa que no me recordase a algo familiar. Lo que conocía de la literatura caribeña por aquel entonces, que era muy poco, era irritantemente real. Con lo cual, muchos de los autores que leía eran estadounidenses o británicos. Me llevó años aprender a apreciar la literatura caribeña.

Recuerdo, siendo un adolescente en Maryland, a mi padre tan preocupado sobre si yo perdería mi ‘identidad caribeña’, que me forzaba animaba, de forma entusiasta, a leer No Pain Like This Body (No hay dolor como este cuerpo) de Harold Sonny Ladoo. Era una historia sobre la lucha de una familia indo-trinitense que cultivaba arroz.

Es el libro más depresivo que he leído nunca.

Volviendo al punto de Poynting sobre la desconexión de los autores y lectores caribeños, obviamente se necesita algún tipo de diálogo entre ambas partes. Por esto es por lo que probablemente los festivales literarios como el Bocas Lit Fest, BIM Lit Fest y el Festival Literario Internacional Calabash, que tiene lugar en Jamaica del 30 de mayo al 1 de junio, son tan importantes. Los festivales literarios unen a autores y lectores, y con suerte pueden conectar entre ellos.

Diane Brown, escritora y editora jamaicana, escribió sobre el premio Burt de Literatura Caribeña, orientado a la escritura para jóvenes adultos:

Obviously the big news for children’s writers is the result of the inaugural Burt Award for Young Adult literature in the Caribbean, announced at the Bocas Lit Fest in Trinidad and Tobago. The winner of the first prize is A-dZiko Simba  Gegele (Jamaica),  for her book All Over Again, published by the young publisher, Tanya Batson-Savage of Blue Moon Publishing/Blouse and Skirt Books.  As I have said in previous posts, I love A-dZiko’s style. It is wonderfully lyrical. She is also a storyteller and a poet, so that she actually seems to perform her stories.  Congratulations to both A-dZiko  and Tanya.

Obviamente, la buena noticia para los escritores de literatura para niños es la inauguración del premio Burt a la Literatura Juvenil del Caribe, anunciado en el Festival Literario Bocas de Trinidad y Tobago. La ganadora del primer premio es A-dZiko Simba Gegele (Jamaica), por su libro All Over Again (Todo otra vez) publicado por la joven editora Tanya Batson-Savage de la editorial Blue Moon/Blouse and Skirt Books. Como he dicho en entradas previas, adoro el estilo de A-dZiko. Es magníficamente lírico. También es una narradora de historias y una poeta, de hecho parece que interpreta sus historias. Mi enhorabuena a A-dZiko y Tanya.

A cross-section of the crowd at one of the Bocas LitFest 2014 readings. Photo by Marlon James, used with permission.

Una sección de la audiencia en una de las lecturas del Festival Literario Bocas 2014. Foto de Marlon James, usada con autorización.

La escritora de la isla de Antigua, Joanne C. Hillhouse, que quedó en segundo puesto en el premio Burt, escribió sobre su experiencia frenética y truncada en el Bocas:

I didn’t get to stay for much else at my first Bocas (of which my biggest regret is probably the Lovelace film A Writer in His Place, which ran concurrent with my panel), as I was scheduled to leave the following morning ahead of the PEN World Voices Festival. I had run ins with old mentors Carolyn Cooper and Mervyn Morris, and drive bys with a few other new and familiar faces, like Earl Lovelace and Velma Pollard, whom I met for the first time last year in Guadeloupe, Bernadine Evaristo who I met in Antigua while she was still researching her now acclaimed book Mr. Loverman, Kei Miller who had just fed me in Scotland and had since been as far as Iraq, and yet here he was reading from his much anticipated forthcoming poetry collection and signing my copy of his Writing Down the Vision, non fiction winner of the Bocas prize (I’d heard him read from it at Aye Write! and had to have it). Plus there were the new people that I met and hopefully will remember the next time we meet again.

No pude quedarme mucho tiempo en mi primer Bocas (del cual me arrepiento sobre todo de no haber visto la película de Lovelace A Writer in His Place (Un escritor en su sitio), que fue simultánea a mi ponencia), porque mi salida estaba programada la mañana siguiente del Festival Mundial de Voces. Me tuve que enfrentar a mis mentoras Carolyn Cooper y Mervyn Morris, y he podido tener contacto con unas pocas caras nuevas y otras conocidas, como Earl Lovelace y Velma Pollard, a quienes conocí por primera vez el año pasado en Guadalupe; Bernadine Evaristo a quien conocí en Antigua mientras ella todavía estaba investigando para su recién aclamado libro Mr. Loverman; Kei Miller quien me acompañó en Escocia y que ha estado en lugares tan lejanos como Iraq, y aquí él leyó parte de su próxima colección de poesía y me firmó mi ejemplar de su Writing Down the Vision (Plasmando la visión), ganador del premio Bocas de no ficción (Le oí leer parte en Aye Write! [en] y tenía que tenerlo). Además, allí estaban las nuevas personas que conocí y que espero recordar la próxima vez que nos veamos.

Kei Miller, reading from his work "Writing Down the Vision". Photo my Marlon James, used with permission.

Kei Miller, leyendo parte de su trabajo “Writing Down the Vision”. Foto de Marlon James, usada con autorización.

Hillhouse también escribió sobre su viaje, no solo de Trinidad a Nueva York, sino también sobre el curso de su carrera como escritora:

In the end, I felt somewhat melancholy as I taxied to the airport at that time of early morning when there’s not much else on the road and not much else to think about but the journey you’re on, the one you’re taking literally and the bigger journey, of life, of which it is a part. I felt strangely peaceful, peaceful, and thankful (my Burt trophy heavy in my Bocas bag, the first award of its kind for this bookworm-cum-writer from Ottos, Antigua who’s been paying and paying her dues). So yeah, thankful for this moment – I don’t suck. I am sleepy though. That’s the thing all of this journeying will do to you, totally tilt you off kilter, time wise. But it’s a small thing really, when you consider the reward, and I’m not just talking about the trophy, and all it represents, I’m talking about the nerves and the awkwardness and the connections and the poetry and the stories and the engagements and the travels and the conversations and the new places and faces, and the familiar places and faces, all of that and so many other memories to keep.

Al final, sentí melancolía cuando me llevaron en taxi al aeropuerto, a esa hora de la mañana en la que no hay casi nada en la carretera y poco sobre lo que pensar acerca del viaje en el que estás, ese que tomas literalmente como el viaje más grande, el de la vida, del que esto es una parte. Me sentí extrañamente en paz, y agradecida (mi pesado premio Burt en mi bolsa de Bocas, el primer premio de este tipo para esta ratona de biblioteca y escritora novel de Ottos, Antigua, que todavía está pagando sus deudas). Así que, sí, agradecida por este momento – no soy una pelota. Todavía estoy dormida. Eso es lo que te hará este viaje, te afectará profundamente con el tiempo. En realidad es algo pequeño, cuando piensas en la recompensa, y no estoy hablando solo del trofeo y todo lo que representa; estoy hablando de los nervios y la incomodidad y las conexiones y la poesía y las historias y los compromisos y los viajes y las conversaciones y los lugares y caras nuevas, y lugares y caras conocidas, todo eso y más recuerdos que guardo.

Un evento que incluía exdelincuentes juveniles y a su profesora de inglés llevó a Akosua Edwards a las lágrimas:

I spent some time on Saturday at the NGC Bocas Literary Festival in Port of Spain Trinidad. The festival brings together literary works from all over the Caribbean and the diaspora with a number of world renowned writers and poets. What struck me at this event was the honest and open stories of a few young men who were incarcerated from the age of 15 for an average of ten years at the Youth Training Centre (YTC). They along with their English teacher, a woman who volunteered to teach them English Literature whilst at the institution, decided to tell their story in this open, honest and wonderful piece of work called Wishing for Wings. I found myself literally weeping listening to their story! And there and then I vowed to do something! We have young people from the age of 11 being incarcerated and locked inside for 23 hours a day, we have a rehabilitation system that instead of rehabilitating it creates more prisoners and resentment! And the thing that made me weep more is that it is so easy to play a part in making where I live a better place! I want to thank those young men for being open and honest, for deciding that they want to live a different life. That was the other thing that I learnt from them, it all starts with a decision! There is nothing more powerful than a made up mind. No wavering, no doubt, just a firm decision and things fall into place after that, not without its challenges but that power overrides them!

Pasé algo de tiempo el sábado en el Festival Literario Bocas de Puerto España, en Trinidad. El festival reúne literatura de todo el Caribe y diáspora con escritores y poetas de todo el mundo. Lo que caló en mí de este evento fue las historias honestas de unos pocos jóvenes que fueron encarcelados a los 15 años una media de diez años en el Centro de Formación de Jóvenes. Ellos y su profesora de inglés, una mujer que se ofreció voluntaria para enseñarles literatura inglesa en la institución, decidieron contar su historia en esta obra honesta y maravillosa llamada Wishing for Wings (Deseando alas). ¡Me encontraba llorando mientras escuchaba su historia! ¡Entonces prometí hacer algo! Hay gente joven de 11 años que está siendo encarcelada y custodiada 23 horas al día, ¡tenemos un sistema de rehabilitación que en vez de rehabilitar crea más prisioneros y resentimiento! ¡Y lo que más me hizo llorar es que es fácil tomar parte en hacer que la zona en la que vivo sea un lugar mejor! Quiero agradecer a esos jóvenes el que fuesen honestos, el que decidieran que querían vivir una vida diferente. Eso es lo otro que aprendí de ellos, ¡todo empieza con una decisión! No hay nada más poderoso que una mente ordenada. Sin titubeos, sin dudas, simplemente con una decisión firme las cosas se pondrán en su lugar y, después de eso, con cambios ese poder se antepondrá.

La blogger especializada en Jamaica Annie Paul asistió al festival, y recopiló una serie de tuits relacionados con Bocas:

Una degustación del Festival Literario Bocas 2014 – adjunto mis tuits e imágenes

Otros asistentes también se metieron en Twitter para hablar de su experiencia:

El excelente @BocasLitFest terminó hasta el año que viene. Lo he pasado muy bien aquí, en Puerto España, mi primera vez en el Caribe.

@Vladimirlucien ¡Estamos emocionados de que seas parte de Bocas 2014 este año, Vladimir! Felicitaciones por tu lanzamiento de Sounding Ground.

@bocaslitfest muchísimas gracias a Bocas. Estan haciendo algo genial para la literatura caribeña.

Las imágenes usadas en esta entrada son de Marlon James, usadas con permiso del Festival Literario Bocas NGC.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.