¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Por qué algunos activistas taiwaneses acusan a este hotel de sucumbir ante la presión política de China

Staff at Novotel hotel in Taoyuan Airport burst into a room where people had been protesting Chinese official Zhang Zhijun's visit. Screenshot via YouTube.

Personal en el hotel Novotel en el aeropuerto de Taoyuan ingresa a una habitación donde la gente había estado protestando contra la visita del funcionario chino Zhang Zhijun. Captura de pantalla de YouTube.

Sólo tres meses han pasado desde que protestantes vinculados al Movimiento Girasol ocuparon la legislatura Taiwanesa luego que los legisladores impulsaran un acuerdo comercial negociado secretamente con China.

La ocupación llegó a su fin luego de que la legislatura se comprometiera a vigilar futuros acuerdos, pero los taiwaneses siguen sospechando de la amistosa relación con China, quien considera la isla democrática como un territorio y no como un área independiente.

Así que la visita clave [en] por parte de Zhang Zhijun, ministro de Asuntos Exteriores de China para Taiwan, programada para fines de junio, recibiría mucho menos que una cálida bienvenida por parte de algunos taiwaneses. pero un hotel en Tapai se convirtió en algo más que un blanco de críticas cuando la organización de tal visita impidió una protesta contra el máximo representante chino.

Se suponía que Zhang se encontraría con su equivalente taiwanés, Wang Yu-chi, ministro de Asuntos con el Continente en el hotel Novotel perteneciente al Grupo Accor [en]. Previo a la llegada de Zhang, el cuerpo coordinador del Movimiento Girasol, el Frente Democrático Contra el Comercio entre ambos lados del Estrecho en Acuerdos de servicios, había llamado a protestas [zh] contra dicho encuentro:

¿Por qué estamos en contra del encuentro  Wang-Zhang?

Nuestras demandas son:

1. Mantenerse en contra de cualquier caja negra en negociaciones políticas: antes que se apruebe como ley la supervisión del contrato entre ambos lados del estrecho, debemos rechazar la organización de cualquier encuentro entre Wang-Zhang;

2. El futuro de Taiwán debe ser decidido por nosotros mismos, y rechazamos cualquier propaganda política que debilite nuestra soberanía:

3. Exigimos los ” derechos universales para acceder” y nos negamos a aceptar cualquier promesa vacía.

Red Card Campaign banner on Facebook.

Banner en Facebook de la Campaña tarjeta roja del grupo Democrático Contra el Comercio entre ambos lados del Estrecho en Acuerdos de Servicios.

La organización convocó a sus activistas, mediante Facebook [zh], a un encuentro en el aeropuerto el 25 de junio donde alzarían tarjetas rojas contra Zhang, para echarlo simbólicamente de la cancha política una vez que éste aterrizara.

Para evitar una confrontación directa con los oficiales de policía, un grupo de activistas decidió invertir dinero y reservar dos habitaciones en Novotel para el 24 de junio, el mismo día que estaba estipulado el encuentro entre Zhang y Wang. Planificaban utilizar las ventanas del hotel para colgar carteles de protesta con la esperanza de que el ministro chino las vea.

The protest banner hanging on the hotel window said "Against the black-box meeting between Wang and Zhang". Photo from Democracy Tautin‘s Facebook page.

La banderola de protesta colgando de la ventana del hotel dice, “Contra el encuentro de caja negra entre Wang y Zhang”. Foto de la página Facebook de Democracy Tautin.

Pero a las 8:40 a.m. del 25 de junio, el personal del hotel despertó a los manifestantes en la habitación 647 para el clásico “servicio de habitación”. Cuando los pasajeros se negaron a abrir la puerta, los empleados la abrieron a las patadas junto a varios oficiales de policía quienes filmaban los acontecimientos.

Los tres jóvenes pasajeros dentro de la habitación juntaron todas sus pertenencias y corrieron a la habitación continua, la número 649, donde se alojaba Lai Chung-chiang, una abogada de derechos humanos. Fueron todos encerrados en la habitación sin electricidad, sin agua y sin internet hasta las 6pm [en] cuando cientos de protestantes se aglomeraron fuera del hotel demandando el inmediato permiso de salir de la habitación al grupo.

Más tarde, el hotel emitió un comunicado [en] explicando la situación:

En horas tempranas de la mañana del miércoles, nuestro personal advirtió que un número de personas no registradas en nuestro hotel estaba compartiendo habitación con dos huéspedes sí registrados que realizaron su check-in el día 24 de junio.

Además, el número de pasajeros permitidos en cada habitación según lo estipulado por las regulaciones en cuanto a incendio, salud, y seguridad estaba siendo excedido. Según la ley en Taiwán, cada persona alojada en un hotel debe presentar identificación y seguir ciertos pasos formales de registro.

Los activistas sacaron a la luz un video en el cual los empleados del hotel irrumpen en la habitación. Algunos sugirieron que las acciones del hotel reflejaron que este último sucumbió a presiones políticas que rodean a la visita del ministro chino.

En PPT, un boletín digital famoso entre los estudiantes universitarios, se lanzó una campaña llamando a los taiwaneses [zh] a arruinar los negocios del hotel con una serie de claras instrucciones sobre como reservar la mayor cantidad posible de habitaciones, y luego cancelarlas para prevenir la reserva por parte de huéspedes reales.

La sección de reseñas en la página de Facebook del Novotel Taoyuan [en, zh] también fue bombardeada con comentarios negativos. Uno de los comentarios decía:

¡Cuidado! ¡¡Este hotel no es seguro para nada!! Su personal irrumpirá ilegalmente en su habitación en presencia de la policía sin su permiso y sin una orden de registro válida si su tendencia política es contraria a aquella inherente a KMT o CPC. Permaneza alejado de este hotel si usted valora su privacidad y sus derechos humanos.

Mientras Wang Yu-chi resumió el viaje de Zhang como un éxito inimaginable [zh] en las relaciones de ambos lados del estrecho, el Hotel Novotel y el Grupo Accor, terminaron pagando un alto precio por la indeseada visita.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.